Correr solos o en grupo

Es una de las dudas que nos pueden surgir cuando queremos empezar a entrenar, ambas tienen sus ventajas, las que se ven a simple vista y las más técnicas, sin olvidarnos de que el objetivo y la preferencia juegan un papel clave

¿Correr solos o en grupo? Parece una pregunta fácil, pero tiene muchas implicaciones. Aunque muchos expertos sugieren combinar ambas opciones, hay quienes prefieren ceñirse a sus hábitos en solitario; hay personas que buscan socializarse y contagiarse de la vitalidad de un equipo.

La elección de correr solos o en grupo depende, principalmente, de las preferencias del atleta, pero pueden incidir otros factores. Destacan la compatibilidad de horarios, la disponibilidad de tiempo y el nivel físico. Además, influye el tipo de rutina, el objetivo del entrenamiento y el lugar.

Existen personas que no corren solas por considerarlo aburrido. Pero también hay quienes lo hacen en grupo y terminan por extralimitar sus capacidades. Conviene evaluar la condición individual antes de decantarse por cualquier alternativa. Ambas tienen ventajas, pero deben saber aprovecharse.

Una chica estirando para correr.

¿Por qué correr en grupo?

La posibilidad de socializar en niños y adultos es quizás una de las mejores bondades de correr en grupo. El atleta se sentirá parte de un equipo y esto, a su vez, le generará mayor bienestar y confianza. Se suma además el compromiso de lograr el éxito en conjunto, fomentando así el compañerismo y la perseverancia.

En esencia, el corredor podrá aumentar su círculo social y codearse con individuos que comparten sus mismos intereses. Creará lazos sociales importantes, aprenderá a seguir normas y afianzará valores como el respeto, la solidaridad y la responsabilidad. Pero no sólo eso, hay otras ventajas:

  • Menos peligro. Cuando un corredor tiene colaboración extra, está más protegido ante contratiempos. Por ejemplo, una caída, deficiencia en la hidratación o mareos, son riesgos que pueden producir situaciones no deseadas.
  • Dominio de información. Para quien se inicia en el running es vital contar con la compañía de alguien con experiencia. Le aportará seguridad y conocimientos, disminuyendo así la posibilidad de errores (pérdidas en el terreno, uso de calzado inadecuado o malas prácticas.)
  • Motivación. Correr en grupo significa un impulso adicional; imprime fuerza y ánimo en esos momentos en los que el cuerpo desfallece. El ser humano es competitivo, y eso ayuda a lograr mejores resultados. Cuando se precisa hacer series y repeticiones, no hay nada mejor que correr en grupo.

Cinco ventajas de correr solos

La libertad de escoger el terreno, el día y la velocidad, lleva a infinidad de personas a correr solas. Por lo general son personas que no tienen horarios flexibles, que corren por hobby o que simplemente aprecian su soledad. Esta elección ofrece algunas comodidades:

  • Compás. Marcar un ritmo propio, vigilando con atención las sensaciones particulares, representa una gran ventaja. Al correr solo no es necesario disminuir o aumentar la rapidez porque otros lo digan, tampoco se requiere cambiar la ruta porque los demás lo sugieran.
  • Concentración. Si corre solo el deportista podrá concentrarse en sí mismo. Esto no implica que dejará de lado su vida social o que no concebirá la idea de correr acompañado alguna vez. Sólo significa que tomará ese tiempo de soledad para poner en orden sus pensamientos, sentimientos y sucesos del día.
  • Influencias. Especialmente para los principiantes, la decisión de correr solos o en grupo puede marcar el nivel de presión. En solitario no se sentirán comprometidos a igualar a sus compañeros con mayor experiencia y mejor nivel físico. Tomarán el entrenamiento con calma, paso a paso, según sus requerimientos y potencialidades.
  • Horarios. Tan sólo el corredor sabrá cómo incorporar la nueva rutina a su agenda; si se acostumbra a correr solo no se desmotivará por no poder cumplir con las horas o los tiempos.
  • Recuperación. Si el corredor se recupera de una lesión reciente, es esencial que regrese a su entrenamiento sin alguien que lo acompañe. De esa manera, no se sentirá forzado a seguir el ritmo del otro runner.

La elección de correr solos o en grupo

La determinación de correr solos o en grupo es muy personal. No es lo mismo correr para liberar el estrés, que para bajar de peso o participar en una competencia. Tampoco será igual si se comenzó a correr hace cinco meses o hace cinco años; quizás convenga variar para aprender y disfrutar.

No obstante, hay cuestiones que se deben valorar:

  • Correr solo puede aburrir e inducir a una retirada.
  • Correr solo puede hacer que el corredor se estanque. No tendrá referencias, ni a quién superar.
  • Si no se tiene experiencia, correr solo puede derivar en lesiones por hábitos inadecuados.
  • La capacidad de aguante pareciera ser menor cuando se corre solo. Es fácil distraerse y no seguir el norte cuando se está solo.
  • Correr acompañado tiene riesgos si se pretende seguir el paso de un veterano. No se debe intentar igualar la marca de nadie, si no se está a su mismo nivel.
  • Conversar mientras se corre en grupo altera la concentración. También descordina la respiración y las zancadas.
  • Cuando se corre en grupo resulta complejo coincidir en horarios y esto también desmotiva.
Categorías: Running Etiquetas:
Te puede gustar