Razones para correr en las noches

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 21 diciembre, 2018
Francisco María García · 24 diciembre, 2018
Las razones para correr en las noches son muchas, y pueden convertir a este ejercicio en algo más relajante y placentero. Junto al beneficio de la actividad física, será un momento ideal para relajarse.

Menos calor, estrés y personas en la calle. Las razones para correr en las noches son muchas, tantas como los beneficios que aporta. Unas pocas previsiones de seguridad y podrás disfrutar de momentos placenteros y muy saludables.

Un organismo sano, física y emocionalmente, tiene en el ejercicio uno de sus principales aliados. La oxigenación cerebral y la circulación se incrementan con el entrenamiento; la sensación de bienestar recorre el cuerpo de manera inmediata.

Si además podemos hacer el ejercicio sin la preocupación por los rayos solares, el calor o la presión de la hora para llegar al gimnasio, mucho mejor.

Pocas son las actividades tan reconfortantes como esta. Son momentos de disfrute pleno solo para ti, en los que se liberan endorfinas mientras se gana en salud y en belleza.

Razones para correr en las noches

Estas son algunas de las razones para correr en las noches. Cuando el ajetreo diario consume las horas del día rápidamente, llegar al gimnasio a tiempo puede convertirse en una pesadilla. Si dedicamos el día a trabajar y la noche a ejercitarnos y relajarnos, el cuerpo responderá de mejor manera.

  • Si durante el día hemos estado moviéndonos y además hemos ingerido varias comidas, el cuerpo estará activo. Podrás iniciar el entrenamiento con más energía, pues el organismo tendrá las suficientes reservas de grasas y carbohidratos. Al correr por las noches, se quemarán esas grasas.
  • El sueño será aún más placentero, siempre que antes de dormir tengas un período de descanso. Hay que recordar que, tras el ejercicio, el cuerpo se mantiene activo, por lo que es conveniente reposar un rato para que los músculos se relajen. Por la mañana, despertarás de muy buen ánimo.
  • Por las noches, evitamos el riesgo de tropezar con peatones. Hay menos gente en la calle y, por ende, más libertad para transitarlas. No nos toparemos con las tediosas colas ni el ruido de las bocinas.
  • También disminuyen el calor y la preocupación por la exposición a los rayos ultravioleta. Una temperatura agradable complementa los beneficios del running nocturno.
Cuál es la mejor hora para correr

  • Una de las mejores razones para correr en las noches es la posibilidad que ofrece para relajarnos. Sin las presiones del tiempo, podemos dedicarnos a eliminar las tensiones que nos acompañaron durante el día. Puedes dejar a un lado el agobio de la puntualidad y las prisas.

La seguridad ante todo

Las razones para correr en las noches son muchas. Sin embargo, para disfrutarlas es conveniente implementar una serie de medidas de seguridad.

En primer lugar, es necesario utilizar ropa reflectante, muy llamativa, que permita que otros te vean. Los chalecos o los brazaletes son ideales. Esto es especialmente importante si se piensa correr por zonas de habitual tráfico o por calles muy oscuras.

Es conveniente también correr en sentido contrario al desplazamiento vehicular. Así, tendremos más posibilidades de reaccionar en caso de que haya coches circulando en nuestro recorrido.

Ver bien el recorrido

Como segundo mecanismo de seguridad a la hora de correr por las noches, es sumamente sugerible conocer la zona por la que nos desplazaremos. Si no estás seguro de saber desenvolverte en algún lugar, lo mejor es que lo evites. Es preferible descubrir nuevas rutas durante el día y luego recorrerlas por la noche, antes que aventurarse a su riesgo.

Acompañado es mejor

Trata de no correr solo, acompañado siempre será mejor por varias razones. Si sufres algún percance, habrá alguien que te preste ayuda. Además, correr con otra persona siempre es un elemento extra de motivación. Si hay pereza para salir de casa, la cita para correr con un amigo o amiga será la excusa perfecta.

El método Gallowey.

Asimismo, siempre lleva contigo alguna identificación. No dejes el móvil en casa, aunque este es mejor no mantenerlo visible para evitar tentaciones. También es conveniente portar alguna linterna para iluminar el trayecto. Esto garantizará que los vehículos y otros peatones te vean y que puedas visualizar el sitio por donde corres.

Sin lugar a dudas, los beneficios de correr en las noches se incrementan si aplicamos los mecanismos de seguridad necesarios para protegernos. De esta manera, el entrenamiento y el disfrute que el ejercicio nos aporta se incrementarán día a día.

Quemar las grasas, oxigenar nuestro cerebro e incrementar la circulación son algunas ventajas que no pasarán desapercibidas. Las notarás desde el mismo momento en el que comiences a ejercitarte con regularidad.