Aumenta tu resistencia corriendo de diferentes formas

Oscar Dorado · 12 noviembre, 2018
Si deseas aumentar tu resistencia a la hora de correr, este artículo es ideal para ti. ¡Toma nota!

Si deseas aumentar tu resistencia corriendo debes saber que puedes conseguirlo de diferentes formas. Por ello, en este artículo vamos a aprovechar para repasar las distintas modalidades que pueden hacerte mejor corredor y aumentar tu capacidad física.

Ciertamente, la mayoría de las personas que practican running deciden comenzar a correr con el objetivo de mejorar la condición física, pero también y sobre todo más correr rápido y por mayor distancia. Para conseguir esta puesta a punto es necesario habituar el cuerpo de manera progresiva.

Asimismo, el término resistencia hace referencia a la capacidad de mantener un esfuerzo más o menos sostenido durante un período prolongado de tiempo. De esta manera, cuando tienes mucha resistencia, puedes correr mucho tiempo sin cansarte. Para un corredor la resistencia es una capacidad básica, ya que le permite recorrer distancias más largas y disminuir el sufrimiento en carrera.

Tipos de entrenamiento running.

Es importante que sepas que la resistencia puede medirse con la respiración, a nivel cardiovascular y a nivel muscular, Este último tiene que ver con la capacidad de soportar el esfuerzo en el tiempo. Finalmente, la resistencia también se mide a nivel mental. En todo caso, vamos a descubrir algunos consejos que te permitirán aumentar la resistencia y llegar a ser un corredor más completo.

Distintas formas de correr para aumentar la resistencia

1.-Correr despacio

La primera de las formas de correr para aumentar la resistencia es correr despacio. Parece algo obvio, pero empezar a un ritmo pausado es una de las claves para conseguir aumentar el rendimiento. Y es que muchas personas empiezan exprimiendo al máximo en velocidad y se cansan a los pocos metros de comenzar la actividad ya que apenas pueden mantener ese nivel de exigencia.

Por ello, correr despacio es crucial si deseas construir a una buena base de resistencia y mejorar tu capacidad para optimizar el uso del oxígeno. Concretamente se trata de encontrar un buen ritmo de carrera que te permita aumentar la distancia hasta cansarte. Aquí cada uno debe probar en qué punto se siente cómodo y estable.

Natación vs running, ¿cuál de los dos es mejor?

En cuanto a la velocidad correcta, será aquella que te permite mantener una mínima conversación. Te recomendamos utilizar un monitor de frecuencia cardíaca para conocer cómo responde tu cuerpo. Además, correr a esta intensidad baja permite que el ritmo cardíaco disminuya gradualmente y que a la velocidad promedio progrese por el propio esfuerzo.

2.-Corre durante más tiempo

Una vez hayas adquirido el ritmo necesario como para realizar tus salidas, quizás haya llegado el momento de prolongar las sesiones. Con el fin de trabajar la resistencia, te animamos a que incluyas una salida más larga que las habituales en uno de tus entrenamientos semanales.

De hecho, si no tienes éxito y tu cuerpo no aguanta este nuevo impulso no debes preocuparte en exceso. Se trata de que poco a poco vayas cogiendo la forma hasta que te permita llegar a los niveles de forma deseados.

Para evitar cualquier tipo de lesión inesperada, lo ideal es añadir unos pocos minutos de carrera cada semana. Evidentemente, quizás tardes más hasta cumplir tus metas pero te asegurarás de llegar de la mejor manera. ¡Solamente necesitas mantener la persistencia y la motivación intactas!

3.-Sal a correr regularmente

Por último, te recomendamos que planifiques tus sesiones de entrenamiento regularmente. Y es que es mejor correr un poco, pero todas las semanas que mucho en períodos cortos y distanciados entre sí. 

Consejos para empezar a correr.

Al principio, salir a entrenar 2 veces por semana es una manera excelente de comenzar y una fuente segura de progreso para la resistencia. Te recordamos que más sesiones en el futuro inmediato pueden causar lesiones. Los dolores musculares prolongados son un signo claro de la necesidad de una parada completa y de una interrupción en la progresión.

Correr regularmente es una de las claves para progresar. Tu cuerpo se adaptará gradualmente a los esfuerzos que le pedirás que proporcione. Recuerda que trabajar con metas pequeñas ayuda a no desanimarse demasiado rápido.

Antes de acabar, no olvides que si deseas aumentar tu resistencia corriendo de diferentes formas es necesario que lleves una vida sana. Aspectos como el tabaco o el alcohol interfieren directamente en tu resistencia, así como no llevar una dieta adecuada para esfuerzos prolongados. Así que no olvides que el trabajo continúa una vez que finalizas las sesiones de entrenamiento. En todo caso, ¡estamos seguros que conseguirás lograrlo!