Cómo evitar parar durante tus carreras

Este artículo fue redactado y avalado por Yamila Papa Pintor
· 25 febrero, 2019
Para el running, la preparación de cara a una competencia lo es todo. De hecho, es el principal punto a atender si deseas completar tus pruebas sin detenerte.

Algunas personas podrán decirte que es mejor hacerte a un lado cuando ya no puedes más… otras te recomendarán que lo mejor es evitar parar durante las carreras. En este artículo, te contamos sobre esta segunda opción y cómo llegar a implementarla.

¿Caminar en una carrera?

Quizás hayas experimentado esa sensación de que las piernas ya no responden y, por más de que te esfuerces, no avanzas ni un metro. Muchos atletas optan por abandonar la carrera antes de seguir corriendo y terminar lesionados o con los músculos sobrecargados.

Otra opción es reducir la velocidad, ponerte en uno de los laterales de la pista y caminar, con un paso lo suficientemente rápido como para no quedar último y lo suficientemente lento como para no lastimarte ni sobresforzarte.

Es muy importante que sigas y que no te detengas. Si haces esto último, volver a empezar será casi imposible, porque el cuerpo ya estará en la etapa de descarga de adrenalina y en ‘modo descanso’.

Sin embargo, si las piernas ya no te dan más y aún así quieres terminar la carrera, entonces la mejor alternativa es caminar. Así, recuperarás energías y podrás volver al ritmo de antes poco a poco, o simplemente llegar a la meta trotando ligeramente.

Si tomas la decisión de caminar en una carrera, presta atención a tus compañeros. Corre lento hacia los costados para que nadie tropiece ni se tope contigo. Esto puede ser molesto y peligroso para alguien que está llevando un buen ritmo; tener que detenerse por otra persona puede restarle segundos vitales.

Cómo evitar parar en las carreras

Si preguntas a los runners de qué manera evitar parar durante una carrera, la respuesta que más te darán será ‘preparándote mejor’. Esto quiere decir que, en realidad, todo lo que suceda antes de la maratón o carrera es tanto o más importante de lo que pasa durante la competencia.

Para correr una maratón completa, es necesaria una preparación minuciosa y exigente.

Si no quieres detenerte en una carrera, ni tampoco en el entrenamiento, te damos algunos consejos:

1. Comienza despacio

Sobre todo en las maratones que son muy extensas, si sales con todas las fuerzas es probable que enseguida te agotes y quieras detenerte. En algunos casos, el ritmo de los demás corredores es lo que determina tu propia velocidad, pero trata de empezar lento e ir incrementando el esfuerzo con el paso de los kilómetros. Verás que de esta manera tienes más ‘resto’ físico para llegar a la meta.

2. Hidrátate lo necesario

Hay quienes dicen que beber te hace tener cada vez más sed cuando haces ejercicio, sobre todo si consumes bebidas deportivas y no agua. Además, debes tener en cuenta que, a mayor ingesta de líquidos, más ganas de ir al baño tendrás… ¡y eso hará que te detengas o incluso que abandones la carrera!

Esto no significa que no puedes hidratarte en toda la carrera, pero sí que raciones el consumo de líquidos en el transcurso. Tampoco te olvides de orinar unos minutos antes de ir hacia la línea de salida.

3. Come liviano

Es verdad que ingerir hidratos de carbono nos da la energía explosiva que necesitamos para hacer ejercicio (por eso muchos atletas consumen un plato de pastas antes de la competencia). Sin embargo, un exceso de comida puede generar molestias estomacales, ganas de defecar o cualquier otro efecto que reduzcan tus posibilidades de correr sin detenerte.

4. No corras lesionado o dolorido

Pensamos que, cuando empezamos a correr, los músculos entran en calor y los dolores desaparecen como por arte de magia. No obstante, pueden aparecer en el momento menos adecuado.

Para evitar parar durante la carrera, te recomendamos que directamente no comiences una si no estás en condiciones físicas. Lo mismo para las sesiones de entrenamiento.

Errores al preparar una maratón.

5. Sé constante y descansa

No importa cuantos kilómetros tenga la próxima carrera que deseas hacer, ni el tiempo que falta para que comience. Es fundamental que entrenes los días estipulados… no hay excusas válidas.

Claro que eso no quiere decir que puedes correr todos los días, esforzarte más de lo que tu cuerpo soporta y terminar lesionado. Los descansos entre sesiones son fundamentales para estar 100 % preparado el día de la carrera.

Si quieres evitar parar en una competencia, también te aconsejamos que elijas un plan de entrenamiento correcto, que ciertos días de la semana trabajes musculatura con aparatos del gimnasio y que escuches a tu cuerpo antes de una carrera. No te empecines en correr si no te encuentras capacitado.

  • Geiringer, S. R. (1995). The biomechanics of running. Journal of Back and Musculoskeletal Rehabilitation. https://doi.org/10.1016/1053-8127(95)00140-J