7 cosas que tienes que hacer para empezar a correr ya

Antes de comenzar a correr merece la pena asesorarse sobre aspectos a tener en cuenta, sobre todo si solemos hacer una vida sedentaria

Si de verdad estás decidido a empezar a correr, debes saber que te permitirá estar en forma, mejorar tu salud e incluso sentirte mejor contigo mismo, debido a que te llevará a pensar en ti y evaluar mejor tus propósitos.

Pero si el problema es que no sabes cómo iniciarte y a qué ritmo, aquí te ayudaremos no solo a que des el primer paso, sino también para que mantengas la motivación correcta.

Motivación correcta

Es posible que lo hayas intentado muchas veces, pero al final lo abandonas. Quizás las ocupaciones del trabajo, tu hogar, familia hacen que esta nueva actividad carezca de espacio en tu horario, y por esta o alguna otra razón no le des continuidad a la decisión de empezar a correr.

Correr resulta una de la actividades más dinámicas que existen. Te permite un paseo rápido y la meditación activa en el recorrido. Es una actividad en la cual te pones retos personales y luchas contra tu mente de que si puedes lograrlo. Además, te permite la extensión de todas tus extremidades, por lo que la relajación será bastante completa.

Es un entrenamiento de cuerpo y mente, por lo que tú autoestima mejorará. Sin embargo, toma en cuenta que empezar a correr desde cero es un proceso. En primer lugar, debes trabajar progresivamente para crear ese hábito en tu vida, hasta el punto que tu cuerpo y mente te lo pidan.

Esto es debido a que tus músculos necesitarán cierto tiempo para lograr su elasticidad y fortaleza para correr, y lo mismo demandará tu corazón y pulmones.

7 factores a considerar para empezar a correr

Si estas iniciando de cero, es importante que aprendas a dividir un período de entrenamiento por etapas. Y por favor no te compares, ya que cada persona difiere en condición física. Por lo menos ya te levantaste del sofá y estás dispuesto a empezar a correr, así que presta atención a los siguientes puntos:

Tu propio ritmo

Consejos para empezar a correr.
Al principio, debemos tener objetivos realistas, y descubrir cuál es nuestro ritmo.

No se trata de que sigas un horario estricto de tiempo y kilómetros. La idea es que tu mismo sepas cuándo y cuánto avanzar, o si es necesario cambiar de ruta. Aprende a leer tu propio cuerpo según el esfuerzo exigido, claro, tampoco lo autocomplazcas. Recuerda que se puede generar una lucha interna en tu mente de querer volver al sofá.

Venciendo excusas

Uno de los primeros desafíos que no tarda en aparecer es: “No tengo ropa ni calzado”. Pero, para iniciarte no vas a requerir indumentaria profesional, pero si unos calzados cómodos y de cierta resistencia.

Con relación a la ropa, esta debe ser ligera, y si bien existen en el mercado varias opciones de moda deportiva, en tu caso lo importante es empezar a correr. Y prácticamente la comodidad es lo que necesitas para correr.

Si ya tienes ropa, franelillas, monos, leggings, o shorts  y calzado con los que te sientes cómodo, son más que suficiente para que tu cuerpo mantenga con ellos ese patrón de movimiento natural que se necesita para correr.

Consejos para empezar a correr.
En caso de mal tiempo extremo, siempre cabe la opción de correr en máquina.

Conoce tu cuerpo

Los corredores profesionales se valen de ciertos dispositivos para monitorear la actividad de su cuerpo. Para iniciarse, nada mejor que tu propio reloj o indicador natural. Tu propio cuerpo te enviará señales que te indicarán cuando bajar o subir de ritmo, solo debes prestar atención a esas señales.

Por eso, el correr debe ser algo activo entre cuerpo y mente  y trabajar según tu organismo responda, porque también tu cuerpo te pedirá períodos de pausa o descanso.

Calentamiento

¡Muévete antes de empezar a correr! Es una fase imprescindible para evitar lesiones. Inicia unos cuantos minutos haciendo círculos con tus muñecas, brazos y piernas. Esto será suficiente antes de iniciar la ruta.

Estos ejercicios de estiramiento tienen como objetivo activar tu circulación en las articulaciones, y que tu cuerpo entre en calor para la actividad aumentada.

Hidratación

Mantenerse hidratado es vital para continuar, tu cuerpo te lo exigirá. Tampoco exageres, bebe solo cuando tu organismo tenga sed, debido a que el exceso puede perjudicarte y causarte dolores abdominales al correr.

Alimentación

Comer fruta antes y después del ejercicio.

Antes de empezar a correr, come alguna fruta para evitar mareos. Estas te proveerán de la energía necesaria que tu cuerpo demandará. Para tener una referencia, la porción ideal será aquella que quepa en tu puño.

Plan de acción

Prepara tu rutina. Establece un plan de acción basado en un horario definido. Analiza lo siguiente:

  • ¿Cuál sería la mejor hora para empezar a correr? En la tarde o muy temprano en la mañana.
  • ¿Qué recorrido harás, ruta y distancia?
  • Registra tus marcas, siempre es bueno para establecer metas.
  • Alterna caminatas con correr.
  • Descansa un día por semana.

Recuerda que estás haciendo una inversión en salud, la cual te dará beneficios a corto y largo plazo. Poco a poco podrás formar parte de una gran comunidad de personas que tienen tu mismo fin, y eso potenciará tu motivación y las ganas de continuar.

Te puede gustar