Diferencias entre correr en cinta y en la calle

Alvaro 12 abril, 2018
Correr es una actividad muy saludable, nos ayuda a despejar el estrés de nuestra mente y mantenernos en forma, pero hay diversas maneras de practicar running, por lo que vemos las ventajas y desventajas de correr en la calle o en la cinta

Creo que no hace falta ser un experto en fitness running para darse cuenta de que no son la misma actividad pero… ¿existen realmente diferencias entre correr en cinta y en la calle?.

Hay días en que, por determinadas circunstancias, nos es imposible salir a correr a la calle, ya sea por condiciones climatológicas o porque no requerimos del tiempo necesario. En estos casos, indudablemente, el mejor sustituto es hacerlo en una cinta, que se convierte así en una buena herramienta para los amantes del running.

Sin embargo, correr en cinta no es igual que hacerlo al aire libre,  donde factores como la resistencia del viento o la superficie pueden aumentar o disminuir nuestro esfuerzo a una misma velocidad.

La zancada

Consejos para empezar a correr.
En caso de mal tiempo extremo, siempre cabe la opción de correr en máquina.

Son nuestros músculos isquiotibiales los que se encargan de generar la tracción necesaria para que nuestro centro de gravedad se vea propulsado hacia adelante en la carrera a pie.

Empezando por esto, en la cinta se ven menos solicitados y, por ende, perjudicados, ya que el propio movimiento del apartado nos ayuda a avanzar.

Paralelamente, se produce una reducción en la fase de apoyo plantar, donde se reduce la amortiguación del impacto. De esta manera, nuestra musculatura extensa tendrá una menor demanda de trabajo.

Teniendo en cuenta esto, la manera en que realizamos la zancada en cinta no es exactamente igual a la que realizamos al correr en la calle, pero es prácticamente la misma ¿Cuáles son estas pequeñas diferencias?.

Esta modificación en la manera de trabajar de nuestros músculos, hace que la cinta sea un aparato ideal para conseguir mejorar la frecuencia de zancada, es decir, el número de zancadas que damos por minuto, pero perjudicial para aquellos que busquen mejorar la longitud de la misma.

Es habitual ver como, deportistas que tienden a correr en cinta, tienen una frecuencia de zancada elevada pero una longitud de la misma baja.

Además de esto, suelen tener un mayor riesgo de sufrir descompensación, ya que la musculatura anterior tiende a estar más solicitada que la anterior si realizamos la actividad en la cinta. Esto puede traducirse en un aumento del riesgo de sufrir lesiones de rodilla.

Lo que podría parecer un punto negativo para la cinta, se invierte si hacemos uso de ella para atletas que acaban de salir de una lesión debido al menor impacto articular comparado con la carrera por la calle.

Se puede producir un buen tándem entre ambas ‘modalidades’ si hacemos uso de la cinta en los inicios del atleta para, posteriormente, salir a la calle que es donde deberá competir; y reservando la cinta para mejorar su técnica de carrera, aumentar la calzada sin que se produzca una disminución de la amplitud  (cosa que no nos interesa).

Conoce: Estiramientos después de correr, importancia y beneficios

Percepción de la velocidad

Los beneficios de correr para el cuerpo humano

Uno de los beneficios de la cinta es poder establecer una velocidad de ritmo predeterminado para correr de forma constante sin preocupaciones (salvo que queramos aumentar el riesgo de caernos acelerando la marcha).

La percepción que tengamos de la velocidad no afectara al ritmo de carrera cuando nos subamos a la cinta; por el contrario, al correr al aire libre, la percepción de la velocidad puede verse afectada por múltiples factores.

Tu estado de ánimo

Un motivo añadido para elegir correr al aire libre frente a hacerlo en el gimnasio es la influencia que puede tener en tu estado de ánimo.

La Universidad de Glasgow llevó a cabo un estudio en el que concluyó que, si bien nuestra actividad en el gimnasio es importante, agregar actividades físicas al aire libre puede ayudar a aumentar nuestro bienestar.

Tras analizar la información de casi 2 000 participantes del Estudio de Salud Escocés del año 2008, se encontró que personas que habían entrenado en espacios verdes y rodeados de árboles fueron un 50% más propensos a tener una mejor salud mental frente a aquellos que lo habían hecho en espacios cerrados. Todo esto se vio reflejado en mejorías del sueño y en una considerable reducción en los niveles de estrés y depresión.

Esto les llevó a concluir que se podía, perfectamente, asociar el ejercicio al aire libre con una disminución en la tensión, confusión, ira y depresión frente a actividades en ambientes cerrados.

Es decir, correr al aire libre te pondrá de mucho mejor humor!

¿Conclusión?

Podemos decir que, la cinta tiene un mayor riesgo de caída -sobretodo en personas sin experiencia-, lo cual también es aplicable a personas de cierta edad debido a que el equilibrio en estas máquinas es más complicado que caminando o corriendo por la calle.

Te puede gustar