Cómo me puedo hidratar en una carrera

Yamila Papa Pintor 13 septiembre, 2018
Si vas a participar en una carrera, uno de los aspectos que debes tener siempre en cuenta es el de la hidratación durante la realización de la prueba; descubre algunos consejos que pueden venirte bien para mejorar tu rendimiento y salud

Una de las ‘preguntas del millón’ para los runners es ¿cómo me puedo hidratar en una carrera? Ya que beber líquidos es fundamental durante la competencia y llevar una botella contigo sería complicado, en este artículo te damos algunas claves.

Consejos para poderse hidratar en una carrera

No hay dudas de que uno de los momentos clave en las competencias es cuando de repente nos agarra mucha sed y no sabemos qué hacer. Muchos runners cometen ciertos errores con respecto a la hidratación y luego pagan las consecuencias. Por ello, presta atención a estos consejos de cómo poder hidratarnos en una carrera:

1. Bebe agua antes de la competición

No es necesario que sean dos litros porque luego tendrás ganas de orinar y no podrás terminar la carrera, pero si es bueno que bebas un vaso de agua para soportar los primeros kilómetros de la competencia sin tener sed.

Beber agua al correr con calor.

Por supuesto que la hidratación adecuada debe cumplirse los días previos y durante el entrenamiento. Así el organismo llegará a la competición de la mejor manera posible.

2. No te saltes los avituallamientos

Se trata de esas mesas o ‘paradas’ donde se pueden tomar un vaso o una botella de agua (o bebida con electrolitos). En algunos casos hay personas que las ofrecen a los atletas a medida que pasan.

Uno de los típicos errores es saltarse uno porque justo en ese momento no se tiene sed o porque se cree que se puede aguardar hasta la siguiente posta. Sin embargo, la deshidratación comienza mucho antes que los síntomas de boca seca y ganas de beber agua.

Por algún motivo, esos puestos están a cierta distancia y no es algo ‘azaroso’ sino pensado en el bienestar de los corredores. Por lo tanto, recoge el recipiente que te ofrecen y bébelo despacio mientras sigues corriendo. ¡Son solo cinco segundos de desvío que agradecerás infinitamente!

3. No lleves bebidas

La gran mayoría de las carreras cuentan con cierta organización que prevé las necesidades de los atletas. Por lo tanto, habrá agua o bebidas para que consumas durante el recorrido. Si decides llevar tu propia botella de agua añadirás más peso y estarás incómodo, además se puede caer al piso y hacer que otro corredor se tropiece (eso sin contar la suciedad que dejarás en la pista).

4. Cuidado con el ‘tránsito’ en los avituallamientos

El correr como ‘zig zag’ esquivando deportistas que se amontonan frente al avituallamiento puede generar accidentes. Por eso, es muy importante que prestes atención a los que vienen detrás o están a tu alrededor.

Ten en cuenta que los puestos de hidratación suelen estar en ambos lados del camino, por lo tanto, puedes optar por cualquiera de los dos. A su vez, el organizador de la carrera informa a los corredores para que sepan cada cuantos kilómetros se les provee agua. Así estarás más preparado.

5. ¿Detenerse o seguir?

Esta pregunta es casi como el ‘ser o no ser’ de Hamlet. Pues esto depende mucho de cada persona y de cómo se encuentre en el momento de llegar al puesto de hidratación. Algunos aprovechan para tomarse un mini descanso de un minuto (o menos) y otros reducen la velocidad mientras están bebiendo y dando pequeños sorbos a la botella o vaso. En el primer caso, ponte a un lado para dejar pasar a los demás.

Lo que sí, te aconsejamos que no intentes beber de golpe todo el líquido para no perder segundos en la carrera, ya que eso te puede traer náuseas o malestar.

El poderse hidratar en una carrera es muy importante si queremos llegar a la meta en buenas condiciones. Beber poco en cada puesto evitará la sed y las ganas irrefrenables de orinar.

Te puede gustar