Máscaras de elevación para mejorar el rendimiento deportivo

Este artículo fue redactado y avalado por Yamila Papa Pintor
· 25 marzo, 2019
¿Has oído hablar de las máscaras de elevación? Se trata de un elemento novedoso que muchos deportistas de élite utilizan para sus entrenamientos.

Tal vez hayas visto a ciertos deportistas con una máscara mientras entrenan y te has preguntado a qué se debe. Las máscaras de elevación son uno de los últimos elementos creados para mejorar el rendimiento deportivo. En este artículo, te contaremos más sobre esta novedosa tecnología.

¿Qué son las máscaras de elevación?

También conocidas como máscaras de entrenamiento, su objetivo es replicar el ejercicio de altitud que realizan los deportistas profesionales o de élite.

Las máscaras de elevación se crearon en Estados Unidos y se usan en diversas disciplinas. No sirven ni para adelgazar ni para marcar los músculos. ¿Para qué se usan entonces? Para mejorar la capacidad respiratoria y, con ella, la resistencia al ejercicio.

Su acción es la de simular los ejercicios de altura, para ampliar el diafragma y ejercitar por períodos más largos.

Hay muchos atletas ‘famosos’ que usan las máscaras de elevación, en diferentes disciplinas: crossfit, UFC, Ironman, fútbol americano, ciclismo, fútbol, etc.

Se sabe que, a mayor altura, menos denso es el aire; por ende, la resistencia corporal debe ser superior. Como hay ‘menos oxígeno’ el cuerpo se tiene que adaptar y ser más eficiente. Eso es lo que tratan de conseguir los atletas con las famosas máscaras.

La reducción de oxígeno activa una hormona llamada eritropoyetina(más conocida como EPO) para aumentar la cantidad de glóbulos rojos y hemoglobina. De esta manera, el oxígeno llega a los músculos.

El gran ‘pero’ de las máscaras de elevación es que no replican las condiciones de altitud, ni tampoco producen adaptaciones físicas.

La respiración y las máscaras de elevación

Los atletas han de pasar varias semanas a cierta altitud para obtener una adaptación positiva en su cuerpo cuando no tienen oxígeno. Uno de los ejemplos en el fútbol es lo que sucede con la selección de Bolivia, que juega en la ciudad de La Paz, a 3 640 metros sobre el nivel del mar.

Los demás seleccionados deben viajar unos días antes del partido contra los bolivianos para poder adaptarse a la falta de oxígeno y realizar ejercicios o entrenamiento específicos para que no ‘les falte el aire’. Incluso con estas previsiones, los jugadores afirman que es casi imposible correr en un ambiente con esas características.

El gran ‘pero’ de las máscaras de elevación es que no replican las condiciones de altitud, ni tampoco producen adaptaciones físicas… ¿Entonces para qué se usan? Para que respirar sea más difícil.

A diferencia de encontrarnos en un sitio a miles de metros sobre el nivel del mar, restringen la capacidad de respirar.

El tema de la respiración es uno de lo principales tabúes en el mundo del fitness. Algunos profesionales y entrenadores son del ‘equipo de respirar correctamente’, que incluye inspiraciones profundas para poder descender las revoluciones cardíacas y calmar el sistema nervioso.

Otros prefieren las respiraciones cortas o entrecortadas, con el objetivo —supuesto— de entrenar más y dar todo, sin darle al cuerpo la capacidad de relajarse durante el ejercicio.

Las máscaras de elevación restringen la inhalación y refuerzan los patrones de respiración. Y no solo eso, sino que además cambian los movimientos musculares que se requieren para conseguir oxígeno y eliminar dióxido de carbono.

Como resultado, se debe trabajar más duro para que el aire llegue a los pulmones; todo ese esfuerzo hace que se tenga menos energía para entrenar. La máscara te ‘obligará’ a ejercitar con menos intensidad y velocidad más baja.

Entonces, ¿sirven las máscaras de elevación?

Si bien son la ‘moda’ en el fitness, algunos indican que, en vez de ser beneficiosas, perjudican a los deportistas. Como si quisiéramos conducir un coche de Fórmula 1 con los neumáticos desinflados, no estamos sacando todo el potencial de nuestro cuerpo cuando le falta oxígeno o este ingresa en pequeñas dosis.

La actividad sexual puede repercutir en cansancio en el entrenamiento.

Por el momento, no existen estudios que avalen el uso de las máscaras de elevación. Es decir, si son beneficiosas o no para los que practican ejercicio.

Al parecer, la máscara de hipoxia es solo una herramienta novedosa y, al ser asequible, está sumando más adeptos en el mundo del fitness. Sin embargo, el consumo máximo de oxígeno o las variables hematológicas no son diferentes a un entrenamiento de cardio sin usarla.

Uno de los motivos por el cual muchos están en contra de las máscaras de entrenamiento es que puede causar hipercapnia, un aumento de dióxido de carbono en el cuerpo, con taquicardia, pérdida de conciencia y convulsiones como efectos principales. Por eso, para usarla, debemos estar monitoreados por un experto.

  • Porcari, J. P., Probst, L., Forrester, K., Doberstein, S., Foster, C., Cress, M. L., & Schmidt, K. (2016). Effect of wearing the elevation training mask on aerobic capacity, lung function, and hematological variables. Journal of Sports Science and Medicine. https://doi.org/10.1519/JSC.0000000000001184