Correr al aire libre o en el gimnasio ¿Cómo elegir bien?

Adrián Pérez · 18 febrero, 2018
Correr es quizás el ejercicio más fácil de practicar, dado que no necesita de un gran equipamiento, y sobre todo, a que podemos hacerlo tanto en la calle como en el gimnasio

Lo cierto es que correr en ambas modalidades tiene seguidores y detractores. Hay aquellos que dicen que al aire libre obtendrás mejores resultados, debido a que habrá mayor resistencia. Y si hablamos de estar en una cinta en un gimnasio, podrás practicar hasta en época o clima adverso.  Así que, ambas tienen sus ventajas y también algunas desventajas.

¿Ir a correr o asistir al gimnasio? ¿Por cuál decidirse?

Mucho dependerá de tus hábitos y el tiempo que desees invertir. De ahí que tendremos muchos factores a considerar, como por ejemplo, si eres amante de la  naturaleza, te sentirás inclinado a estar en pleno contacto con ella y correr en terrenos naturales.

Pero, si quizás tu tiempo es limitado, verás como mejor opción acudir a un gimnasio. Sin embargo, en ambas modalidades podrás obtener buenos resultados y todo irá ligado a tu esfuerzo y buena actitud.

Comparativa de correr al aire libre o sobre cinta

Una de las ventajas de correr al aire libre es que si lo practicas en zona natural abierta, la inhalación de oxígeno puede potenciar tu rendimiento. Allí, la pureza del aire y su calidad actuarán también sobre tu mentalidad y actitud, lo que te impulsará a seguir, debido a que la fatiga de una actividad repetida disminuirá porque el trayecto te permitirá visualizar cosas o paisajes diferentes.

No queriendo decir con esto que correr sobre cinta en un gimnasio será aburrido. Además, el suelo podría presentar un desafío para ti si la ruta no es bien escogida. Por ejemplo, los terrenos irregulares podrían aumentar el riesgo de una lesión y entorpecer la coordinación, y si el terreno es demasiado duro, tus articulaciones pueden sufrir mucho por lo continuo del movimiento.

Por otro lado, el correr sobre cinta en un gimnasio lo podrás realizar hasta en condiciones climatológicas adversas. Podrás valerte de la tecnología para llevar tu registro de distancia y calorías consumidas. No habrá cambios bruscos por diferencias en el terreno, lo que hace que correr en gimnasio sea de ritmo más constante. Sin embargo, para algunos se vuelve un tanto monótono.

 ¿Qué debes tomar en cuenta al correr al aire libre o en gimnasio?

Como habrás  visto, hay varios factores a considerar como lo son el tiempo y las calorías. Aunque ninguna de estos dos son un punto de tanto peso, ya que se dice que la diferencia entre correr al aire libre o en gimnasio es de un 5% con relación a la pérdida de calorías. Y el tiempo tampoco es determinante, debido a que podría hasta jugarte en contra si estás afuera y el clima cambia abruptamente.

Pero lo que si debes tomar en cuenta es que si corres al aire libre, debes dar mayor atención a la hidratación,  porque no solo es tu esfuerzo físico, sino que te expones al viento y al sol, y si llevas muchos implementos o indumentaria para protegerte de ellos, estos podrían entorpecer tu movilidad.

En cambio, en la cinta deberás complementar el ambiente con algunas ayudas, por ejemplo, música, o quizá colocar la caminadora frente a una ventana que te ofrezca una buena vista y así por el estilo. para evitar o reducir la fatiga.

Aspectos que señalan ventajas y desventajas

Correr al aire libre genera mayor esfuerzo. Sin embargo, no es algo que no  se pueda conseguir en la cinta, si varias el ángulo de inclinación tan solo de 1-3 grado.

Cuando corres al aire libre puedes ir a una mayor velocidad. Algo que no consigues en la cinta naturalmente, dado que la referencia visual juega un papel determinante al momento de exigirle a tu cuerpo.

Y por último la seguridad. En el gimnasio reduces en parte los riesgos a torceduras, golpes y alguna otra lesión, pero no del todo, ya que si pierdes el ritmo podrías caer igual y lesionarte de consideración. Pero, correr sobre la cinta aventaja al correr al aire libre por la superficie uniforme de esta.

Tú decisión

En conclusión, parece que correr al aire libre trae mayores beneficios. Es tu decisión, lo importante es que lo hagas, pero lo que  debe prevalecer es que puedas hacer o practicar la modalidad que en realidad te agrade, y así la disfrutarás más.

Si tu decisión es darle atención a tu salud y aspecto físico, ambas modalidades te ayudarán. Es más, quizá hasta podrás en algún momento alternarla y podrás ver y sentir por ti mismo cual te motiva más a seguir corriendo.