Obtén más pasos al día sin esfuerzo con estos excelentes consejos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 17 diciembre, 2018
Francisco María García · 18 diciembre, 2018
Un registro de nuestros pasos puede ayudarnos a llevar una vida más activa y saludable. La finalidad, además de tener una silueta más atractiva, es evitar el sedentarismo, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

Llevar registro de las pisadas que damos no parece importante en el vertiginoso mundo del siglo XXI. Sin embargo, a decir verdad, hacerlo podría darnos una mejor salud. Por eso, muchos entrenadores y doctores rescatan el valor de caminar diariamente. Para aquellos que les cuesta, existen maneras de dar más pasos al día; aquí presentamos algunas.

La cantidad de pasos que damos diariamente puede definir nuestra salud corporal. Antes, la Organización Mundial de la Salud indicaba que todo ser humano debía tener actividad física de al menos 150 minutos semanales. El objetivo: evitar el sedentarismo, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

No obstante, pronto se descubrió que esto no era suficiente y se habló de dar 10 mil pasos diarios. Recientemente, se ha descubierto que incluso esto tampoco alcanza. La nueva meta de la salud estaría en poder dar 15 mil pasos por día…¿difícil no? A decir verdad, existen formas de cumplir con este requerimiento físico.

La importancia de contar cada paso que damos

El tiempo en sí mismo no es una medida completa de la cantidad de ejercicio que hacemos. Antes era el estándar disponible, pero contar los pasos nos indica con mayor exactitud los kilómetros cubiertos.

Hoy en día, sabemos que lo sano es quemar de 250 a 500 calorías diarias; así, se puede evitar la acumulación de grasas. Lo difícil del asunto es que, para lograrlos, tendríamos que recorrer entre 8 y 10 kilómetros diarios a pie. Evidentemente, el ritmo de nuestra vida actual nos impide cumplirlo.

Esto solo significa que debemos encontrar mecanismos para conciliar nuestra cotidianidad con esta exigencia física. El reto es difícil, pero si de esto depende nuestra salud y bienestar, vale hacer el intento. Con los siguientes tips, será más sencillo.

Caminar ayuda a conseguir un vientre plano.

Aprovecha las horas utilizadas para transportarte

El cumplimiento de horarios es la base del sedentarismo actual. Para llegar temprano, optamos por medios de transporte que nos permiten movernos más rápido sin hacer esfuerzo físico. Nos referimos al carro, el autobús, el metro, etc.

En vez de acortar el tiempo de llegada, salgamos con anterioridad y completemos el recorrido a pie. Si no queremos llegar sudados, al menos asegurémonos de ejercitarnos un poco durante el trayecto.

Una buena forma es bajar las escaleras en vez de utilizar el ascensor. Esto podemos hacerlo en nuestro edificio, y también cuando entramos o salimos del trabajo.

La idea es aprovechar cada tiempo disponible e invertirlo en dar más pasos al día. Como además repartiremos el esfuerzo en diversos momentos diarios, ni siquiera notaremos que nos ejercitamos.

Más pasos al día: lleva el ejercicio al trabajo

Hoy en día, las oficinas de recursos humanos entienden de la importancia que tiene el ejercicio, incluso en horario laboral. Si somos eficientes con nuestras labores, siempre podremos encontrar tiempo para un buen paseo. Cumplir con parte del kilometraje exigido es algo que podemos hacer en la comodidad de nuestro puesto.

Lo importante es derrotar el sedentarismo. Para ello, podemos caminar cada cierto tiempo dentro de las instalaciones, o incluso en la oficina. Aunque no lo parezca, caminar de un lado al otro contribuye a la quema de calorías.

Incluso es posible hacer el siguiente ejercicio: si contamos con una silla con ruedas, podemos dar pasos sentados en ella. Hacia delante y atrás, tratando de hacerlo varias veces al día, por lapsos de tiempo.

Asimismo, cada vez que podamos pararnos, debemos aprovechar y simplemente caminar. Así, lograremos completar más pasos al día.

Por supuesto…¡ve al gimnasio!

Incluso en nuestro trajín diario, siempre tendremos un espacio para ejercitarnos como se debe. Como te podrás imaginar, realizar un entrenamiento más intenso nos ayudará a perder calorías con mayor rapidez. Por eso, no podemos renunciar a la idea de acudir de forma periódica al gimnasio.

Con una bicicleta elíptica en baja intensidad, se pueden quemar unas 225 calorías en media hora.

Ciertamente, es más fácil completar el kilometraje en una andadora o una bicicleta de spinning. Una clase de aerobics también ayudará a acelerar el proceso, e incluso con rutinas de peso contribuimos de alguna forma. Por más difícil que sea nuestra vida cotidian, siempre debemos apartar un tiempo para el ejercicio disciplinado.

Finalmente, también debemos aprovechar los fines de semanas. El primer inconveniente para cuidarnos por lo general es la falta de tiempo, por lo que lo mejor parece ser aprovechar el tiempo libre que tenemos para ganar más años. Da más pasos al día y tu cuerpo con el tiempo lo agradecerá.