5 trucos para hacer el Camino de Santiago

Oriana Noguera · 14 julio, 2018
Muchas personas de la región y adyacencias, turistas y devotos católicos toman el camino de Santiago para recorrerlo en parte o su totalidad, y lo cierto es que seas devoto o no, andar por este Patrimonio de la Humanidad es una experiencia cultural inolvidable

En España se encuentra el camino de Santiago de Compostela. Es una peregrinación católica que atribuye a la tumba del apóstol Santiago el Mayor . Existen diferentes caminos que conllevan a Santiago, el más reconocido es el Camino Francés de Santiago, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993.

Antes de los trucos

Antes de tomar la experiencia es importante planificar bien el recorrido, el camino de Santiago es una ruta de peregrinación. Tiene un importante valor histórico y siempre esta abierto para ser recorrido. Asimismo, lo primero que debes hacer es elegir un camino:

  • Camino Francés: 775 kilómetros.
  • Camino Portugués: 119 kilómetros.
  • Vía de la Plata: 705 kilómetros.
  • Camino Primitivo: 268 kilómetros.
  • Camino Inglés: 155 kilómetros.
Hacer el Camino de Santiago.

Puedes elegir una ruta que más se adapte a lo que buscas. Además de las distancias, hay puntos en esas rutas que son significativos para conocer. Una vez que decidas qué camino tomar, pon en práctica los siguientes cinco trucos que harán tu recorrido más llevadero:

Cuerpo activo toda la jornada

Las largas caminatas (sobre todo aquellas que comienzan desde muy temprano) requieren que el cuerpo esté hidratado lo suficiente. Por lo tanto, es importante que te hidrates antes, durante y después del recorrido. Además de ello, el recorrido es largo, por lo que no se debe perder mucho tiempo en las paradas, lo más recomendable es que lleves pequeñas porciones de comida ligera para que no se haga pesada la digestión.

Asimismo, para prevenir desmayos o descompensación, además de agua o jugo, puedes llevar caramelos. Este es un pequeño truco para mantenerte activo durante la jornada, caramelos, chocolates, nueces o frutos secos te mantendrán con energía para llegar a Santiago.

Pequeños detalles importan

Los más pequeños detalles importan en este tipo de actividades, puesto que si por ejemplo el calzado te molesta estarás todo el recorrido sufriendo por eso.

Así que elige ropa y calzado adecuado, ropa cómoda y ligera si es verano. En cuanto al calzado lo más recomendable es utilizar zapatos cerrados, cómodos y que le den soporte al pie. Un pequeño consejo para evitar ampollas es cubrir cada dedo con adhesivo, esto es de mucha ayuda.

También lleva protector solar y crema anti mosquitos. La crema anti insectos es imprescindible puesto que en varias partes del camino pueden haber chinches. No está de más llevar un pequeño botiquín de primeros auxilios, esto es por precaución de cualquier altercado que pueda presentarse en el camino.

Recorrer el Camino de Santiago.

Estira antes de salir

Cuando se somete al cuerpo a una actividad física de ciertas exigencias, y el cuerpo no está habituado a este tipo de movimiento físico continuo suelen aparecer los calambres.

Para evitarlos es significativo hacer un estiramiento antes de comenzar el recorrido. Esto no solo al iniciar por primera vez sino después de paradas en las que el cuerpo entra en reposo. Cuando el cuerpo entra en reposo, se enfría, si no se estira antes de retomar el recorrido es más propenso de tener un calambre.

Tu propio ritmo

No te sobre exijas a ir a cierta velocidad, la única velocidad que debes cumplir es la que tu cuerpo te permite. Un truco para mantener un ritmo estable es la respiración, mantener una buena respiración es efectivo. Si comienzas a cansarte no respires por la boca, mantén la respiración controlada por la nariz en todo momento. Y cada vez que sea necesario puedes disminuir el paso para tomar aire poco a poco.

Si estás muy cansado no cortes el paso en seco, esto puede causar mareos e incluso que te desmayes, si estás extremadamente cansado baja el paso poco a poco, espera a que tu corazón estabilice su ritmo y luego de ello puedes sentarte un momento si deseas.

Distancias cortas

Como el cuerpo no suele estar acostumbrado a pasar días caminando tanto, es importante que descanses bien en los momentos que te detienes. Sin embargo, un truco para no hacer del camino de Santiago una experiencia que deje tus músculos adoloridos es comenzar con etapas cortas. Al empezar con etapas cortas el cuerpo se habituará y gradualmente puedes aumentar la distancia entre las etapas. Esto hará más calmado el recorrido.

Ultreia et suseia

Ultreia et suseia proviene del latín y significa ‘sigue adelante y más allá’, es un saludo entre peregrinos, aparte de saludo lo utilizan para darse ánimo durante la jornada. Si te dicen Ultreia responde et suseia! Estos cinco trucos complementan otros aspectos importantes que también debes tener en cuenta. Como que el peso de tu equipaje no sea más del 10% de tu peso, llevar jabón, identificación, entre otros. Hacer el camino de Santiago es una experiencia sumamente valiosa.

Conocer peregrinos, mirar los paisajes, y llegar a Santiago de Compostela. Pero más importante, es crear una conexión entre tu alma y la historia, el arte y todo lo que el camino ofrece. Este camino puede dejar una huella que jamás se borrará, así que ámalo, disfrútalo, vívelo.