Salimos a correr: ¿ciudad o montaña? Ventajas y desventajas

Yamila Papa Pintor · 16 enero, 2019
Si te gusta salir a correr, de seguro habrás evaluado los diferentes espacios que tienes cerca para desarrollar esta actividad. En este caso, compararemos dos de las opciones más populares.

Te has puesto la meta para este año y has dicho: salimos a correr, ya sea con tu pareja o tu mejor amiga. Una de las preguntas más comunes con respecto al running tiene que ver con el escenario donde practicarlo. ¿Ambiente urbano o paisaje natural?

Lo bueno de correr en la ciudad

Entre tu lista de metas para el nuevo año has anotado: salimos a correr todos los días, o por lo menos varias veces por semana. Te has comprado la ropa adecuada, tienes toda la motivación puesta en el ejercicio… pero te surge una duda: ¿es bueno hacer running en plena ciudad?

Por supuesto; mucha gente sale a correr al parque. Los ves desde temprano en verano o al mediodía en invierno y piensas que tú también quieres hacer lo mismo… sin embargo, antes de comenzar, te recomendamos que prestes atención a las particularidades del running urbano.

1. Comodidad

Viviendo en la ciudad, estar cómodo es tan simple como vestirte acorde y salir a correr, ni siquiera necesitas tener un parque cerca.

2. Entrenamiento específico

Podrás esquivar obstáculos —como personas, mascotas, coches, etc— y trabajar para tonificar las piernas y los tobillos.

3. Diferentes recorridos

Tienes toda la ciudad a disposición como para ir variando las calles que tomas o los caminos que recorres. De esta manera, evitarás el aburrimiento… ¡será más divertido que hacer cinta en el gimnasio!

4. Adiós al estrés

Quizás una de las razones por las cuales has dicho ‘salimos a correr’ sea porque estás demasiado estresado en el trabajo o por los problemas cotidianos. La buena noticia es que el running tiene el poder de quitar el mal humor, la ansiedad, la tristeza o la ira, ya que ayuda al cuerpo a producir las llamadas ‘hormonas de la felicidad’.

Desventajas del running urbano

Por supuesto, como todo en esta vida, el pedestrismo urbano no es 100 % bonito y positivo. Por ende, también tenemos que pensar en las desventajas de correr en la ciudad:

1. Contaminación

Aunque vayas a un parque, ese ‘pulmón verde’ tan necesario, estarás en contacto con el esmog y el humo a tu alrededor.

Beneficios de caminar en las noches.

2. Tráfico

Cruzar la calle puede ser toda una aventura cuando estamos haciendo running por la ciudad. Por eso, se recomienda no ir por avenidas muy transitadas, sobre todo si nos gusta ejercitar mientras escuchamos música o vamos conversando con nuestro compañero de ejercicio.

3. Gente en todos lados

Si vives en una gran ciudad, sabrás que no es posible estar solo por completo en casi ningún sitio… mucho menos si estás en movimiento haciendo ejercicio. Estar esquivando gente puede ser un incordio durante el running, principalmente cuando los espacios son reducidos.

4. Superficies ‘poco amigables’

En la ciudad no nos queda otra alternativa que correr sobre el asfalto, una superficie dura que puede castigar las articulaciones de los tobillos y las rodillas. Puedes buscar algún sitio donde sea permitido el running en césped o tierra, aunque en muchas urbes esto está prohibido.

Ventajas de correr en la montaña

Ahora pasemos a la segunda opción para hacer running esta temporada. Salir a correr por la montaña por supuesto que tiene sus pros y sus contras. Estos son algunos de los puntos a favor:

1. Contacto con la naturaleza

Lo primero que debemos destacar del ejercicio al aire libre en un entorno natural es que estamos en pleno contacto con los árboles, las plantas, las aves, el río, la montaña y todo lo que eso significa.

Si estás muy cansado de la ciudad y de sus prisas, hacer ejercicio en las afueras puede ser una excelente idea.

2. Superficies blandas y en desniveles

Para evitar lesiones en talones, pies o rodillas, se recomienda hacer ejercicio en superficies blandas, como el césped o la tierra. ¡Justo lo que ofrecen las montañas y sus alrededores! Ten cuidado con las zonas de rocas porque pueden lastimarte.

Algunas desventajas de correr en la montaña

Desde luego, al igual que lo hicimos antes con las ciudades, también debemos destacar algunos detalles no tan favorables de las montañas como lugar de running:

1. Lejanía

Si quieres cumplir con una rutina semanal de running por la montaña, tienes que viajar hasta el sitio o bien mudarte allí, con todo lo que eso implica.

Correr por la montaña.

No siempre tenemos una montaña o un campo cerca como para ir a hacer ejercicio cuando tengamos ganas. Esperar solo a las vacaciones o a los fines de semana para decir ‘salimos a correr’ no es una buena idea, ya que no nos aporta la regularidad mínima necesaria.

2. Falta de suministros

Si estamos corriendo en la ciudad y se nos acaba el agua, siempre podemos ingresar a una tienda y comprar. Lo mismo si nos lastimamos o tenemos un accidente: en unos minutos llega la ambulancia o algún policía nos asiste. Esto no sucede en la montaña, donde estaremos algo aislados de la civilización y de cualquier tipo de ayuda que podamos necesitar.

En síntesis, no es cuestión entonces de decir ciudad o montaña para salir a correr. Puedes complementar el ejercicio y disfrutar de ambos escenarios según la época del año o de la semana.

  • Easthope, C. S., Nosaka, K., Caillaud, C., Vercruyssen, F., Louis, J., & Brisswalter, J. (2014). Reproducibility of performance and fatigue in trail running. Journal of Science and Medicine in Sport. https://doi.org/10.1016/j.jsams.2013.03.009