Qué logramos reducir cuándo hacemos cardio

Es importante que a la hora de distribuir nuestra rutina en el gimnasio seamos conscientes de para qué sirve exactamente cada ejercicio; hoy vemos la aplicación del cardio

Los ejercicios aeróbicos son muy beneficiosos para nuestra salud, por eso se recomienda realizarlos al menos tres veces a la semana. Si no sabes qué podemos reducir cuando hacemos cardio, sigue leyendo este artículo.

Cuando hacemos cardio reducimos kilos

Esa es una de las principales ventajas de los ejercicios cardiovasculares. Nos ayuda a bajar de peso ya que en una sesión se queman bastantes calorías. Claro que para lograr este objetivo, tenemos que entrenar varias veces por semana y hacerlo a un ritmo enérgico.

¿Son de verdad eficaces los controladores de calorías de las maquinas de cardio?

La grasa es el combustible que tenemos disponible para realizar nuestras actividades cotidianas. Sin embargo, cuando ingerimos más cantidad de lo que gastamos se empieza a acumular, principalmente en el vientre.

Cuando hacemos cardio vamos ‘despegando’ esa grasa de reserva debido a la intensidad del ejercicio. Por ello, es fundamental si queremos adelgazar.

Cuando hacemos cardio reducimos el colesterol

Otro de los beneficios del cardio es que mejora la salud cardiovascular y por ello podemos reducir los niveles de triglicéridos y de colesterol ‘malo’ en sangre. Y no solo eso, ya que además podemos bajar la glucosa y también la presión sanguínea.

Esto se debe a que para realizar el ejercicio nuestro corazón ha de latir más rápido y por ende a bombear más sangre. Al mismo tiempo, los pulmones tendrán que inhalar más oxígeno, el cual permitirá al organismo cumplir con sus funciones.

Aunque esto puede parecer algo ‘estresante’ para el cuerpo, lo cierto es que se trata de un cambio positivo. Oxigenar correctamente la sangre reduce las posibilidades de sufrir ataques cardíacos, así como también aumenta la resistencia física para realizar cualquier tipo de ejercicio o actividad. Cuando hacemos cardio reducimos las grasas que se acumulan en las paredes de las arterias y las volvemos más elásticas y saludables.

Cuando hacemos cardio reducimos el estrés

Sin dudas, una de las principales ventajas de hacer cardio es que nos mejora el humor en cuestión de minutos. Cuando realizamos ejercicios de este tipo el cuerpo libera varias hormonas, entre ellas las endorfinas, conocidas como ‘de la felicidad’.

Es por ello que al terminar la rutina nos sentimos cansados, pero al mismo tiempo felices e incluso con la mente despejada como para encontrar soluciones a nuestros problemas cotidianos.

Cuando estamos tristes, deprimidos, estresados, nerviosos o ansiosos… ¡Lo mejor es hacer cardio! Ya sea andar en bicicleta, correr en el parque o nadar. Y si al ejercicio le sumamos una buena música divertida, como por ejemplo en una clase de zumba, step o aeróbics, los efectos serán más notorios.

Cuando hacemos cardio, reducimos las enfermedades

Otra cuestión más que interesante en relación a este tipo de ejercicios es que tienen la capacidad de fortalecer el sistema inmunitario. Por lo cual, reducimos las posibilidades de padecer resfriados, gripe o cualquier otra enfermedad viral o bacterial.

Y atención, porque también se recomienda una vez que estamos enfermos, para que la recuperación sea más rápida y completa. No hace falta que realices una actividad muy enérgica o intensa, con trotar alrededor del parque o caminar a paso ligero será suficiente.

Algunas investigaciones indican también que hacer cardio ayuda a evitar otro tipo de enfermedades más complejas y graves, como es el caso del cáncer o incluso de las neurodegenerativas como el Alzheimer.

No se trata de salir a correr sin entrenamiento, ni tampoco de usar la bicicleta fija del gimnasio durante horas. El cardio debe realizarse de manera progresiva y teniendo en cuenta nuestras capacidades.

Se recomienda igualmente cumplir con tres sesiones semanales de al menos 30 minutos cada una. Puedes alternar entre los diferentes ejercicios y disciplinas hasta encontrar aquella que más te guste. Opciones hay cientos: spinning, boxeo, zumba, step, running, aquagym, bicicleta, danza… ¡No hay excusas!

Te puede gustar