Running durante el embarazo

Yamila Papa Pintor 15 abril, 2018
Hasta hace un tiempo se creía que cuando una mujer se enteraba de que estaba embarazada, hacer ejercicio era siempre algo contraproducente, pero por suerte, no es cierto

Durante la ‘dulce espera’ es muy importante realizar un ejercicio acorde a nuestra condición. Si costumbras a practicar deporte y vas a tener un bebé,  es posible continuar con una rutina siguiendo algunos consejos. En este artículo queremos contarte como puedes hacer running durante el embarazo.

Running durante el embarazo: ¿es posible?

Es un pensamiento que ha cambiado con la investigación y estudios donde nos indican que durante la gestación es fundamental el ejercicio, tanto para la madre como para el bebé.

Más allá del yoga, la natación, el pilates o las largas caminatas, muchas mujeres se animan a salir a correr mientras esperan un hijo. El running durante el embarazo es cada vez más popular y tiene bastantes beneficios.

Correr y hacer deporte durante el embarazo.

A excepción de que se trate de una gestación riesgosa o que el médico indique lo contrario, correr o trotar estando embarazada mejora el autoestima, previene la osteoporosis, evita el exceso de peso, reduce la hinchazón de las piernas, evita la preeclampsia, facilita el parto y la recuperación después de dar a luz.

Correr es un ejercicio de intensidad media o alta, pero lo bueno es que el ritmo lo pone el que lo practica. Si nunca antes has hecho running, quizás te convenga comenzar de a poco para que tu cuerpo se acostumbre.

Tips para el running durante el embarazo

Ya sea que se practique el running antes del embarazo o no, se puede llevar a cabo este ejercicio siguiendo algunas pautas muy importantes:

1. Consultar con tu médico

Por más de que tus amigas o conocidas hayan salido a correr mientras estaban embarazadas y no tuvieron ningún problema, no todas las mujeres son iguales. Debes preguntarle a tu médico si por tu condición, te recomienda o aconseja este tipo de actividad o cuál considera más adecuada.

2. Practica ejercicio moderado

Por más de que tengas experiencia en el running, ahora que estás embarazada debes ser consciente de los efectos que el ejercicio tiene en el bebé (y en ti). De más está decir que no es aconsejable que corras una maratón, que practiques en pleno mediodía o que te exijas más de lo que cuerpo puede soportar.

Si es necesario, en vez de correr trota o camina rápido, sobre todo en el tercer mes de embarazo, cuando el peso del vientre es considerable y el cansancio comienza a hacer mella. No olvides beber suficiente agua y no salir a la calle durante las horas más calurosas del día.

3. Usa ropa cómoda

Este consejo no solo es para embarazadas que desean hacer running, sino para todos los deportistas en general. Pero en tu caso en particular, consigue prendas que se adapten a la forma de tu cuerpo, que no sean demasiado comprimidas en la zona del vientre o de los tobillos y que permitan un buen drenaje de la transpiración.

En cuánto al calzado, ha de ser cómodo, adecuado para correr en diferentes superficies y que evite las caídas o lesiones. No olvides que durante la gestación las mujeres son más propensas a sufrir esguinces debido a la laxitud ligamentosa.

4. Escucha a tu cuerpo

El running durante el embarazo puede ser una actividad muy divertida o entretenida, pero también es de alto impacto. Por lo tanto, tiene sus efectos en el cuerpo. Es fundamental entonces que prestes atención a las señales que te ofrece.

Por ejemplo, si estás muy cansada, si de duelen las rodillas o si tus pulsaciones no descienden una vez que terminas la rutina. Ante cualquier molestia o dolor acude lo antes posible al médico.

5. Adopta la postura correcta

Prevención y cuidados para el dolor de espalda.

Las lumbares son una zona muy ‘perjudicada’ durante el embarazo ya que deben soportar el peso de la barriga. Es habitual que la madre esté con la espalda hacia adelante para reducir los dolores, pero eso también puede llevar a caídas. Para correr mantén la columna derecha, la cabeza en alto y los hombros hacia atrás. De esta manera evitarás contracturas y dolores musculares.

Recuerda que el running durante el embarazo debe ser una actividad placentera y lúdica, no una carrera ni una competencia. Disfruta del ejercicio moderado y de los beneficios que tiene para ti y tu bebé.

Te puede gustar