¿Te fallan antes las piernas o la respiración cuando corres?

Oscar Dorado · 21 agosto, 2018
Si notas que cuando sales a correr te fallan las piernas, puede ser debido, entre otras cosas, a la falta de estiramientos. Por contra, si te falla la respiración puede ser debido a a una mala posición de tu cuerpo. En el siguiente artículo, te contamos que debes hacer para que no te fallen las piernas ni la respiración cuando sales a correr.

Es posible que cuando corres notes que te fallan antes las piernas que la respiración. O por el contrario, sientes que vas sobrado físicamente pero los problemas respiratorios son tu mayor obstáculo. En este sentido, este artículo pretende analizar las causas, además de darte algunos consejos para que no notes ningún desequilibrio de este tipo cuando salgas a correr.

Para estar mejor físicamente y que no te fallen las piernas, lo más importante es habituar al cuerpo a la práctica de ejercicio de manera progresiva. Esto significa que debes ir a correr varias veces por semana e ir incrementando la dificultad de tus entrenamientos. Además, puedes incluir ejercicios de pierna en el gimnasio para acabar de fortalecer las extremidades inferiores.

En cuanto a la respiración, debes saber que es crucial durante la práctica deportiva y que es posible corregir los problemas mediante algunos ejercicios. Por ello, te recomendamos hacer un buen calentamiento, aumentar la resistencia, respirar por la boca y mejorar tu postura correctiva para mejorar tus problemas respiratorios.

¿Qué puedes hacer para que no te fallen las piernas?

1.-Estiramientos

Estirar los músculos antes del ejercicio puede ayudarte a exprimir hasta la última gota de energía de tus piernas, ya que esto, unido al calentamiento, fomenta un flujo de sangre más eficiente en tus músculos, lo que les permite contraerse de manera más eficiente.

Del mismo modo, los estiramientos también alentarán una liberación más eficiente de nutrientes a los músculos para prevenir una acumulación rápida de ácido láctico. Así que no te olvides de estirar y calentar los músculos durante al menos 10 minutos antes de comenzar a correr.

2.-Comienza lentamente

Comenzar a correr con una zancada relajada y corta es lo ideal. Puedes aumentar tu ritmo de manera paulatina hasta que llegues al nivel deseado. Debes saber que si despegas demasiado rápido, corres el riesgo de quedarte sin combustible o de producir demasiado ácido láctico que puede provocar que sientas dolor en las piernas.

3.-Hidratación

Seguidamente, debes tener en cuenta que mantenerse hidratado puede ayudar a reducir la acumulación de ácido láctico y evitar que las piernas se contraigan, especialmente cuando hace calor. Por lo tanto, asegúrate de reponer el agua que has consumido durante el ejercicio.

4.-Come antes y después de hacer ejercicio

Como no podía ser de otra manera, es importante salir a correr con suficientes nutrientes en el estómago, pero también estar bien hidratado. Ten en cuenta que necesitas alimentar tus músculos dándoles el equilibrio correcto de proteínas, carbohidratos, grasas saludables y sal.

Asimismo, después de entrenamientos intensos, las próximas 2 comidas deben incluir proteínas sólidas para ayudar a reconstruir los músculos. Además, te recomendamos agregar una ensalada verde abundante y verduras frescas para recargar el sistema con minerales valiosos.

Usain Bolt.

“No te puedes poner ningún límite, no hay nada imposible”

–Usain Bolt–

¿Qué puedes hacer para respirar mejor?

1.-Mejora tu postura

En primer lugar, te recomendamos que trabajes en tu postura cuando sales a correr. Esto significa que debes asegurarte de llevar la cabeza alta y los hombros hacia atrás. Esto abrirá tu pecho para proporcionar la postura más cómoda para respirar.

Asimismo, tus brazos deben estar relajados y los codos situados hacia atrás más allá del cuerpo. Además, el movimiento de balanceo sea hacia adelante y hacia atrás. Juntamente con la posición de tu postura, será propicio para una buena respiración.

2.-Respira por la boca

Siempre debes inhalar y exhalar principalmente por la boca cuando corres y si tu nariz quiere acompañarte en el proceso ayudando a que entre y salga aire, eso es ideal. Ten en cuenta que cuando corres, alimentar a tus músculos con el oxígeno que necesitan es de vital importancia.

Ciertamente, respirar por la boca es la forma más efectiva de inhalar y exhalar oxígeno. Para aprovechar al máximo tu respiración, asegúrate de evitar la respiración torácica a favor de la respiración abdominal.

Cómo calentar de forma correcta antes de hacer ejercicio.

3.-Haz un buen calentamiento

Sin ninguna duda, el calentamiento es uno de los aspectos más importantes para mejorar la respiración y el rendimiento. No solamente sirve para calentar los músculos del cuerpo, sino que prepara a los pulmones para aumentar progresivamente la intensidad.

Asimismo, el calentamiento representa una oportunidad para poner en marcha el sistema cardiorespiratorio, donde se acelera la frecuencia cardíaca y la respiración debido a la demanda de sangre, nutrientes y oxígeno.

4.-Aumenta la resistencia

El último de los consejos que te presentamos está muy relacionado con la necesidad de llevar a cabo un buen calentamiento. De hecho, debes saber que en muchísimas ocasiones la resistencia es el problema que explica que el corredor tenga dificultades para respirar.

Por ello, es importante trabajar en construir más resistencia, a partir de ritmos diferentes y de manera paulatina. De esta forma, es posible construir gradualmente la resistencia necesaria para evitar cualquier tipo de problema respiratorio.

Finalmente, no olvides que para que no te fallen las piernas ni los pulmones te recomendamos llevar a cabo entrenamientos de fuerza, una alimentación saludable y actividades de bajo impacto que construyan la base para preparar tu cuerpo para correr. Además, debes tener en cuenta que cuanto menos peso tenga que transportar tu cuerpo, menos trabajo soportarán tus piernas y articulaciones, con lo que el riesgo de lesiones disminuirá considerablemente.