Qué es más importante, ¿cardio o entrenamiento de fuerza?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Abel Verdejo el 18 diciembre, 2018
Yamila Papa Pintor · 19 diciembre, 2018
Podría decirse que se trata de la pregunta del millón: ¿Cuál de las dos opciones es mejor? En realidad, todo depende del objetivo que sigamos, pero también de cómo les sacamos provecho a ambas corrientes deportivas.

Como si se tratase de una pelea de boxeo, esta “batalla” continúa siendo motivo de discusión entre los expertos en fitness. En este artículo, intentaremos responder a la pregunta de qué es más importante: cardio o entrenamiento de fuerza.

La pregunta del millón: ¿Cardio o entrenamiento de fuerza?

¿Qué es mejor? ¿Hacer cardio o levantar pesas? ¿Cinta o mancuernas? ¿Bicicleta estática o barras? Todos se hacen las mismas preguntas y es un poco difícil responder de manera que queden satisfechos.

Cuando el objetivo es conseguir la mejor versión de uno mismo, hay dos alternativas: ejercicios cardiovasculares o de fuerza. Si queremos adelgazar esos kilos de más, si deseamos aumentar la masa muscular o cualquiera que sea nuestra meta, de seguro estaremos ante esa disyuntiva.

A decir verdad, podría afirmarse que todo depende de la meta que quieras alcanzar. No es lo mismo ir al gimnasio para bajar de peso y sudar a mares que para tener los bíceps y los hombros bien marcados. Igualmente, eso no significa que debemos elegir solo una de las dos opciones, sino saber combinarlas.

¿Cardio o entrenamiento de fuerza? Ambos sirven para todo

Como decíamos anteriormente, no se trata de hacer solo una de las dos, sino de buscar la manera de que ambas nos ayuden a lograr nuestros objetivos. Algunas de las metas más comunes entre los deportistas y con las que tanto el cardio como el entrenamiento de fuerza los pueden ayudar son las siguientes:

1. Para bajar de peso

Se suele decir que para adelgazar hay que hacer cardio. Si bien esta afirmación es correcta, no es del todo completa. Por un lado, los ejercicios cardiovasculares permiten quemar calorías.

Sin embargo, por el otro, necesitamos ejercicios que cambien grasa por músculo y aumenten el metabolismo de reposo. Entonces, en este caso, también necesitaremos recurrir a los de fuerza.

2. Para tener más resistencia

Este puede ser nuestro objetivos si, por ejemplo, nos queremos dedicar al running o a cualquier otra disciplina en la que la resistencia sea fundamental. El cardio nos hace más eficientes, oxigena los pulmones y nos ayuda a llegar más enteros a la meta.

Existen varios procesos que se producen en tu cuerpo cuando corres.

No obstante, el entrenamiento de fuerza también tiene lo suyo: fortalece los músculos, y esto se traduce en un mejor rendimiento.

3. Para eliminar el estrés

Cada vez son más las personas que hacen ejercicio porque están demasiado estresados. En ellos, también surge la duda de qué elegir: ¿cardio o entrenamiento de fuerza? Por un lado, los ejercicios cardiovasculares aumentan los niveles de serotonina (u hormona de la felicidad) en el organismo.

En la vereda contraria, el levantamiento de pesas ayuda a incrementar la producción de endorfinas, que se encargan de hacerle frente al dolor y al esfuerzo, tanto físico como mental.

4. Para evitar lesiones (o curarlas)

Quizás hayas tenido un accidente o una herida que no te permite disfrutar de la vida como antes. En ese caso, puede que los médicos te hayan recomendado que hagas ejercicio. Ante estas circunstancias, tanto el cardio como los trabajos de fuerza pueden ser beneficiosos.

El ejercicio cardiovascular leve —por ejemplo, caminar— sirve para que el cuerpo se acostumbre poco a poco a los movimientos. En el caso del entrenamiento de fuerza, si se levanta poco peso, los músculos se reforzarán y curarán más rápido.

5. Para tener mayor autoestima

No hay nada mejor para alguien que no se siente bien consigo mismo que hacer ejercicio, sin importar cuál. ¿Sabías que los corredores y los nadadores tienen altos niveles de confianza cada vez que llegan a la meta? Esto se debe a las endorfinas que el cuerpo libera cuando se practica un deporte.

Tanto el cardio como el entrenamiento de fuerza sirven para moldear el cuerpo y hacer que nos veamos “más bonitos”, ya sea bajando de peso o marcando los músculos. Quizás eso es lo que te falta para mejorar tu autoestima.

Chica haciendo esfuerzo levantando pesas.

6. Para vivir más

Si bien aquí el cardio “gana” porque reduce el riesgo de padecer obesidad, hipertensión, diabetes tipo 2 u osteoporosis, el entrenamiento de fuerza previene la acumulación de grasa abdominal, responsable de muchas enfermedades mortales.

Por lo tanto, la próxima vez que te preguntes si es mejor hacer cardio o entrenamiento de fuerza, mejor piensa qué es lo que deseas lograr y de qué manera puedes combinar ambas disciplinas.

Como has podido ver, las dos tienen beneficios más allá del objetivo o la intención que tengamos. ¡Anímate a añadirlos en tu sesión de entrenamiento y obtén los resultados que estás esperando!

  • Sánchez, Isabel A. 2009. Entrenamiento de la fuerza muscular como coadyuvante en la disminución del riesgo cardiovascular: una revisión sistemática. Revista Colombiana de Cardiología. Recuperado de: http://www.scielo.org.co/pdf/rcca/v16n6/v16n6a3.pdf
  • Cofré-Bolados, C., Sánchez-Aguilera, P., Zafra-Santos, E., & Espinoza-Salinas, A. (2016). Entrenamiento aeróbico de alta intensidad: Historia y fisiología clínica del ejercicio. Revista de La Universidad Industrial de Santander. Salud, 48(3), 275–284. https://doi.org/10.18273/revsal.v48n3-2016001
  • López, V. (2013). Prescripción De Ejercicio Físico Para El Acondicionamiento Cardio-Respiratorio. Universidad de Murcia. Retrieved from http://ocw.um.es/gat/contenidos/palopez/contenidos/Resistencia_Cardio_Ferrer.pdf