10 beneficios de la bicicleta elíptica

Francisco María García · 2 agosto, 2018
Los beneficios de la bicicleta elíptica se comprueban día a día, desde la disminución de riesgo de lesiones hasta su utilidad en el precalentamiento y el trabajo cardiovascular; vemos los más importantes

Las máquinas de hacer ejercicio han logrado modernizarse para ofrecer varios trabajos musculares en un solo aparato. Tanto en el gimnasio como en la propia casa, las ventajas de multiplican; el caso de la bicicleta elíptica no es la excepción.

Beneficios de la bicicleta elíptica

Esta máquina combina movimientos de deportes como el esquí, el running y el step. En cada ejecución, el cuerpo recibe simultáneamente los beneficios de un movimiento complejo y sincronizado de manera ideal. Entre sus beneficios, encontramos:

1- Óptima para quemar calorías

Se considera que el trabajo en cardio que ejerce esta máquina es el más completo. Con rutinas de ejercicios de distinta intensidad, es posible pasar 30 minutos en la misma máquina sin sentir cansancio.

En este tiempo de rutinas de ejercicios, y con un nivel medio de peso, se pueden quemar hasta 300 calorías en media hora. Por supuesto, cuanto mayor tiempo de trabajo, más calorías se consumen.

Hacer cardio con la bicicleta elíptica.

2-Trabajo sobre la musculatura de los miembros inferiores

Glúteos, cuádriceps y piernas en general son los principales beneficiarios de la bicicleta elíptica. En una semana los resultados se hacen evidentes. Practicando a diario unos 15 minutos, en poco tiempo se logra tonificar las piernas y adquirir fuerza en los miembros inferiores.

3-Trabajo en los músculos de los brazos

Habitualmente, al correr o andar en bicicleta, los brazos quedan relegados a un mero punto de apoyo o equilibrio. En la bicicleta elíptica encuentran un punto de sujeción que mantiene la zona de brazos y pectorales activos.

4- Bajo impacto

Muchas personas eligen las bicicletas elípticas como recurso de entrenamiento básico, cuando deben recuperarse de lesiones en las rodillas o diferentes articulaciones delicadas.

5- Para todas las edades y estados físicos

Se recomienda la bicicleta elíptica a personas con poco entrenamiento, que deben o desean comenzar a realizar ejercicios de manera periódica. Hay que recordar la ventaja de que se puede regular la intensidad de su funcionamiento.

6- Económicas y sostenibles

A diferencia de aparatos más complejos, como la cinta de correr o la cinta andadora, la bicicleta elíptica no consume energía, solo la muscular. Al ser máquinas ligeras y sencillas, su costo resulta muy accesible.

7- Pedaleo hacia atrás

Ante la posibilidad de adquirir una bicicleta elíptica, una opción interesante son las que permiten pedalear hacia atrás. Esto otorga fortaleza a los músculos isquiotibiales y a la pantorrilla, además de profundizar el trabajo en los cuátriceps.

8- Ocupan poco espacio

Estas máquinas son realmente ligeras, transportables y fáciles de ubicar dentro de una casa. Sumado a su precio accesible, la bicicleta elíptica ofrece una propuesta perfecta para ejercitarse en el hogar.

9- Ayuda a regular la respiración y previene la diabetes

El uso regular de la bicicleta elíptica propicia un uso eficiente del oxígeno pulmonar. Asimismo, al practicar un deporte que demanda tanta energía, se mantiene perfectamente nivelada la glucosa en sangre.

10- Ejercitarse en la bicicleta elíptica eleva la serotonina y libera endorfinas

Las famosas hormonas de la felicidad se activan y liberan cuando el cuerpo realiza deportes y ejercicios; esto redunda en una reducción notoria de los niveles de estrés y ansiedad propios de la rutina diaria.

Los beneficios de estas rutinas de ejercicios llegan a personas con diferentes características. Por ejemplo, la bicicleta elíptica es muy beneficiosa en personas diagnosticadas con ansiedad y depresión; también ayuda a quienes buscan dejar de fumar.

Consejos finales para realizar ejercicios en la bicicleta elíptica

Hay que destacar que, para obtener los beneficios de la bicicleta elíptica, es indispensable una buena postura del cuerpo. El pecho debe quedar abierto con los hombros ligeramente hacia atrás. Durante el entrenamiento, el abdomen tiene que permanecer en tensión, para poder estructurar el tronco y la columna.

La espalda no puede quedar encorvada, y la cabeza tiene que estar erguida, con el mentón apenas inclinado hacia abajo. Si el peso del cuerpo cae en las manos, el trabajo muscular no será completo y se producirán tensiones innecesarias y posibles lesiones. Por el contrario, el cuerpo debe quedar sostenido por las piernas.