Lo que necesitas para hacer el camino de Santiago

El Camino de Santiago es una de las rutas de peregrinaje más transitadas del mundo, pero para llevarla a cabo, es necesario tener una buena planificación de lo que puedes necesitar en el trayecto

Junto con Jerusalén y Roma, es una de las tres grandes peregrinaciones de la cristiandad. Además de todo lo que representa a nivel espiritual, es también un atractivo turístico, cultural y deportivo; se trata de un recorrido que año a año atrae a peregrinos y turistas por igual, desde todas partes del mundo. ¿Qué necesitas para hace el camino a Santiago?

El camino de Santiago: delimitación geográfica

Se dice que el camino a Santiago comienza en la puerta de la casa de todo el que desee peregrinar.  La vía más popular es el Camino Francés; su punto de inicio puede ubicarse en Roncesvalles, en la Comunidad Foral de Navarra.

También se inicia el recorrido en Saint Jean Pied de Port, en Francia, 27.5 kilómetros más al este; el tramo completo desde esta localidad hasta Santiago de Compostela abarca 727,6 kilómetros.

Otra vía popular para completar el peregrinaje es El Camino del Norte o de La Costa. Este trazo marcha en paralelo con el ‘Camino de los Francos’, bordeando toda la costa del Mar Cantábrico.

Ruta de senderismo ropa adecuada gafas de sol montaña agua botas

Todo lo que necesitas para hacer el camino de Santiago

Sin importar las razones que motiven a realizar esta gran caminata, lo primero que necesitas para hacer el camino de Santiago son ganas y determinación. A partir de este punto, lo siguiente es planificar el recorrido de la mejor manera posible, teniendo también en claro de cuánto tiempo se dispone para completar la travesía.

La ruta a través del Camino Francés desde la línea fronteriza con el país galo hasta el templo del jacobino, necesita al menos 31 días; siempre y cuando no ocurran retrasos de consideración y contando siempre con buen tiempo.

Cuándo ir

El recorrido se puede hacer en cualquier época del año, evaluando ventajas y dificultades de cada temporada. Julio es el mes con mayor flujo de personas, lo que puede generar problemas para encontrar un lugar donde pasar las noches.

Prepararse física y mentalmente

La travesía puede ser emprendida por casi cualquier persona. Para quienes no realizan actividades físicas con mucha frecuencia, pueden surgir algunas dificultades.

Si se quiere recibir La Compostela, diploma emitido por las autoridades eclesiásticas, que ‘certifica’ la culminación del recorrido, se deben caminar al menos los últimos 100 kilómetros. En el caso viajar a caballo o en bicicleta, el recorrido mínimo es de 200 kilómetros.

Ruta de ciclismo por el Camino de Santiago

Equipamiento básico

En el momento de preparar el equipaje con todo lo se necesita para hacer el camino de Santiago, hay que seguir un principio fundamental: viajar ligeros. Muchos de los caminantes terminan abortando la aventura o contratando servicios adicionales de envíos de carga, al llevar a cuestas demasiado peso. Lo imprescindible consta de:

  • Una mochila de 40 litros de capacidad. Si el recorrido se va a realizar en invierno, se debe disponer de 20 litros de volumen adicionales para incluir las prendas necesarias para sortear las bajas temperaturas. El peso máximo no debe sobrepasar los 10 kg. (12 kg en la temporada fría).
  • Zapatillas de senderismo. Para los momentos de descanso, chancletas o algún otro calzado por el estilo.
  • Dos camisetas para los recorridos, además de una adicional para los momentos de descanso. Tres pantalones cortos durante los meses cálidos, necesariamente largos en invierno. Además, dos cambios de ropa interior y de calcetines, preferiblemente sin costuras.
  • Accesorios imprescindibles en cualquier época del año: sombrero y chaqueta ligera. Durante el invierno, el gorro, bufanda y guantes se hacen obligatorios.
  • Bolsa de dormir y una pequeña esterilla, por si se da la circunstancia de dormir al aire libre o en el suelo.

Productos de higiene y limpieza

Manteniendo el mismo principio de viajar lo más ligeros posible, todos los productos deben ser en formato pequeño. Los productos básicos de higiene constan de jabón líquido (que pueda ser usado también como champú), pañuelos, papel higiénico y una toalla.

No se debe olvidar incluir protector solar. De igual forma, es obligado llevar un pequeño botiquín con gasas, esparadrapo, tijeras, pinzas, antisépticos (lodopovidona o betadine) y analgésico (paracetamol).

Dónde dormir

La mayoría de las rutas del camino cuentan con alberges públicos; son espacios administrados por ayuntamientos, arquidiócesis o asociaciones vecinales.

Muchos de estos locales son gratuitos; entre los que tienen tarifas establecidas, sus precios son muy económicos (12 € máximo). Cada uno tiene sus propias características, normas y servicios, como lavandería, cocina y duchas.

Hay alberges privados, locales cuya tarifa es un poco más elevada (18 € en promedio); también se puede reservar un hotel con todos los servicios. Esta opción se aleja del espíritu clásico del peregrino, además de ser mucho más costosa.

Te puede gustar