Todo lo que debes saber de la natación

Óscar Dorado · 31 marzo, 2019
La natación es una de las mejores actividades que puedes llevar a cabo para mantener tu cuerpo en forma. A continuación, te contamos cuáles son los beneficios y los mejores estilos que puedes poner en práctica.

La natación es una de las mejores actividades físicas para aquellos deportistas que desean ponerse en forma. Para destacar los beneficios de la natación, los enumeraremos en este artículo. Además, abordaremos los estilos más adecuados para ejercitar los músculos de todo el cuerpo.

Cuando no estás acostumbrado, nadar de forma continua durante varios minutos puede ser una tarea complicada. Como en otros ejercicios, lo ideal es tomar descansos de manera regular hasta que tengas la forma física necesaria para aumentar el tiempo de tus sesiones. Del mismo modo, es importante que te hidrates regularmente durante cada entrenamiento.

Por otra parte, la natación es un deporte de bajo impacto para las articulaciones y los músculos, aunque siempre es necesario e imprescindible calentar y estirar para disminuir el riesgo de lesionarte. Así, verás cómo con constancia y regularidad en los entrenamientos conseguirás incrementar gradualmente las distancias recorridas.

Beneficios de la natación

La natación es uno de los deportes más recomendados para los deportistas. De hecho, se trata de una actividad física con muchas virtudes, incluso para aquellas personas que la realizan ocasionalmente. Vamos a repasar cuáles son los beneficios más destacados de la natación. ¡Toma nota!

1. Ejercicio de bajo impacto para las articulaciones

Uno de los primeros beneficios de la natación es, sin duda, el bajo impacto para la espalda y las articulaciones. Es la principal razón por la que este deporte puede practicarse en todas las edades y perfiles de deportistas.

Esta cualidad, a su vez, provoca que las lesiones más comunes se deban principalmente a la repetición de movimientos y no al trauma. Es, en definitiva, una ventaja para muchas personas que tienden a lesionarse con cierta facilidad.

2. Tonifica los músculos

La práctica regular de natación ayuda a tonificar los músculos de los brazos, las piernas y el tronco. El efecto de la ingravidez que se siente cuando una persona se sumerge en el agua permite trabajar todos los músculos sin problemas.

La natación es uno de los ejercicios recomendados para la condromalacia rotuliana.

La ventaja principal de la natación es que permite trabajar todos los músculos del cuerpo, lo que garantiza una silueta bien proporcionada. Además, no es necesario incluir una carga adicional de peso, ya que el agua ofrece la resistencia adecuada.

3. Quema calorías

La natación optimiza el funcionamiento del sistema cardiovascular; se presenta, de esta manera, como un aliado increíble para fomentar la pérdida de peso y la quema de calorías.

Para que esto sea posible, no es necesario nadar horas con el fin de observar los resultados en tu cuerpo. En realidad, lo imprescindible es establecer metas y respetarlas; así, poco a poco, se podrá aumentar la intensidad de los entrenamientos.

Los principales estilos de natación

Existen diferentes estilos de natación que permiten al deportista entrenar todos los músculos del cuerpo. Para conseguir un desarrollo muscular equilibrado y evitar que la rutina se torne aburrida, lo ideal es alternar los distintos estilos. A continuación, te presentamos cada uno de ellos:

1. Crol

El crol es el estilo de natación más rápido y eficiente de todos. Esto se debe a que las piernas hacen movimientos veloces y compactos alternados hacia arriba y hacia abajo, mientras que los brazos se mueven de forma continuada.

Estilos de natación y beneficios.

Mientras que un brazo tira del agua desde una posición extendida hacia adelante, el otro se recupera por encima de la superficie desde la cadera hasta la posición extendida hacia adelante. Por ende, para respirar, el nadador gira la cabeza hacia un lado durante la recuperación del brazo.

2. Braza

La braza es uno de los primeros estilos que se enseñan a los principiantes. Permite nadar mientras mantienes tu cabeza fuera del agua todo el tiempo. Esto posibilita que las personas aprendan a nadar sin tener que usar gafas de natación o lidiar con problemas respiratorios.

Los brazos deben moverse simultáneamente debajo del agua, con un movimiento semicircular frente al cuerpo. Las piernas se mueven hacia afuera y hacia un lado antes de extenderse y volver a la posición de inicio.

3. Espalda

Este es un estilo que mejora la postura y permite trabajar los músculos de los hombros y la espalda. Para realizar el movimiento, debes situarte flotando en el agua boca arriba y alternar los brazos para impulsarte hacia atrás.

Tus brazos deben comenzar el movimiento circular empujando el agua y recuperándose por encima, mientras que las piernas deben participar constantemente.

La natación incluye el estilo espalda, acaso uno de los más demandantes y difíciles de aprender.

4. Mariposa, el estilo más difícil de la natación

El estilo de mariposa es un movimiento de natación avanzado, que proporciona un excelente entrenamiento. Puede ser más difícil y agotador de aprender, ya que requiere coordinación y precisión, a pesar de ser un estilo muy divertido.

Para realizar la mariposa, debes comenzar con el estómago mirando hacia el fondo de la piscina. Pon tus brazos simultáneamente sobre la cabeza y empújalos hacia el agua para impulsarte hacia adelante. Saca los brazos del agua nuevamente para repetir el movimiento.

Mariposa es, para muchos, el estilo más complejo al aprender a nadar.

A medida que muevas tus brazos en el agua, empuja la cabeza y los hombros por encima de la superficie del agua. Tus piernas también han de realizar una patada para acompañar el movimiento.

Antes de finalizar, merece la pena recordar que las formas de natación son múltiples y permiten trabajar los diferentes músculos del cuerpo. No olvides que no hay edad para comenzar y tampoco hay tiempo de práctica requerido para aprovechar de los beneficios de la natación. ¡Anímate a probar con este deporte tan apasionante!

  • Llana Belloch, S. (2002). El Análisis Biomecánico En Natación. Facultad de La Actividad Física y El Deporte. Universitat de Valencia, 31. Retrieved from http://kimerius.com/app/download/5780666631/El+análisis+biomecánico+en+natación.pdf
  • Soler, J. M. (1952). Natación. Natación. Publicado Mensualmente Por El Club Natación de Barcelona, 305, 228–230. https://doi.org/10.1016/S0304-405X(99)00053-7
  • Arribas, I. S. (2002). Natación y flexibilidad. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de La Actividad F’isica y Del Deporte, 2(6), 128–142. Retrieved from http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1257514 http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=227017599004