Causas de los calambres en la bicicleta

Francisco María García · 19 octubre, 2018
Cuando se produce un calambre ocurre un espasmo involuntario que dura poco tiempo pero es doloroso, existe una variedad de factores que pueden desencadenarlos en el momento que menos lo esperes

Los calambres en la bicicleta son comunes en quienes practican ciclismo. El hecho de sentir esta molestia en algún musculo de las piernas genera sensación de incomodidad física y mental; parar es la única solución cuando el dolor es muy fuerte.

¿Por qué aparecen los calambres en la bicicleta?

Carencia de sales minerales

Esta es la causa más común de tales contracciones y se trata de una baja concentración de electrolitos. El problema puede subsanarse con una alimentación balanceada.

Cuando esto ocurre, las sales minerales son expulsadas mediante el sudor. Esto acelera un proceso natural de deshidratación, el cual se agudiza si el ciclista afronta altas temperaturas. Por ello, tomar suficiente agua también es esencial para evitar los calambres.

Fatiga muscular

El ciclismo es un deporte de alta intensidad y exige resistencia física. En él, los músculos inferiores trabajan con mayor fortaleza y soportan todo el ejercicio. Por ello, nunca podemos asegurar al 100% que no se produzca un calambre fruto del esfuerzo..

Como tratar calambres musculares.

La fatiga muscular se produce cuando baja la circulación sanguínea y el musculo se quedan sin oxígeno. Dicho fenómeno corporal pasa en cuestión de segundos y es casi imposible de revertir el efecto. El descanso es la mejor solución para frenar el entumecimiento.

 

Estrés y cansancio

Quienes se dedican al ciclismo pasan horas de ansiedad previa a una carrera y la preparación física es muy fuerte. Por eso, la hora de dormir es vital para la recuperación física. De lo contrario, el musculo no descansa y el rendimiento jamás será óptimo; el colapso con una contracción inesperada puede ser culpa del estrés.

Postura incorrecta

Es posible que algunos ciclistas no presten atención a la postura que adoptan. El hábito de pedalear una bicicleta de manera incorrecta ocasiona tensión en las piernas, aumentando las probabilidades de calambres.

¿Qué hacer cuando ocurren calambres en la bicicleta?

La primera reacción ante este tipo de espasmos es sacudir el músculo, lo que implica muchas veces parar el pedaleo. Si no puedes hacerlo, baja el ritmo para que se vaya relajando la parte afectada. No obstante, ten en cuenta que continuar la marcha podría ocasionar lesiones más importantes.

Otra recomendación es masajear la zona muscular para activar el flujo sanguíneo. Una vez realices esta acción, trata de hacer algunos ejercicios de estiramiento para terminar de relajar la zona afectada y mejorar la elasticidad. Por último, intenta descansar de la actividad física por unas horas.

Entrenamiento en bicicleta HIT.

Consejos para evitar un calambre

Aunque no podemos prevenir el momento en que viene un calambre, sí que es factible reducir sus probabilidades. Las siguientes medidas son sencillas de seguir pero podrían ser de gran valía:

  • Mantener una alimentación equilibrada: cuando nuestro cuerpo tiene todos los nutrientes necesarios, el rendimiento físico es prometedor. Los alimentos ricos en potasio, magnesio y sodio son ideales para evitar los calambres.
  • Los frutos secos y pescados también son aliados para evitar estos espasmos gracias a la amplia cantidad de vitaminas que poseen.
  • Consume agua: ingerir suficiente agua es vital para mantener buenos niveles de hidratación en el cuerpo. Este líquido hace que el tejido de los músculos se mantenga hidratados. Para quienes son ciclistas profesionales también se recomiendan las bebidas isotónicas, debido a su alto contenido en sales minerales.
  • Realiza un correcto calentamiento: estirar antes de realizar una actividad física de alta intensidad es ideal para evitar calambres y posibles lesiones. La dedicación de 10 minutos a esta preparación será más que suficiente para que la zona muscular entre en calor y tenga mejor rendimiento.
  • Aumenta la dosis de magnesio: estudios médicos confirman que la falta de magnesio es el primer detonante de calambres. Por eso, se recomienda a los ciclistas profesionales ingerir pastillas de magnesio. Estas ofrecen una rápida absorción de vitaminas y minerales a los músculos de las piernas.

Los calambres en la bicicleta son incómodos y muy comunes en quienes practican ciclismo. Es necesario tener el conocimiento adecuado, no solo para evitarlos sino también para actuar cuando ocurra. Recordemos que el cuerpo no es el mismo siempre y en algún momento será susceptible a estos espasmos desagradables.