Cómo prepararte mentalmente para correr una maratón

Una maratón es un esfuerzo importante para nuestro cuerpo, y también para nuestra mente, como lo afrontemos a nivel psicológico es fundamental

Correr una maratón no implica solamente un reto para nuestro físico. La mente juega un papel tanto o más importante que nuestras piernas: es la que le ordena al cuerpo seguir y seguir. A continuación, veremos qué se debe hacer y qué no a la hora de prepararnos para tan exigente prueba.

Una maratón consiste en más de 42 kilómetros de exigencia mental y física. Estar preparado no es nada fácil y requiere de meses de preparación, o incluso años para la alta competencia.

Existen muchas maratones famosas alrededor del mundo, como las de Boston, Chicago, Berlín, Londres, Nueva York y Tokyo. Estas, sumadas a otras tantas de menor embergadura, propician la actuación de miles de corredores de todo el mundo que buscan desafiar sus propios límites.

Asimismo, esto significa mayor exigencia para quienes desean conquistar la cima del podio y, por consecuencia, muchas técnicas de preparación diferentes. Correr una maratón es todo un proceso que va mucho más allá de la prueba misma.

Preparación física para una maratón

Cuál es la mejor hora para correr

Antes de enfocarnos en las condiciones mentales que un maratonista necesita, repasaremos qué requisitos físicos debe tener para hacer frente a esta competencia:

Contar con experiencia en carreras más cortas: según recomendaciones del atleta olímpico Chema Martínez, no es buena idea iniciarse en la competencia más dura sin haber pasado por otras menores previamente.

Realizar chequeos médicos: como estarás a punto de llevar tu cuerpo a la exigencia máxima, es necesario que te asegures de que todo está OK.

Contar con un entrenamiento previo a la maratón de ocho a diez semanas: obviamente, también es necesario llegar entrenado al inicio de estos dos o tres meses. Se trata de un acondicionamiento final sobre una base conformada mucho antes.

Preparación aeróbica: el ejercicio central, que consiste en correr muchos kilómetros como entrenamiento. Existen diferentes metodologías que se pueden aplicar y dependen de la condición del atleta, sus preferencias y de la estrategia trazada por el entrenador —actor fundamental en esta preparación.

Trabajos de gimnasio: los músculos deben estar fuertes y resistentes, algo que se logrará entrenando con peso en un gimnasio. Además, el calentamiento previo y los estiramientos posteriores al entrenamiento también son importantes.

 Errores al preparar una maratón.

Entrenamiento mental para correr una maratón

Este aspecto es igual de importante que la preparación física. Un atleta debe estar consciente de sus posibilidades y confiar en su potencial para cumplir los objetivos. Para llegar a este estado, es necesario considerar puntos como los siguientes.

Fijar metas realistas

Un novato no puede pretender romper récords y ganar todas las carreras. Para evitar frustraciones que puedan desencadenar en el abandono de la práctica deportiva o en una disminución del esfuerzo, hay que evitar los objetivos desmedidos.

En base al conocimiento del propio cuerpo y a los resultados de los entrenamientos y competencias previas, se deben elaborar objetivos asequibles. Además, estos deben considerar cualquier inconvenientes que pueda presentarse en los días previos o durante la carrera misma.

Visualiza la competencia

Durante los entrenamientos, imagínate en situación de carrera y piensa cómo afrontarás el momento en el que el cansancio se apodere de tus piernas. También debes estar atento a seguir el plan de marcha trazado de antemano o saber interpretar cuándo es mejor cambiarlo.

Además, debes ser capaz de verte a tí mismo cruzando la línea de llegada. Si lo puedes imaginar, lo podrás hacer. Es cuestión de fortaleza y confianza en uno mismo.

Aliéntate

El uso de frases positivas durante el entrenamiento será de gran ayuda. Aunque a muchos les parezca algo así como un ‘autoengaño’, es sumamente positivo pensar en frases como “Yo puedo”, “Solo un kilómetro más”, “Me preparé adecuadamente y lo voy a hacer”.

También sirve contar con un apoyo exterior, ya sea el entrenador o un ser querido, que te aliente a dar todo de ti cuando creas que no puedes más. Muchas veces, los límites están en nuestro cerebro y no en nuestro cuerpo.

Enfócate en las soluciones, no en los problemas

Si una parte específica del entrenamiento o de la carrera te causa dificultades, intenta pensar en cómo sobrellevarlo. En lugar de decirte “Así es imposible” o “Qué lástima que esto me lo impida”, busca alternativas. Siempre las hay: concéntrate y trabaja.

 errores más comunes al preparar una maratón.

Autoconfianza y preparación

Si vas a ir pensando en que fallarás o en autosabotearte, mejor quédate en casa. Debes estar convencido de que tanto trabajo valdrá la pena. Piensa en la satisfacción que te generará llegar a la meta.

En cuanto a los preparativos, lo mejor es dejar todo listo para reducir el estrés el día de la prueba. Sobre todo si tienes que viajar, prepara todo lo que necesites y más, en caso de que surja alguna emergencia.

Como te advertimos en el comienzo de este artículo, correr una maratón no se trata solo de esos 42 kilómetros. Es mucho más que eso, por lo que debes dedicarte y estar listo para este magnífico desafío deportivo. Recuerda: constancia y esfuerzo tarde o temprano darán sus frutos.

Te puede gustar