Máquina de remo, la gran desconocida del cardio

Se ha vuelto sumamente popular, ya que además de sus grandes beneficios, se puede abatir y guardar en cualquier rincón de casa y puede ser utilizada con distintos fines

Puede que en el gimnasio hayas visto un aparato extraño, con forma alargada y un ruido llamativo. Se trata de la máquina de remo, una completa alternativa para trabajar fuerza, resistencia y cardio de manera funcional y novedosa.

Básicamente, la máquina de remo consiste en un asiento con un agarre conectado a una cadena con engranajes que nos permiten simular el movimiento que haríamos en esta actividad en el agua. Para hacerla funcionar, debemos aplicar fuerza mediante tirones y empujes.

¿Cómo funciona la maquina de remo?

Para usarla, en primer lugar, debemos sentarnos y asegurarnos de que la vestimenta sea la apropiada. Es decir, que nos permita movernos con libertad, que no se enganche con el asiento y, además, que no nos haga resbalar.

Máquina de remo en el gimnasio.

Lo siguiente es colocar los pies en los pedales. Al hacerlo, deberás ajustarlo de acuerdo al tamaño de tu pie; la cinta debe quedar a la mitad. Finalmente, solo quedará estirar y flexionar las piernas para controlar que todo esté bien con el asiento y, luego sí, comenzar a remar.

En cuanto a los movimientos, comenzamos con las piernas flexionadas y los brazos extendidos. Luego, hacemos el movimiento contrario con ambos: una vez que llegamos a la extensión completa de piernas, tiramos con los brazos. Para retornar al inicio, primero estiramos los brazos y luego flexionamos las piernas.

¿Qué músculos trabajamos con ella?

La máquina de remo es un aparato sumamente funcional: con ella trabajamos varios grupos musculares que, además, son los que necesitamos para nuestras labores y actividades cotidianas. Los músculos que se trabajan gracias a la máquina de remo son los siguientes:

Cuádriceps

El movimiento de flexión y extensión de piernas hace que se trabajen varios grupos musculares de las piernas; entre ellos, los cuádriceps. Este aparato no solo exige que esforcemos el tren superior para remar, sino que también será necesario empujar con potencia de piernas. Además del cuádriceps, también fortalece los glúteos y los tendones de la corva.

Dorsales

Por supuesto, uno de los grupos musculares responsables de que podamos realizar este tipo de ejercicios. Al tirar del remo, trabajamos los dorsales medios junto con la ayuda de otros músculos, que describiremos a continuación.

Trapecio y romboides

El trabajo de estos músculos que la máquina de remo implica tiene muchos beneficios. Primero, mejoran la postura de los hombros y la espalda; además, ensancha la espalda y ayuda a evitar dolores.

Abdominales

Los abdominales, junto con el músculo erector de la espina, también se beneficiarán del uso de la máquina de remo. Al extender la espalda hacia atrás, estaremos ejercitando este grupo muscular.

Otros músculos del tren superior

En este último grupo incluiremos los pectorales, deltoides, bíceps y tríceps. Todos ellos se ejercitan con el movimiento de brazos que este artefacto demanda.

Usar la máquina de remo en el gimnasio.

Máquina de remo: beneficios

Lo mejor de esta máquina es que su uso es sencillo y todos pueden ejercitarse con ella. Asimismo, también podemos apuntar varias de las virtudes que implica utilizarla.

La primera de ellas tiene que ver con el gasto de calorías. Esto se da en gran medida, dado que exige un trabajo constante de un gran número de grupos musculares del tren inferior y superior. Se trata de un excelente trabajo de resistencia y de ejercicio cardiovascular.

Por otro lado, la ausencia de impactos y el hecho de que no es necesario soportar cargas hacen que las lesiones sean muy extrañas al usarla. Asimismo, es muy útil para realizar trabajos regenerativos los días posteriores a la práctica deportiva.

Finalmente, también es digno de mencionar que es muy divertido. Al ser un ejercicio novedoso, mucha gente se siente entusiasmada por probarlo y mejorar su rendimiento en ella.

Errores comunes

Se trata de un aparato sumamente seguro; de hecho, las probabilidades de sufrir lesiones con ella son muy bajas. Sin embargo, hay ciertos errores que deben evitarse al usarla:

  • Tirar con los brazos antes de extender las piernas. Esto hará que todo el impulso se tome con la fuerza de brazos, cuando en realidad son las piernas las que nos deben permitir aplicar más fuerza en la máquina.
  • Llevar las rodillas exageradamente hacia afuera al flexionar las piernas.
  • Tirar la espalda hacia atrás y acercar el remo al mentón en exceso.
  • Estirar las piernas y dejar los brazos adelante. Esto puede causar lesiones en la espalda, que quedará encorvada al momento de llevar el remo hacia el cuerpo. Los movimientos de piernas y brazos deben ser coordinados.

En conclusión, la máquina de remo es una opción que todo deportista debería probar. Sus beneficios son enormes, sus peligros casi nulos y, por si fuera poco, es sumamente desafiante.

Te puede gustar