¿Cómo calcular las pulsaciones cuando realizas cardio?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Abel Verdejo el 19 diciembre, 2018
Francisco María García · 20 diciembre, 2018
El cálculo de tus pulsaciones al hacer cardio es esencial para quemar calorías y ejercitar el sistema cardiovascular llegando a la frecuencia cardíaca adecuada. Existen varias formas de realizar este control.

Si hacemos ejercicios sin control, registros y estadísticas, es como andar a ciegas. Podríamos estar haciendo mucho o, por el contrario, si no cumplimos los objetivos, nada cambiará. Por eso, es fundamental tener conciencia de las pulsaciones cuando realizas cardio.

Siendo puntuales, la única forma de quemar calorías y ejercitar nuestro sistema cardiovascular es llegando a nuestra frecuencia cardíaca máxima. Pero… ¿en qué consiste esto? ¿Cómo podemos calcularla?

En la actualidad, todos los que hacemos deporte podremos llevar registro del funcionamiento de nuestro corazón y de las metas a cumplir. Existen dispositivos, fórmulas y otros asuntos claves que serán tratados a continuación.

En busca de la frecuencia cardíaca máxima

Este concepto simplemente trata del máximo número de latidos que el corazón puede lograr en un minuto. Se establece un límite de funcionamiento sano para este órgano; la posibilidad de superarlo y que se sufra algún malestar nos exige controlar esa frecuencia.

Cuando hacemos ejercicios de cardio, lo que se busca es llegar a esa frecuencia cardíaca máxima. Ir más allá nos pondría en riesgo, así como no llegar a ella implica hacer poco o nada. Quemar calorías como corresponde depende de alcanzar dicho límite, exigente pero saludable.

Uno de los mayores problemas que tenemos al ejercitar está en no conocer dicha medida de pulsaciones. Esto equivale a trabajar sin contar las repeticiones o el peso que levantamos en el gimnasio. Como bien sabemos, los datos son fundamentales para encontrar resultados.

2 fórmulas a las que podemos recurrir

En el presente, los smartphones pueden ayudarnos a medir nuestros indicadores vitales. No obstante, si no sabemos utilizar estas aplicaciones, también podemos recurrir a los datos que nos muestran los aparatos, como las elípticas o las bicicletas.

Asimismo, se puede apelar al clásico recurso de colocar el dedo índice y el medio en la muñeca —en la base debajo del pulgar— o en el cuello. Una vez hecho esto, se deben contar los latidos en el lapso de un minuto. A partir de allí, es posible aplicar ciertas fórmulas con lápiz y papel.

Entrenamiento cardiovascular: HIIT vs LISS.

Claro que existe más de una fórmula. La primera que te indicaremos es FC máx. = 207 – 0,7 x edad. Aquí, la única variable que dependerá de nosotros son los años de vida. Hay quienes confían en este cálculo matemático, que para muchos es comprobable en pruebas de entrenamiento.

Una segunda fórmula también muy utilizada es la de Haskell y Fox. Es así: FC máx. =  220 – edad. En realidad, ambas fórmulas tienen sus opiniones a favor y en contra; lo efectivo puede ser probar personalmente las dos y comprobar la mejor para cada deportista.

Una fórmula más compleja: Frecuencia cardíaca de reserva

Una tercera postura nos invita a calcular primero la frecuencia de reserva para luego poder conocer la máxima. Para ello, apelaremos a la siguiente fórmula: 220 – EDAD – FCR = F.C. Res. Aquí, FCR significa frecuencia cardiovascular en reposo. Esta medida se puede calcular con cualquier aparato de pulsaciones.

A continuación, para obtener la frecuencia máxima de pulsaciones, utilizaremos la siguiente formula: (F.C.Res x % intensidad) + FCR = FC Objetivo. Con respecto al dato de la intensidad, es el que necesitamos para quemar calorías.

Sabemos que, para bajar peso y ejercitar a nivel aeróbico, nuestras pulsaciones deben estar entre el 60 % y 80 %. Eso es lo que colocaremos aquí: el porcentaje de intensidad. Como hemos utilizado dos fórmulas, tendremos dos resultados: juntos definen el rango que debemos alcanzar para quemar grasas.

Aplicaciones que midan tus pulsaciones cuando realizas cardio

Son tiempos de alta tecnología, y casi todos tenemos un smartphone. Algunos equipos, como los de la marca Apple, tienen aplicaciones dedicadas exclusivamente a medir estos indicadores.

Las mejores Apps para hacer ejercicio.

Con respecto al sistema operativo Android, es seguro que podremos encontrar múltiples aplicaciones que permitirán calcular estos datos corporales. El hecho es que, aunque sepamos calcular nuestra frecuencia máxima, lo correcto es saber lo que aguantamos cuando ejercitamos.

En internet también hay páginas destinadas al cálculo de esta frecuencia. Todo es cuestión de investigar un poco y realizar una exploración. Una buena idea sería comparar resultados de aplicaciones o dispositivos para tener una referencia.

¿Qué hay de la frecuencia en reposo?

Este también es un indicador importante. Se piensa que, mientras más baja sea la frecuencia cardíaca en reposo, más saludables estamos. Este dato significa que estamos en forma y es un buen augurio frente a problemas de tensión.

Con el tiempo, lo lógico es que la frecuencia cardíaca de reposo vaya bajando, mientras más nos ejercitemos. Claro que todo esto debe ser tomado en cuenta solo por personas sanas y con indicadores estables.

En el caso de las personas con condiciones cardíacas, lo correcto es consultar al médico. Este especialista indicará cuánto ejercicio y esfuerzo debemos realizar para evitar cualquier falla durante nuestro entrenamiento.

  • Roncancio, M. R., Malik, M., Singh, D., Saini, B. S., Kumar, V., SAYKRS, B. M., … Hongxing, L. (2014). Efecto del ejercicio en la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Physica D: Nonlinear Phenomena20(1), 24–32. https://doi.org/10.1007/BFb0091924
  • De La Figuera Von Wichmann, M., & Vinyoles Bargalló, E. (2011, January). Frecuencia cardíaca y riesgo cardiovascular. Hipertension y Riesgo Vascular. https://doi.org/10.1016/j.hipert.2010.10.003
  • Ortigosa, J., Reigal, R. E., Carranque, G., & Hernández-Mendo, A. (2018). Variabilidad de la frecuencia cardíaca: Investigación y aplicaciones prácticas para el control de los procesos adaptativos en el deporte. Revista Iberoamericana de Psicologia Del Ejercicio y El Deporte13(1), 121–130. https://doi.org/10.2527/jas.2009-1980