¿Es mejor caminar o correr?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Abel Verdejo el 12 diciembre, 2018
Yamila Papa Pintor · 13 diciembre, 2018
Los ejercicios físicos presentan muchas variables, que se adaptan perfectamente a los gustos y las necesidades de quienes los practican. A ti, ¿te gusta más correr o caminar?

Muchos deportistas, ya sean profesionales o amateurs, se preguntan si es mejor caminar o correr. Si también tú tienes esta inquietud, te recomendamos que leas el siguiente artículo, en el que te contaremos más al respecto.

¿Caminar o correr? Esa es la cuestión

La moda de hacer running se ha instalado y parece que cada vez suma más adeptos. Sin embargo, no es una actividad para aquellos cuyo estado físico no es el mejor o para quienes padecen ciertas enfermedades.

Como son millones las personas que desean mejorar su estado de salud a través del ejercicio, y en muchos casos la alimentación, es bueno saber qué disciplina o actividad es recomendable en cada caso.

Algunos dicen que correr es mejor porque quema más calorías o nos hace transpirar más. Otros afirman que caminar es más entretenido y lo puede hacer cualquiera. Entonces, ¿es mejor caminar o correr?

Pros y contras de cada deporte

El running

Cuando intentamos comparar ambas actividades, nos damos cuenta de que son totalmente diferentes. Desde luego, cada una tiene sus beneficios y sus contraindicaciones.

Comencemos por las ventajas de hacer running: se trata de una actividad física de cierta intensidad, que mejora el ritmo cardíaco, refuerza el sistema inmunitario, ayuda a perder peso y a trabajar todos los músculos de cuerpo, y no solo de las piernas.

Para poder disfrutar de todos estos beneficios, es preferible correr al aire libre y no en la cinta del gimnasio. Por ende, será conveniente abriguarnos bien en invierno o protegernos del calor y el sol en verano.

En la esquina opuesta, es importante señalar que para hacer running se requiere cierto estado físico; es decir, hay que llevar tiempo entrenando o manteniéndose en actividad. Además, en comparación con la caminata, correr aumenta bastante la posibilidad de sufrir lesiones en las rodillas, los pies o los talones.

Por otra parte, aquellas personas que padecen ciertas enfermedades tales como la artritis o la osteoporosis deben llevar a cabo una rutina más ligera, y siempre bajo supervisión médica.

Consecuencias de hacer running.

La caminata

Pasemos ahora a hablar de la segunda actividad en cuestión: la caminata. Se suele creer que es algo para personas de la tercera edad o para individuos obesos; también se suele afirmar —erróneamente— que no brinda tantos beneficios como el running.

Sin embargo, todo esto no es verdad. Entre las ventajas de salir a caminar al menos tres veces por semana, encontramos:

  • Reduce el colesterol.
  • Controla la diabetes.
  • Equilibra la presión arterial.
  • Mejora la salud cardíaca.
  • Fortalece el sistema inmunitario.

En el caso de las personas con sobrepeso, caminar es lo primero que se les recomienda cuando consultan con un médico. Una vez que hayan perdido cierta cantidad de kilos, podrán sí aumentar la intensidad del ejercicio.

Caminar es el punto de partida para sumergirnos en el maravilloso mundo de los deportes, incluso para aquellos que siempre han sido sedentarios. De este modo, de a poco irán sumando más complejidad a la rutina.

Por ejemplo, pasarán a hacer caminata nórdica con bastones, trotar en la montaña, etc. Al analizar los resultados obtenidos, no querrán más volver a la vida que llevaban antes.

En cuanto a las contras de caminar, quizás podríamos decir que es una actividad ligera y que no a todos les gusta, principalmente si están acostumbrados a cierta intensidad en sus rutinas cotidianas. Asimismo, a algunos les aburre que el paisaje pase demasiado lento o se tarde demasiado en dar una vuelta a la manzana.

Una pareja caminando por la playa.

Conclusión: ¿Es mejor caminar o correr?

Basándonos en todo esto, no podemos decir que es mejor caminar o correr, debido a que todo depende de varios factores. Para algunos, el running seguirá siendo lo máximo en cuanto a ejercicio se refiere; para otros, caminar será aquello que les ha cambiado la vida como nunca habían imaginado.

Es que en realidad, la respuesta a la pregunta inicial tiene más que ver con los gustos, la edad, las expectativas y los objetivos que cada uno tenga. Ninguna de las dos disciplinas es mejor o peor que la otra; simplemente son diferentes.

Si quieres tener más resistencia, haz running; para hacerle frente a la obesidad, entonces camina. En caso de que busques tener músculos bien formados, corre; si lo que quieres es pasar un rato entretenido en el parque, entonces opta por una caminata ligera.

En cualquier caso, lo importante es hacer una actividad física que nos guste, nos haga bien y no sea una carga o una obligación. ¡Disfrutar del ejercicio es posible si encontramos aquello que nos encanta!

  • Segers, V., Aerts, P., Lenoir, M., & De Clercq, D. (2006). Spatiotemporal characteristics of the walk-to-run and run-to-walk transition when gradually changing speed. Gait and Posture. https://doi.org/10.1016/j.gaitpost.2005.09.006