La velocidad de caminar que predice una vida más larga

Con el objetivo de tener una vida más larga y de mayor calidad en el día a día, se deben tener en cuenta muchos parámetros y determinados hábitos. ¿En qué medida influye la velocidad al caminar?

Una interesante investigación realizada en Estados Unidos evaluó el modo de caminar de cerca de 35 mil personas durante 21 años. El objetivo: establecer parámetros y medidas acerca del modo y la velocidad de caminar de las personas. Los resultados invitan a reflexionar sobre una actividad tan frecuente como necesaria.

El informe, de la Universidad de Pittsburgh, se publicó en la revista Live Sciencie. En este, se plasma la extensa investigación que tuvo como protagonistas a mujeres y hombres a partir de los 65 años. La premisa fue que la velocidad de caminar podría ser un indicador de salud y longevidad.

¿Por qué la velocidad de caminar puede predecir la longevidad?

Predecir la logevidad de una persona rara vez desemboca en números precisos. Sin embargo, los científicos de Pittsburgh decidieron realizar una hipótesis sobre cómo influye la velocidad de las caminatas en la salud de las personas, y viceversa. Así fue que decidieron realizar un seguimiento de más de 30 mil personas entre los años 1986 y 2000.

A cargo del estudio, la doctora Stephanie Studenski tomó como premisa el hecho siguiente, según sus propias palabras:

Caminar implica una regulación particular de la energía y el movimiento, con foco en el punto de apoyo. Al caminar, multiplicidad de sistemas orgánicos entran en acción, de modo que el corazón, el sistema circulatorio, respiratorio, nervioso, muscular y esquelético se activan en mayor o menor medida”.

¿Cómo se midió la velocidad de caminar de los participantes?

Así como se mide la velocidad de cualquier vehículo, la investigación se basó en la relación espacio y tiempo. De esta forma, se medía la velocidad de caminar según la distancia recorrida en un segundo, medida en metros por segundo.

Es importante conocer lo que son la edad cronológica y la edad física o biológica, para entender cómo podemos ralentizar ese proceso.

El referente en la realización de este estudio fueron seis metros a partir de un punto; se buscaba que se caminara a ritmo normal, tal como lo hacían cotidianamente.

En promedio, los participantes caminaron a una velocidad de 0,92 metros por segundo. Como era de esperar, muchas de estas personas fallecieron antes de concluir el plazo de la investigación. Con ello, más de 17.000 voluntarios perecieron en la primera década luego de comenzado el estudio.

Los resultados de la investigación

Los resultados arrojaron que el 85 % de quienes murieron antes de los 70 años no lograba sobrepasar los 0,6 metros por segundo. En cambio, quienes sobrevivían más de 10 años pasados los 70 años sí superaban estas cifras.

Lo notorio es que, pasada la séptima década de vida, los expertos notaron que es cuando más se pone de relieve la velocidad de caminar en relación a la salud. En esta etapa, los beneficios a conseguir son claros.

De este modo, el estudio podría establecer parámetros de salud y mortalidad de acuerdo a la observación motriz de los adultos mayores. Sin embargo, no está de más advertir que se trata de valores relativos; todo dependerá de circunstancias concretas a la hora de analizar la salud de una persona.

La importancia de la velocidad de caminar en la longevidad

La doctora Studenski no dejó de señalar que aquellas personas que alcanzan el metro por segundo aspiraban, por lo general, a expectativas de vida bastante longevas. Según esta tesis, alguien puede vivir cien años después de haberse desplazado toda la vida con mucha calma.

No obstante, en el estudio es importante que las personas que aumentaban gradualmente la velocidad de caminar podían alcanzar una mayor longevidad. Este conocimiento, que parece a simple vista una verdad obvia, es muy útil en la práctica para poner en marcha dispositivos de prevención y tratamiento en personas mayores de 70 años.

Los beneficios del LIIT se traducen en una mejora del sistema respiratorio y cardiovascular.

De acuerdo con esta idea, el doctor especialista en geriatría, Matteo Cesari, opinó que es “estadísticamente aceptable” incluir en el cálculo de esperanza de vida a la velocidad de caminar de los ancianos. El especialista, originario de Roma, sí acordó en que los resultados de la investigación aportan a los médicos herramientas para medir la salud de sus pacientes.

A modo de conclusión, se puede citar nuevamente a Cesari:

“Los médicos pueden hacerse una idea bastante completa de sus pacientes con solo mirarlos; sin embargo, estandarizar la observación permite mayores aciertos”.

De este modo, los profesionales podrían usar como parámetro unificador la velocidad de caminar de los adultos mayores. El objetivo sería ofrecer diagnósticos y tratamientos más adaptados a cada caso.

  • Iris Tse. 2011. ¿Lo rápido que caminas puede predecir cuánto tiempo vas a vivir? Extraído de: https://www.livescience.com/10406-fast-walk-predict-long-youll-live.html
  • Asociación A Pie. Beneficios de andar. Extraído de: http://www.asociacionapie.org/apie/Activamadrid_documento%20salud-web.pdf