5 errores frecuentes que cometen los nuevos runners

Francisco María García · 24 enero, 2019
Cualquier tipo de actividad que se inicia tiene su período de adaptación. Es normal incurrir en algunos errores, fruto de la inexperiencia en la disciplina que sea. Los nuevos runners no son la excepción.

Cuando el hábito de salir a correr comienza a hacerse más y más competitivo, las reglas del juego se vuelven más precisas y sofisticadas. Los nuevos runners van, de a poco, conociendo los trucos para que el entrenamiento rinda, el cuerpo se mantenga saludable y las marcas se superen. Sin embargo, a veces no se tienen en cuenta ciertos detalles…

Como todo en la vida, se trata de encontrar el punto perfecto para aprovechar al máximo las salidas al camino. Los nuevos runners merecen una ayudita y, si tienen en cuenta qué cosas no hacer, alcanzarán sus objetivos más temprano que tarde, sin reposo.

5 cosas que no deben hacer los nuevos runners

1. Olvidar complementar el running con el gimnasio

Este tipo de deporte va muy bien con la idea de despejar la mente, disfrutar del aire libre y renovar energías. La tendencia de los nuevos runners es creer que todo el trabajo lo llevan únicamente las piernas. Sin embargo, el cuerpo pone a funcionar también brazos, el abdomen y todos los músculos que dan estabilidad a la columna.

Al tonificar los músculos del core (parte central del cuerpo), se logra una notoria evolución como corredores, que se nota a simple vista por la postura relajada.

Por eso, no es bueno evadir el entrenamiento completo, sea en el gimnasio o de manera previa a correr. De esta manera, además, se previenen lesiones dadas por el mismo desequilibrio muscular durante el movimiento.

Una de las principales causas por las que las personas se vuelcan a la vida fitness es la mejora del estado físico en general.

2. No estirar después de correr

Estirar los músculos no requiere más de cinco o diez minutos. El estiramiento libera las tensiones de los músculos principales, aquellos que mayor esfuerzo realizaron durante el entrenamiento. Se trata de una manera inteligente de recuperar energías, descomprimir y ganar en flexibilidad.

Tanto los veteranos como los nuevos runners deben tener presente que el cuidado adecuado del cuerpo permitirá muchos años más en la práctica de este deporte. Asimismo, si se estiran los músculos adecuadamente, se reducirán las molestias luego de correr.

Por si esto fuera poco, no solo hay que calentar después de correr, sino que además se debe realizar un buen pre-calentamiento para evitar lesiones.

Estirarse es importante pero debes poner cuidado para evitar una lesión.

3. No respetar los procesos de entrenamiento

Sobre todo en los nuevos runners, es frecuente observar que, en vísperas de alguna competencia, se redoblan las horas y salidas de entrenamiento. ¿Qué ocurre en el cuerpo si se pasa de salir a correr dos veces por semana a salir seis, sin respetar el natural proceso físico?

Ocurre que las estructuras denominadas ‘pasivas’, como ligamentos, tendones y cartílagos, se lesionan fácilmente si no se les da el tiempo suficiente de recuperación. De ahí que aparecen los dolores de rodillas y las inflamaciones en los tendones (talón de Aquiles), entre otros.

Los nuevos runners no deben ser temerarios; el sobrentrenamiento es uno de los errores más típicos. El cuerpo necesita un descanso prolongado cuando se inicia en estos ejercicios. Por otra parte, una mínima lesión será motivo de posponer por 15 o 20 días las prácticas, lo que genera un retroceso lamentable para el trabajo muscular.

Para alcanzar los resultados, un deportista debe tener planificación, motivación y metas realistas.

4. Desconocer el ritmo que necesita el propio cuerpo

En otras palabras, con los años y la experiencia en el mundo runner, se aprende que la velocidad y la distancia deben aumentarse de manera coordinada y progresiva. Tanto las estructuras muscular y ósea, como el propio ritmo cardíaco necesitan un respeto estricto del proceso de entrenamiento.

Muchos nuevos runners se anotan en maratones con la intención de acomodarse con un trote diario de cinco km. El truco, para mejorar paulatinamente la resistencia, no consiste en ir más rápido, sino en llegar en cada salida un poco más lejos.

Los alimentos para correr una maratón son tan importantes como la preparación misma.

5. Elegir ropa inadecuada

Son varios los criterios empleados por los fabricantes de ropa deportiva. Primero, la ropa debe ser lo suficientemente holgada como para que no se produzcan roces. En segundo lugar, las telas que no permiten la salida del calor hacen que el cuerpo transpire demasiado, sin capacidad de enfriamiento.

Existe un mito sobre el running que dice que correr con mucha ropa favorece la flexibilidad. Esto no es cierto; el exceso de calor puede llevar rápidamente a la deshidratación.

Consejos para empezar a correr.
Al principio, debemos tener objetivos realistas, y descubrir cuál es nuestro ritmo.

En conclusión, los nuevos runners deben enfocar su trabajo no solo en objetivos y metas, sino también en el cuidado del cuerpo. Los beneficios no solo serán físicos, sino también mentales, y se verán plasmados en su rendimiento.

  • Nike Run Club. La guía definitiva del principiante de running. Extraído de: https://content.nike.com/content/dam/one-nike/en_us/season-2015-ho/running/NRC/RSG/1029_update/RSG_GUIDE_101415_es-ES.pdf
  • Gimnasioshotokan. Plan para empezar a correr. Extraído de: https://www.gimnasioshotokan.es/udecontrol_datos/FileManager/File/Tabla%20empezar%20a%20correr.pdf