5 errores a evitar después de correr

Oscar Dorado · 8 octubre, 2018
Si sueles salir a correr, debes saber que es posible que cometas algunos errores al finalizar tus entrenamientos. En este artículo, te contamos qué debes evitar al poner punto y final a tus sesiones de cardio.

Tras las sesiones de running, es posible que ya pases a la siguiente actividad que incluye tu lista de tareas pendientes. Sin embargo, la recuperación posterior al entrenamiento es muy importante. Por ello, en este artículo vamos a repasar los errores a evitar después de correr que son más comunes.

Ciertamente, corregir estos pequeños errores tras el entrenamiento te permitirá reducir el riesgo de lesiones, además de convertirte en un mejor corredor a largo plazo. A continuación, te contamos cuáles son los errores a evitar después de correr. ¡Toma nota, e inclúyelos en tu lista de hábitos a corregir!

¿Cuáles son los errores a evitar después de correr?

1.-No realizar estiramientos

Ignorar la recuperación muscular es uno de los errores más comunes que la gente comete después de correr. Y es que cuando llevas a cabo cualquier actividad deportiva, no debes omitir los estiramientos, ya que es vital para cuidar tus músculos y conseguir que se vuelvan más flexibles. Ten en cuenta que cuando los músculos están calientes es el mejor momento para obtener un mayor rango de movimiento en cada uno de los estiramientos.

Rutina de estiramientos.

Ciertamente, tu cuerpo necesita una oportunidad para enfriarse gradualmente y los estiramientos cumplen esta función con creces. No obvies los estiramientos ya que te sorprenderá lo bien que te pueden hacer sentir, tanto para la recuperación como para estar listo para el siguiente entrenamiento. Con tan solo 10 minutos, podrás llevar a cabo los estiramientos estáticos suficientes para prevenir lesiones y sentirte mucho mejor.

2.-No controlar la alimentación

Además de asegurarte de ingerir suficientes nutrientes antes de la carrera, debes asegurarte de repostar adecuadamente después del ejercicio. Es importante para la salud y también para la recuperación muscular. Así que trata de prestar atención a las proteínas y los carbohidratos, además de comer alimentos integrales que el cuerpo digiera y procese mucho más fácilmente.

Alimentos como frutas, verduras, legumbres, proteína animal orgánica o batidos post entrenamiento son excelentes opciones para reponer tus reservas de energía. Toma en consideración que es importante hacerlo tan pronto acabes el ejercicio físico.

3.-No rehidratar

Los desechos metabólicos, más bien conocidos como ácido láctico, se producen después de entrenamientos intensos. El cuerpo necesita eliminar este desperdicio después de cada entrenamiento y solo es posible lograrlo de manera efectiva si se rehidrata después de un entrenamiento intenso.

Beber agua al correr con calor.

En este sentido, te recomendamos beber mucha agua o, en su defecto, bebidas deportivas dentro de las dos horas después de salir a correr. Esto te permitirá suministrar a tus músculos los nutrientes y el oxígeno que necesitan.

“Lo que te falta de talento lo puedes contrarrestar con deseo, trabajo y dando el 110% todo el tiempo”

–Don Zimmer–

4.-No escuchar a tu cuerpo

Los pequeños dolores son muy comunes entre los runners, aunque llega un momento en el que el corredor puede sufrir una lesión más grave. En muchas ocasiones, esto sucede porque los deportistas no escuchan las necesidades de su cuerpo y continúan con el entrenamiento habitual. Esto lleva a tener que tomarse más tiempo para recuperarse en comparación si se hubiera detenido el ejercicio en el momento indicado.

Así que te recomendamos tener cuidado y cuando algo te duela o sientas una señal del cuerpo, tomarte un día de descanso adicional o incluso visitar al médico. Siempre es mejor descansar un día para poder sanar correctamente.

5.-Un mal descanso

Por último, no debes olvidar que una buena recuperación es primordial para asegurar el rendimiento en los días posteriores y una correcta recuperación muscular. Y es que permite al cuerpo sanar y recuperarse de los entrenamientos previos. Por ello, asegúrate de dormir lo suficiente para que los músculos, tendones y huesos tengan la posibilidad de recuperarse completamente.

Evitar lesiones deportivas.

Ten en cuenta que si privas a tu cuerpo de sueño de manera prolongada, puedes aumentar el riesgo de lesiones y tensiones, así como una caída significativa de tu rendimiento.

Asimismo, el descanso es parte del entrenamiento. El hecho de tener la rutina adecuada para irse a la cama para prepararse para tener la mejor noche de sueño es la mejor manera de garantizar que el cuerpo esté en las mejores condiciones y descansado para el próximo esfuerzo.

Como has podido observar, los errores a evitar después de correr son muy sencillos de corregir. Solamente necesitas ser consciente de estos fallos y tener la intención de cambiar los malos hábitos. Estamos convencidos que además de reducir las lesiones, ¡te permitirán demostrar el 100% de tu potencial!