Cinco razones por las que te debes apuntar en natación

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 21 marzo, 2019
Francisco María García · 21 marzo, 2019
Son muy conocidos los beneficios de la natación para nuestro organismo, ya sea que la practiquemos de forma deportiva o recreativa. Se trata de un complemento ideal para el día a día, además de ser una excelente forma de socializar.

La natación es uno de los deportes más populares entre personas de todas las edades. Muchos lo toman como una práctica integral y divertida, un método eficaz para estar en forma, reducir el estrés y luchar contra el sedentarismo. Además, es también un complemento ideal para los planes de entrenamiento de otras disciplinas. Sobran las razones por las cuales te debes apuntar en natación. A continuación, veremos algunas de ellas.

¿Por qué te deberías apuntar en natación?

Estos son cinco grandes beneficios por los que la natación es una actividad más que recomendable para todas las personas:

1. Enriquece la interacción social

En las piscinas, es habitual formar nuevos grupos sociales. Nada más satisfactorio para una persona sociable que disfrutar de la compañía y la conversación entre amigos durante el ejercicio.

Si, por el contrario, lo que se persigue es un tiempo ‘a solas’, es igualmente una excelente opción. Aunque el cuerpo esté en acción y movimiento, la meditación en el agua es perfectamente posible.

2. Produce notorias mejoras corporales 

Esta disciplina es una de las más completas. Permite ejercitar todos los grupos musculares del cuerpo, desarrollando y aumentando al mismo tiempo su resistencia.

Por otro lado, las articulaciones también resultan enormemente beneficiadas. Esto se da no solo porque quienes nadan con frecuencia se mantienen en el peso corporal ideal; con el ejercicio dentro del agua, las personas adquieren mayor flexibilidad y fortaleza.

La natación favorece una complexión ágil a cualquier edad. Quienes la practican logran mejor coordinación y destreza en sus movimientos, lo que les brinda más autonomía y seguridad.

Todo esto inclina la balanza a favor de individuos más independientes; de igual manera, son personas que conocen cuáles son sus fortalezas y dónde están sus propios límites.

Mejorar tu técnica en natación es importante para aprovechar mejor esta disciplina y para conseguir mejores resultados.

3. Se incrementan las habilidades cognitivas

El entrenamiento en natación potencia el desempeño social, grupal e individual. Esto favorece los progresos en la facultad mental para manejar situaciones variadas.

La seguridad y la confianza, en combinación con un cerebro mejor oxigenado, permiten que la capacidad cognitiva mejore al adquirir experiencias y habilidades. Son aspectos a favor al apuntarse en natación y disfrutar responsablemente la diversión de estar en una piscina.

La inseguridad y el miedo que se tengan en el agua deben ser tratados con personal profesional. La natación abre un cúmulo de posibilidades para cambiar creencias y conductas indeseadas.

Son todos estos aspectos que muchas veces terminan por limitar de manera dramática las funciones sociales de las personas. El cerebro tiene la capacidad de sustituir, con paciencia y trabajo, una declaración de miedo por una de fe en el agua.

4. Beneficios específicos en la salud física

El hábito de nadar aumenta la circulación sanguínea, que nutre a todo el cuerpo y favorece al sistema cardiovascular. Los beneficios empiezan en el mismo corazón, el músculo encargado de bombear sangre a todo el organismo.

Nadar regularmente no solo fortalece el corazón, también permite eliminar las grasas que lo rodean y que entorpecen su funcionamiento. Igualmente, se disminuye el colesterol y la glucosa, lo que permite la regulación de la presión arterial y favorece la sensibilidad a la insulina.

Por otra parte, la natación enseña a respirar adecuadamente. Esta capacidad tiene incidencia directa sobre la caja torácica, lo que hace más eficiente el paso del oxígeno, a cambio de un menor gasto energético.

Asimismo, esta disciplina optimiza el desempeño de las funciones cerebrales, mejora el nivel de alerta, mantiene un mejor equilibrio y capacidad de respuesta.

En la práctica, nadar es un mecanismo muy eficiente para quemar los excesos de grasas en todo el cuerpo. Esto se traduce directamente en el mantenimiento de un peso adecuado.

Además de beneficiar el aspecto estético, la natacion previene la obesidad y todas sus secuelas. Como todo ejercicio de baja intensidad, favorece a mujeres embarazadas y las ayuda a recuperar la tonicidad muscular después del parto.

5. Ventajas para la salud psíquica

El estrés está catalogado como la enfermedad del siglo XXI. Apuntarse en natación tiene, entre su lista de ventajas, que los niveles de angustia y ansiedad se reducen notablemente.

Mejores deportes para niños.

El fundamento de estos beneficios radica en la producción de la hormona endorfina, que es secretada por el cerebro para la relajación. También impulsa sentimientos de felicidad, que alientan a las personas a ser más sociables.

Al sumergirse una persona en el agua, aumenta la producción de endorfinas, los neurotransmisores relacionados con la relajación, la felicidad y la excitación. Del mismo modo, esta influye en los procesos de socialización, confianza, seguridad y solidaridad.

Finalmente, la natación también enseña nociones básicas de salvamento. Se trata de conceptos elementales que, en muchas ocasiones, pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte de una persona o la propia.

En definitiva, como mencionamos antes, existen muchos motivos por los que te podrías apuntar en natación. Sus beneficios son tanto variados como importantes. ¡No dudes en comprobarlos por tu cuenta!

  • García, J.A.; Robles Prieto, F.J.; Arjona Morilla, J. Análisis comparativo de los beneficios de la natación. Extraído de: http://www.munideporte.com/imagenes/documentacion/ficheros/20100608130300jose_antonio_garcia.pdf
  • Ordóñez Quito, K.; Salazar Llivisaca, D. 2014. Estudio de los beneficios de la natación en el desarrollo psicomotor en niños. Universidad de Cuenca, Facultad de filosofía. Extraído de: http://dspace.ucuenca.edu.ec/bitstream/123456789/23437/1/TESIS.pdf