Beneficios de correr en la playa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Abel Verdejo el 28 febrero, 2019
Oscar Dorado · 26 febrero, 2019
Si vives en una ciudad costera, no puedes desaprovechar la tremenda ventaja de tener una playa para salir a ejercitarte. Te contamos todas las consecuencias positivas de hacerlo regularmente.

Para muchos corredores, hacer running sobre la arena de la playa no es tan fácil como puede parecer. No obstante, hacerlo ofrece muchos beneficios que pueden ayudarte a convertirte en un corredor más fuerte y mucho más rápido. En este artículo, vamos a contarte cuáles son los beneficios de correr en la playa.

Salir a trotar en la arena te permite disfrutar del sol, la brisa del océano y el sonido de las olas rompiendo, mientras disfrutas del ambiente único y, al mismo tiempo, realizas ejercicio físico. Cambiar las superficies de entrenamiento, los caminos y las rutinas no solo es bueno para tu físico, sino que también es positivo a nivel mental.

Ciertamente, la arena es una de las superficies más difíciles en las que puedes correr. Por esa razón, es recomendable dar a tu cuerpo el tiempo necesario para ajustarse antes de aumentar el tiempo y la intensidad, con el objetivo de minimizar el dolor y reducir el riesgo de lesiones. ¡Obtendrás un entrenamiento más desafiante en la misma cantidad de minutos que en el pavimento!

¿Cuáles son los beneficios de correr en la playa?

1. Quemas más calorías

Lo primero que debes tomar en consideración es que correr en la playa te permite quemar más calorías en comparación con correr en otras superficies más duras. El motivo radica en que tienes que esforzarte más y exigir a los músculos para mantener la estabilidad.

Este esfuerzo extra y el compromiso muscular requerido para correr en la playa provocan que se quemen más calorías que si lo hiciéramos en otro lado. Esto es realmente ideal para las personas que desean disminuir su tiempo de entrenamiento, pero que quieren mantener el nivel de condición física.

Elimina cosas de tu lista de ejercicios menos el cardio.

2. Fortalece tu cuerpo

Otro de los beneficios de correr en la playa es que implica que tengas que generar más fuerza para desplazarte. De este modo, comenzarás a desarrollar fuerza en los glúteos, los isquiotibiales, las caderas y los tobillos.

Ten en cuenta que correr, especialmente en la carretera o en una cinta de gimnasio, es un ejercicio repetitivo, plano y monótono, que puede provocar desequilibrios musculares en esas áreas.

Asimismo, debes tomar en consideración que hay un conjunto de músculos pequeños en la parte inferior de tu cuerpo, especialmente en el pie y el tobillo, que no utilizas cuando corres en carreteras pavimentadas, por lo que pueden debilitarse fácilmente.

No obstante, mientras corres por la playa, tu cuerpo se ve obligado a usar estos músculos para estabilizarte, ya que la arena crea una superficie inestable para el pie.

3. Un impacto menor

Debido a que la arena se desplaza debajo de ti, cuando corres en la playa, tu pie cae sobre una superficie que es más suave para el pie. Eso significa que la parte inferior de tu cuerpo recibe menos golpes y estrés al hacer este ejercicio.

Asimismo, correr sobre la arena también le da a los músculos de las piernas un entrenamiento efectivo sin el riesgo de lesiones por impacto. Otro beneficio es que ayuda a reducir el riesgo de calambres en las piernas.

4. Menos lesiones

Como hemos mencionado anteriormente, al aumentar el kilometraje en la arena, pondrás menos tensión en las articulaciones que soportan peso, como las caderas, las rodillas y los tobillos. Este hecho puede ayudar a disminuir el riesgo de lesiones asociadas al impacto, como las fracturas por estrés.

En cualquier caso, si deseas reducir el riesgo de sufrir cualquier tipo de lesión, te recomendamos aumentar lentamente la duración de tus sesiones de running playero en lugar de usarlo para reemplazar tu actividad de entrenamiento regular.

5. Más diversión

Por último, optar por una superficie suave como la arena es una forma inteligente de agregar diversidad a tu rutina de entrenamiento. En este sentido, uno de los mayores beneficios de correr en la playa es que se trata de una actividad ideal para relajarse después de un día intenso de trabajo.

Correr en la playa es una manera perfecta para variar la rutina de siempre.

Cambiar las superficies de carrera o las rutas no solo es bueno para tu físico, sino que también es beneficioso para tu mente. De hecho, correr en la arena ayuda, entre otras cosas, a divertirte y a despejar tu mente, pero también complementa tu entrenamiento de manera eficaz.

Antes de finalizar, vale recordar que, si deseas iniciarte como corredor en la playa, las primeras carreras deben ser en la arena dura y húmeda junto al agua. El mejor momento es durante la marea baja o bajada, ya que crea la superficie compacta para correr.

  • Pinnington, H. C., & Dawson, B. (2001). The energy cost of running on grass compared to soft dry beach sand. Journal of Science and Medicine in Sport, 4(4), 416–430. https://doi.org/10.1016/S1440-2440(01)80051-7