¿Corres en la posición correcta? Corrige los errores más habituales

Fernando Clementin · 20 abril, 2018
Hay un modo indicado para correr que potencia el rendimiento y reduce el cansancio y el riesgo de lesiones, por lo que debemos intentar correr de la forma correcta

Correr es una de las primeras acciones que aprendemos en nuestra vida, después de caminar y, en muchos casos, hablar. No obstante, a pesar de que lo hacemos prácticamente todos los días y en muchas actividades deportivas, no todos lo practican de la manera más apropiada. Sigue estos consejos y evalúa si corres en la posición correcta.

¿Alguna vez te has preguntado si corres en la posición correcta? Cada deporte tiene su técnica; los futbolistas deben saber patear, los jugadores de baloncesto aprenden a tirar y los tenistas cómo usar una raqueta. Lo mismo pasa con los corredores.

Cómo saber si corres en la posición correcta

Hay algunos parámetros que se tienen en cuenta para evaluar la posición de una persona al correr. Entre ellos, se encuentran la pisada, el braceo, la postura corporal y la respiración. Estos son los errores más comunes en lo que respecta a estas acciones:

Pisar mal

Chica corriendo al lado de la playa.

Lo ideal es tocar el piso con el medio del pie o incluso con las puntas. Si ‘taloneamos’ lo único que lograremos será frenar la carrera y quitarle fluidez al movimiento.

¿Cómo evitarlo? Lo primero es entrenar a conciencia. Muchos corredores entrenan descalzos sobre una superficie blanda (como el pasto) para ejercitar este punto.

Por otro lado, también debes encontrar la zancada ideal de acuerdo a la longitud de tus piernas. Verás que cuanto más estires los pasos, más caerás con los talones. En este sentido, acortar el tiempo de contacto con el piso ayudará a reducir el consumo de energías en cada paso.

Bracear incorrectamente

El braceo es muy importante a la hora de armonizar movimientos y generar equilibrio. Sin embargo, si se lo hace mal puede producir un consumo energético contraproducente para la eficiencia del corredor.

Estas son algunas de las maniobras que no debes hacer al bracear:

  • No hacer una rotación lateral excesiva. El brazo no debe superar la mitad del torso.
  • Dejar hombros y brazos rígidos para correr.
  • Separar demasiado los codos del cuerpo.
  • Llevar los brazos en un ángulo mayor a los 90 grados.

Mala postura del cuerpo

La posición del cuerpo es esencial para lograr el equilibrio adecuado, evitar un desgaste innecesario y, de este modo, mejorar la resistencia. Para correr bien, lo primero es que la espalda debe estar erguida y los abdominales deben ejercer cierta tensión. De este modo, lo que conocemos como core se mantendrá estable.

Cuál es la mejor hora para salir a correr

En cuanto a las caderas, lo mejor es procurar que la pelvis se mantenga en vertical mientras corremos. Adelantar demasiado el tronco, muchas veces producto de la impaciencia o la ansiedad por llegar antes a destino, también está mal.

Asimismo, la cabeza debe permanecer recta, alineada con el tronco y la pelvis. Este es un error extremadamente común en muchos corredores: correr mirando hacia el piso. Además de la postura corporal, esto afecta la respiración. Los ojos deben mirar al piso, claro, pero a una distancia mínima de diez metros por delante de donde el corredor se encuentra.

Finalmente, reiteramos la importancia de controlar y medir la zancada. Si es demasiado larga, además de lo comentado previamente con respecto al punto de apoyo del pie, corres el riesgo de que este caiga por delante de la cadera. La técnica ideal indica que debe caer por debajo de la cadera.

La respiración, un factor clave

Una vez que hayas cerciorado que corres en la posición correcta, debes evaluar también tu respiración. Este es un factor clave para los corredores, dado que afecta directamente la resistencia y el rendimiento.

Aunque de chicos nos enseñen a inhalar por la nariz y exhalar por la boca, esto no es suficiente en los atletas. Como requieren mayor cantidad de oxígeno, lo recomendable es que absorban aire por ambas vías y lo boten por la nariz.

Consejos para empezar a correr.

Por otro lado, la frecuencia de respiración tendrá mucho que ver con el ritmo y la capacidad de cada atleta. Sin embargo, se sugiere que se inhale cada 3 o 4 segundos y que se exhale cada 3. Así, la respiración será siempre moderada y nos abastecerá adecuadamente.

En última instancia, debes recordar que la respiración está ligada a la postura. Si logras correr con la técnica correcta, estarás mejorando también tu capacidad aeróbica.

Con todos estos consejos, estarás listo para practicar y darte cuenta si corres en la posición correcta, con los beneficios que ello implica. Todos estos movimientos pueden aprenderse y mecanizarse, por lo que la práctica y la concentración te permitirán hacerlo innatamente con el paso del tiempo.