El juego de Stephen Curry

Alvaro · 1 noviembre, 2018
En sus inicios, fue considerado por muchos  un jugador muy talentoso pero con unos problemas físicos muy serios que no ayudaban a presagiar una exitosa carrera, por lo que todos sus méritos adquieren aún mayor reconocimiento 

Vaya por delante que no se puede considerar a Stephen Curry, ni de lejos, el mayor talento de la NBA; actualmente, se encuentra a años luz del nivel que sí ofrecen otros jugadores como James Harden, Lebron James o Kevin Durant. 

¿Cómo ha llegado Stephen Curry a ser lo que conocemos? 

No obstante, algo que si hay que concederle al base de Golden State es que, a diferencia de los anteriores, no llegó a la liga como uno de los jugadores más potentes y prometedores (recordemos que fue número 7 del draft de 2009, detrás de otras promesas como Ricky Rubio).

Trabajo y más trabajo

¿Cuál fue su mérito entonces? Curry comenzó a trabajar de manera enloquecida en sus puntos fuertes: el tiro y el manejo de balón, hasta convertirse (seguramente) en el mejor jugador de la liga en ambos apartados y en uno de los mejores jugadores de la historia más allá de la línea de tres puntos (ya es noveno en el ranking histórico de triples anotados con un % de éxito mayor que Ray Allen).

Pero no solo eso, sino que trabajó también en uno de sus principales defectos como era el apartado físico, y si bien es cierto que todavía flojea en este apartado y en otros como la defensa 1 vs 1.

Estoy seguro que estaréis de acuerdo en que se trata de uno de los jugadores más difíciles de defender debido a su peligro desde cualquier parte del campo fomentado por esos triples ganadores desde media pista que desde hace unas temporadas son constantes en las mejores jugadas de cada jornada.

La llegada de Steve Kerr

No solo su trabajo técnico y físico fue suficiente para dar como resultado el jugador que hoy en día podemos disfrutar cada madrugada, la llegada de Steve Kerr al banquillo de la bahía dorada junto con su juego alegre y ofensivo beneficiaron el estilo de Stephen Curry. 

El base de GSW  encajó como anillo al dedo en ese baloncesto rápido, de transición y con más tiros desde más allá del arco que interiores, el cuál enamora al público, siempre que esté apoyado en una defensa férrea.

El talento de Curry y las ideas de Kerr son los pilares que han creado este equipo capaz de ganar dos anillos en tres años, batir el récord de Jordan de más victorias en una liga regular (72), muy posiblemente, crear una dinastía que contaremos a nuestros hijos cuando nos pregunten quien era el mejor equipo cuando teníamos su edad.

El juego de Stephen Curry.

Opinión personal

Después de todo esto, ¿porqué no considerar a ‘Steph’ Curry dentro del Top 3 de mejores jugadores de la liga después de todos los éxitos individuales y colectivos que ha conseguido?

Nada de esto habría sido posible sin haber tenido a su disposición a todo un equipo de estrellas que, en su gran mayoría, serían titulares en cualquier otro equipo de la NBA (Klay Thompson, Danny Green, Kevin Durant, Livingston, Leandrinho Barbosa, Andrew Bogut, Javale Mcgee…).

Nunca gustan esas decisiones de jugadores que prefieren abandonar los equipos que le concedieron su primera oportunidad de triunfar para huir a un equipo que les brinde la oportunidad de ser campeón, tal y como hizo Kevin Durant.

Stephen Curry, a pesar de contar con un gran talento, no es más que un jugador de moda que ha trabajado muy duro y ganará grandes cosas durante su carrera gracias a ello, pero que no se le recordará como uno de los grandes, algo que sí haremos con el que, para muchos, es el mejor jugador del momento: Lebron “The King” James.

Todo tiene su explicación

Sin ánimo de faltar al respeto a nadie, seguro que Curry es el jugador favorito de muchos y sin duda es uno de los jugadores más determinantes de la competición.

A los aficionados les encanta la manera en que pone a bailar breakdance a Chris Paul o esos buzzer beater desde el centro del campo, pero su baloncesto queda muy lejos de los mejores jugadores llegando a no ser ni el mejor de su equipo mientras comparta vestuario con Kevin Durant.

Es más, si quisiéramos afinar no tendría sitio ni en mi TOP 10 de mejores jugadores de la liga.

Como todo, esto es una opinión más al respecto, la cual seguro que podría ser discutida por muchos de vosotros y para eso tenemos los comentarios.