5 formas de mejorar el ritmo en carrera

Oriana Noguera · 18 septiembre, 2018
Salir a correr es un ejercicio sencillo de realizar, sin embargo, en ocasiones es un poco complicado hallar un buen ritmo con velocidad y mantenerlo, por lo que es bueno es que sigas algunos consejos a fin de mejorar tu ritmo en carrera

Mejorar el ritmo en carrera aumentará tu resistencia y mejorará tu capacidad respiratoria. Además, serás capaz de recorrer una mayor distancia en menos tiempo. Para lograrlo solamente necesitas muchas ganas de esforzarte y demostrarte a ti mismo lo que eres capaz de lograr. Así que en este artículo te traemos 5 formas para que desarrolles un mejor ritmo en carrera, ¡toma nota!

Correr, running, carrera, como gustes llamarlo, es un proceso de movimiento a pie. Se trata básicamente de un deporte que puede ser realizado profesionalmente o como aficionado. En cualquiera de los dos casos, se adquieren diferentes beneficios a nivel de salud y a nivel estético. Por lo que correr, es realmente grandioso para garantizar el bienestar de nuestro organismo.

Entre los beneficios que trae consigo el running, se destacan la pérdida de peso, músculos tonificados, reducción de celulitis y disminución de riesgo cardíaco.

1. Variedad ante todo

Si sales a correr todos los días, a la misma hora y la misma distancia, está bien. Sin embargo, es muy probable que alcances un punto en el que te estanques. Es decir, hacer lo mismo siempre no genera resultados distintos. Así que, si la meta es ir por más cada día, entonces debes tomar acciones diferentes.

Beneficios de correr a diario.

Esto no significa que debes hacer un cambio extremadamente radical. Lo que debes hacer es alternar y variar las distancias y el tiempo en que las recorres. De esta forma, el cuerpo se verá en la obligación de esforzarse más. Asimismo, puedes alternar un día una distancia corta, y otro día una larga. O ambas en un mismo día, lo importante es que no hagas todo el tiempo lo mismo.

Para establecer el recorrido de la distancia depende en gran parte de tu resistencia. Se puede decir que una carrera corta está entre los 150 y 500 metros; y la larga entre 1000 y 5000 metros. Por lo que, con un calentamiento adecuado se podrían tomar estas distancias como referencia. Y una vez que tomes el tiempo en que las recorres, trabaja con base a ese número para reducirlo.

2. Controla tu respiración

La respiración es un factor significativo para mejorar tu ritmo en carrera; el no saber mantenerla estable infiere en la velocidad y ritmo con la que corres. Una respiración entrecortada y jadeante no es para nada beneficioso al correr. Al contrario, recibir una escasa cantidad de aire hará que te canses más rápido. Debes esforzarte por controlar tu respiración y mantenerla estable mientras corres.

¿Te fallan antes las piernas o la respiración cuando corres?

3. Utiliza pesas

Las pesas no son solamente para los entrenamientos de gimnasio, ¡también lo son para los corredores! Usar pesas te darán la fuerza, potencia y resistencia que necesitas para mejorar tu ritmo en carrera. Tienes dos opciones para incorporar las pesas a tu entrenamiento:

  1. Salir a correr con pesas en los tobillos.
  2. Hacer rutinas cortas de entrenamientos con pesas o gomas elásticas.

Cualquiera de las dos opciones que elijas servirá de ayuda. Cabe a destacar que no debes correr o hacer entrenamientos con pesas diariamente. Lo más recomendable es hacerlo dos veces a la semana, de esta manera te proteges de sufrir agujetas, o estar bajo riesgo de lesionarte.

4. Corre cuesta arriba

Una manera de darle fuerza a tus piernas para mejorar tu ritmo en carrera, es correr superficies empinadas. También puedes incluir cuestas abajo, pero no muy seguido porque el impacto que tiene en las rodillas no es muy beneficioso. Correr cuesta arriba te dará una mejor potencia para incrementar tu resistencia; puedes alternar cuestas arriba, superficies planas y escaleras.

5. La sencillez también cuenta

Hay otras formas sencillas para contribuir a mejorar tu ritmo en carrera. Aplicarlas no te costará nada, y además harán tu entrenamiento mucho más eficaz:

  • Salta la cuerda antes de correr: saltar la cuerda es una buena manera de calentar. Y también te dará la coordinación y fuerza en las piernas y abdomen que son necesarias para correr.
  • Usa zapatos cómodos: aunque no lo creas, el calzado es un factor importante. No uses zapatos que sean muy rígidos y pesados. Elige más bien ligeros y acolchados.
  • Contrae el abdomen: mantener el abdomen contraído mientras corres, no solamente marcará tus abdominales; sino que también te ayudará a tener una buena postura. Lo que es un factor esencial para correr de manera correcta.

Mejorar el ritmo en carrera le dará un giro considerable a tu estado físico y mental. Así que incorpora estos consejos y no desistas. Ser constante y no rendirte es la clave del éxito. Te sorprenderás al ver cómo con estos consejos podrás correr mayores distancias sin cansarte. No olvides hidratarte y comer bien, ¡el resto queda en poner a trabajar las piernas!