5 tips para salir a correr con tu perro

12 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
Salir a correr con tu perro es una excelente manera de hacer ejercicio, dejar de lado el sedentarismo y disfrutar de la compañía de tu mejor amigo. ¡Ten en cuenta las siguientes recomendaciones!

Comenzaron los días cálidos y quizás te hayas dado cuenta de que tanto tú como tu mascota están algo excedidos de peso. O también puede que seas un fanático del running y desees ‘evangelizar’ a todos los que te rodean. En este artículo te daremos algunos consejos para que puedas salir a correr con tu perro.

Salir a correr con tu perro: ejercicio asegurado

¿Sabías que aquellas personas que hacen ejercicio con sus mascotas tienen más posibilidades de evitar el sedentarismo? Y además, la actividad física es muy buena para los animales, siempre y cuando se realice con moderación.

Si tienes la idea de salir a correr con tu perro pero nunca te has animado por falta de conocimiento o algunos preconceptos, aquí te damos algunos tips para disfrutar del deporte acompañado de tu mejor amigo:

1. Consulta con el veterinario

Sin dudas, es el primer paso porque debes estar seguro de que tu mascota se encuentra bien de salud. El veterinario le hará algunas pruebas de rutina y te recomendará cuándo y cómo puede hacer ejercicio.

Asimismo, has de tener en cuenta que no es lo mismo un cachorro que un perro adulto; sus necesidades son diferentes y el tipo de actividad física que puede hacer también.

Consultar al veterinario es un buen primer paso antes de salir a correr con tu perro.

2. Analiza a tu perro

Quizá creas que cualquier can tiene la capacidad para salir a correr, pero en realidad esto no es así. Más allá de una cuestión de edad —como decíamos en el párrafo anterior— lo cierto es que ciertas razas son más atléticas que otras o cuentan con ciertas características que las hacen aptas para el deporte.

Por ejemplo, los perros que poseen el hocico alargado y las patas largas —como un galgo afgano o un dálmata— suelen llevarse muy bien con el ejercicio. No sucede lo mismo con las razas de perros braquicéfalos —con el hocico chato— y patas cortas.

Entonces, si tienes un bulldog, un pug o un pequinés, evita ejercicios muy exigentes. Y si tu mascota es de una raza propensa a la obesidad como un labrador, ten cuidado con el esfuerzo que debe hacer al entrenar.

3. Compra una correa especial

No importa si sales a correr con tu perro por el parque, por la playa o por la montaña, bajo ningún punto de vista debe estar suelto. Por más obediente que sea, siempre existe la posibilidad de ver algún animal o percibir algo extraño que lo lleve a salir corriendo a gran velocidad y que pueda salir lastimado.

Existen correas especiales para running que no son iguales a las que se usan para el paseo tranquilo por la ciudad. Te recomendamos una correa flexible y técnica —de dos metros de largo—, que se sujete a tu cintura y a la del perro a través de un arnés. Este tipo de anclaje es mucho más seguro… ¡pero hay que acostumbrarse a él!

4. Elige el mejor lugar para salir a correr con tu perro

A diferencia de lo que sucede con las personas, los perros no cuentan con calzado deportivo que se adapte a los distintos tipos de suelo. No obstante, animales y seres humanos sí coincidimos en una cosa: nos hace mejor correr en tierra que en asfalto.

Con respecto a tu mascota, has de recordar que sus almohadillas son muy sensibles al calor y por ende, no se recomienda que hagan ejercicio en las horas de más temperatura o sobre el cemento. Ten cuidado también si corren en espacios naturales que no se clave una astilla o se lastime con una piedra.

Y algo más que no debes dejar de lado: elige sitios donde esté permitido salir a correr con mascotas, incluso estando con correa. Mejor si además son lugares señalizados y con caminos en buen estado.

Es importante que escojas los lugares apropiados para hacer ejercicio con tu mascota.

5. Vayan de a poco

Quieres salir a correr con tu perro y el primer día intentas recorrer una distancia de 10 kilómetros, pero tu mascota ‘planta bandera’ a la tercera parte del camino. ¡Es porque la hace falta entrenamiento!

Mejor si primero empiezan con una caminata ligera y de a poco le van añadiendo complejidad al ejercicio. Luego, suma kilómetros y, cuando veas que el animal no se cansa demasiado, empiecen a correr.

Por último, te aconsejamos que lleves agua tanto para ti como para tu mascota, que hagan paradas técnicas cada cierto tiempo y que evites las comidas copiosas unas horas antes del ejercicio. Con todos estos cuidados, ¡ya pueden salir a disfrutar del aire libre!

  • Curb, L. A., Abramson, C. I., Grice, J. W., & Kennison, S. M. (2013). The relationship between personality match and pet satisfaction among dog owners. Anthrozoos. https://doi.org/10.2752/175303713X13697429463673