7 consejos para acampar

Virginia Duque · 29 abril, 2018
Irnos de acampada es una de las mejores formas de disfrutar de la naturaleza y desconectar de l día a día, pero para que verdaderamente resulte una experiencia increíble solo hemos de tener en cuenta una serie de consejos para evitar errores comunes

Ir de acampada es divertido, barato y una aventura de la que muchos disfrutan. No es de extrañar, pues, que cada vez más personas lo escojan como medio de entrenamiento o incluso como opción al alojamiento en sus vacaciones. Si estás pensando en hacer lo mismo, te damos unos consejos para acampar.

Los consejos para acampar más prácticos

Antes de acampar tendrás que tomar en cuenta algunos detalles. Estos son los más importantes:

El lugar

Si te diriges a un camping este no será un problema, pero si lo que quieres es acampar por libre, deberás elegir muy bien el sitio, asegurarte de que no está prohibido hacerlo, de que si llueve no será un lugar que se inunde y sobre todo, cerciórate de que no haya animales salvajes.

Elegir el lugar para acampar.

Si te ves en una urgencia en alguna ciudad, porque quizá has perdido un vuelo, podrías incluso ‘acampar’ en un aeropuerto, una iglesia o bajo unos soportales. Obviamente no vas a usar todo el material. No se trata de montar tu tienda de campaña en estos lugares, pero sí que puedes tirar el saco ¡y a dormir!

La orientación

Aunque te parezca una tontería, dependiendo del mes en el que quieras acampar, de esto dependerá que duermas plácidamente. Por ejemplo, acampar hacia el norte siempre es más frío que hacerlo hacia el sur. Si hay viento o lloviznas, conocer de dónde vienen te ayudará a situarte al lado contrario para que tu tienda no salga volando y para que no afecte a tu descanso.

Por otro lado, con orientación al este tendrás luz temprano, pero si no quieres madrugar, será mejor que vayas al oeste.

Comida

Al acampar en ocasiones cometemos el error de llevar la comida justa para un día, pero esto puede ser una espada de doble filo. Aunque es cierto que irás menos cargado, especialmente si tienes que caminar mucho, si por lo que sea el lugar te sorprende y quieres quedarte más tiempo, te tendrás que ir si no tienes comida suficiente.

Llevar algo que no pese mucho y que te pueda sacar de un apuro como pasta, patatas de paquete y cosas de este tipo que te puedan aportar las calorías que necesites.

Cuidado con el fuego

Si pretendes cocinar o necesitas calentarte, el fuego en el campo al aire libre es una de las mejores sensaciones que puedas tener. El problema radica en si no sabes hacerlo. Podrías ocasionar un incendio y poner en peligro a muchos animales y gente.

Averigua bien si el sitio en el que acampas es apto para el fuego, mira vídeos de Internet sobre cómo hacerlo y sobre todo, observa si la zona es demasiado seca o hay mucho viento.

La humedad

Los lagos y ríos tienen zonas alrededor que son maravillosas para la acampada, pero estas tienen un riesgo añadido: la humedad. Si decides acampar en uno de estos sitios, tendrás que cubrir y proteger todo con bolsas, como si estuviera lloviendo, o de lo contrario no solo tú, sino todas tus cosas, terminaréis empapados.

El suelo

Lleves o no colchón, el suelo es una de las primeras cosas que debes analizar al acampar. Si el terreno es muy arenoso o seco, en caso de lluvia, te verás sumergido en barro, mientras el hormigón por ejemplo, formará charcos. Escoge un suelo duro, pero no tanto que no te permita dormir pero que a la vez sea ‘anti lluvias’ por decirlo de algún modo.

Acampar en el terreno adecuado.

Lleva un perro

Si acampar va a formar parte de tu vida, un perro que te brinde protección y seguridad, podría ser de gran ayuda. Piensa que animales, o intrusos que quisieran robarte, podrían aprovechar mientras duermes. Un perro te avisará de cualquier peligro que te aceche.

Estos son algunos consejos para acampar muy prácticos a tener en cuenta. Si los sigues, estamos seguros de que tu acampada será toda una aventura de la que presumir después y no de la que lamentarse.