Flexibilidad y alimentación de las bailarinas de jazz

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Abel Verdejo el 21 diciembre, 2018
Francisco María García · 23 diciembre, 2018
Además de la estética y la apariencia física, el cuidado de las articulaciones es fundamental para las bailarinas de jazz. Esto se logra no solo con el entrenamiento preciso, sino también con una selección de nutrientes específica.

La flexibilidad y alimentación balanceada son elementos imprescindibles en la vida de un deportista. Más allá de la apariencia física, es el cuidado de las articulaciones y la musculatura una clave esencial. Este tipo de cuidados se realiza no solo con el entrenamiento preciso, sino también con una alimentación cuidada y planificada.

Es sabido que una dieta equilibrada es indispensable para la salud integral del cuerpo. En el caso de quienes se dedican a la danza, encontrarán mayores beneficios en la alimentación haciendo foco en micronutrientes que aporten flexibilidad y fuerza, ya que los movimientos de la danza suponen una exigencia específica.

Flexibilidad y alimentación para amplitud de movimiento

Elasticidad, óptima apertura de piernas y cervicales resistentes son algunas cualidades de las bailarinas de jazz profesionales. El dominio de su propia fuerza es otro elemento que obtienen bailando.

Por otra parte, las bailarinas de jazz se preocupan de mantener tonificada su masa muscular. Más allá de la contextura física propia de cada cuerpo, mantener la grasa corporal controlada es una de las prioridades para los movimientos de danza.

Pensar en flexibilidad y alimentación implica aportar al organismo suficientes vitaminas y minerales a fin de lograr un cuerpo sano. No se trata de reducir el consumo de grasas, sino de seleccionar aquellos alimentos que fortalezcan los tejidos.

Cuando las proteínas que llegan al cuerpo no son suficientes, los tejidos conectores se debilitan y se generan lesiones al realizar determinados movimientos.

La dieta de una bailarina debe ser acorde a las necesidades específicas de su organismo. Ingerir comidas en relación con los requerimientos de proteínas y nutrientes esenciales favorecerá realmente el éxito de la dupla flexibilidad y alimentación.

Por el contrario, ‘pasar hambre’ sólo debilita el cuerpo; se cae así en una sobrexigencia que puede devenir en daños o heridas.

Lavar frutas y verduras.

El secreto de las bailarinas a la hora de entrenar

A la hora de bailar cualquier coreografía de danza jazz, se aprecia de inmediato que las bailarinas ponen en acción todo el cuerpo. ¿Cómo hacen para ser tan flexibles?

Para lograr esa flexibilidad, el secreto —si puede recibir ese nombre— son las rutinas de musculación y para ejercitar las articulaciones.

El entrenamiento diario de una bailarina debe incluir desde rutinas de fitness hasta yoga, pasando por pilates y distintas disciplinas de trabajo corporal. La fortaleza muscular es indispensable para obtener resistencia y buena postura.

Tipos de ejercicios

Por un lado, están los ejercicios isométricos, que se refieren al trabajo muscular estático. Estos son aquellos en los que se sostiene una pierna o brazo en alto, ejerciendo un esfuerzo directamente con la musculatura. Es por ello que estirar después de realizarlos es indispensable; durante el ejercicio, el músculo se contrae con intensidad.

Por el otro lado, se encuentran los ejercicios calisténicos, que implican varios grupos musculares que se trabajan mediante el movimiento. Se pueden asociar a las sentadillas fitness. Sin embargo, la diferencia radica en que las bailarinas deben ejercitarse en pos de los pasos propios de cada ballet.

Alimentos y nutrientes

Tanto para una como para otra fase de entrenamiento, los alimentos ricos en nutrientes son indispensables. El equilibrio, la flexibilidad y la resistencia necesitan cuerpos saludables para funcionar, tanto arriba como abajo del escenario. Entonces, una dieta que tonifique las fibras musculares es el mejor camino para lograrlo.

Los snacks saludables forman parte de la alimentación de muchos deportistas.

El dicho ‘somos lo que comemos’, en el caso de las bailarinas de jazz se cumple perfectamente. La alimentación para la danza no se centra solamente en lo muscular del torno, las piernas y los brazos. Ciertas posturas de equilibrio hacen necesaria la ingesta de alimentos que favorezcan el desarrollo neurológico, como frutos secos y cereales.

Una hidratación adecuada es otra de las condiciones para obtener músculos tonificados y flexibilidad articular; en el sentido contrario, se debe restringir el consumo de bebidas alcohólicas o el tabaco.

Además, el ejercicio cardiovascular como parte del entrenamiento, no sería exitoso sin la ingesta apropiada de vegetales, frutas y bebidas saludables. Igualmente, cualquier rutina de entrenamiento debe incluir snacks saludables y nutritivos.

En síntesis, la flexibilidad y alimentación constituyen una combinación insoslayable. Mantener los niveles de masa muscular facilita la regeneración de tejidos y el óptimo actuar de las articulaciones.

Ante la duda sobre qué alimentos ingerir para dedicarse a la danza, siempre es preferible consultar con especialistas. De ser posible, conviene siempre acudir a aquellos vinculados a las distintas áreas deportivas.

  • Mutua navarra. Nutrición, vida activa y deporte. Extraído de: https://www.mutuanavarra.es/Portals/0/Documentos/nutricion_vida_activa_deporte.pdf
  • Zambrano Leiton, Yuri Andrea; García Ortíz, Diego. 2014 . Flexibilidad en el deporte. Extraído de: http://bibliotecadigital.univalle.edu.co/bitstream/10893/7211/1/3484-0430890.pdf
  • La flexibilidad. IES Las Llamas. Extraído de: http://www.ieslasllamas.com/apunt4flex.pdf