El mejor quinteto mundial de la historia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 11 diciembre, 2018
Álvaro Ortin · 12 diciembre, 2018
Si eres fanático del baloncesto y te gusta saber sobre las leyendas que brillaron en este deporte, no te pierdas la siguiente selección con los mejores jugadores no americanos de todos los tiempos.

Es evidente que, cuando hablamos del mejor quinteto mundial de la historia, es necesario dejar fuera a los jugadores americanos. De lo contrario, nos saldría un equipo Johnson, Jordan, James, Duncan, O’neal, por ejemplo. Hablando de jugadores no americanos, estos son los que deberían conformar este hipotético Dream Team.

Los cinco mejores de la historia del baloncesto

Tony Parker

William Anthony Parker, Jr. nació en Brujas, Bélgica, allá por el 17 de mayo de 1982. El base todavía se encuentra en activo prestando servicios para los San Antonio Spurs de la NBA y capitaneando a la selección de baloncesto de Francia. 

Seguramente estemos hablando del mejor base que ha dado Europa; así lo demuestra el palmarés de ‘Oh la lá Parker’. 

En 2007 fue nombrado MVP de una finales de la NBA —primer jugador europeo de la historia en conseguirlo— tras levantar su tercer título de campeón NBA, al que todavía le quedaría añadir otro en 2014, para un total de cuatro.

Como añadido, cabe destacar que únicamente ha perdido una serie de finales de la NBA, en 2013. Actualmente, es el jugador con más asistencias en la historia de los Spurs; además, guió a Francia a levantar su único triunfo internacional con el Eurobasket del 2013.

En cuanto a números, Tony Parker ha promediado a lo largo de su carrera un total de 16,2 puntos; 2,8 rebotes y 5,8 asistencias por partido.

Drazen Petrovic

El apodado como «Mozart del baloncesto» desarrolló prácticamente toda su carrera en la Cibona de Zagreb, equipo muy potente a nivel europeo y que rivalizaba con los grandes como Real Madrid o el Zalgiris de Kaunas.

Tras un breve período en el Real Madrid en 1988/1989, emprendió el viaje a Estados Unidos después de que los Portland Trail Blazers depositaran 1,5 millones de dólares para su salida.

Si bien no consiguió brillar en el equipo de Rip City, su llegada a un equipo joven como eran los Nets de Nueva Jersey fue el empujón que le hacía falta para empezar a hacer gala del baloncesto que había deslumbrado en Europa. Así lo demuestran sus números: 15,4 puntos; 2,3 rebotes y 2,4 asistencias por encuentro.

Petrovic definitivamente integra el mejor quinteto mundial del baloncesto.
Imagen: nba.com

Sus grandes actuaciones a nivel de clubes también fueron correspondidas con logros a nivel internacional. Entre ellos, cabe destacar la medalla de oro conseguida en el Mundial de Argentina 1990, cuando todavía jugaba con la selección de Yugoslavia.

Todo esto le valió para que se retirara su camiseta con el número 3 en la pista de los Nets, y para que esta sea considerada toda una institución en el país croata. Se debe, principalmente, al cariño que despertaba en la afición y al trágico final que sufrió.

Toni Kukoc

Considerado como uno de los mejores jugadores europeos de baloncesto de la historia,siempre lució el dorsal número 7 allá por donde fue.

Tras desarrollar su carrera en Europa, en la mítica Jugoplastika Split y en la no menos famosa Benetton de Treviso, en la temporada 93/94 The Waiter  decidió dar el salto a la NBA y recalar en los Bulls de Chicago, equipo que tenía sus derechos desde dos temporadas atrás.

A pesar de jugar habitualmente en la posición de alero, sus condiciones físicas y técnicas le permitían actuar en casi cualquier sitio de la cancha, desde el puesto de base hasta de ala-pívot.

Esta versatilidad le sirvió para ser una pieza importante en los Bulls de Jordan, etapa en la que se vio su mejor versión y obtuvo tres anillos de campeón consecutivos.

A nivel internacional, brindó a su país ocho medallas con su selección, tras defender primero los colores de Yugoslavia y posteriormente los de Croacia. Entre esas preseas, cabe destacar la medalla de oro conseguida en el Mundial de Argentina en 1990.

Dirk Nowitzki 

Sin duda, esta ha sido la posición en la que más ha costado seleccionar a un jugador, por encontrarse entre los candidatos el mejor jugador español de la historia: Pau Gasol.

No obstante, parece claro que el mejor jugador en la posición de ‘4’ —y posiblemente el mejor jugador europeo de la historia— es el 41 de los Dallas MavericksDirk Nowitzki.

Tras jugar durante cuatro temporadas en el DJK Würzburg alemán, donde consiguió el ascenso a la Bundesliga, finalizar sus estudios y realizar el servicio militar en su país, con tan solo 20 años se presentó al draft de la NBA. En ese entonces, fue seleccionado en la posición número nueve por el equipo en el que todavía hoy juega.

Imagen: nba.com

Entre los éxitos que han provocado su inclusión en este equipo, Dirk cuenta con un anillo de campeón de la NBA y un título de MVP de las finales de la temporada 2010-2011.

Por si fuera poco, ha sido All-Star en 13 ocasiones, cuatro veces elegido en el equipo ideal de la NBA —2005,2006,2007 y 2009—, cinco veces en el segundo equipo —2002,2003,2008,2010 y 2011— y tres veces en el tercer equipo —2001,2004,2012—.

Además, es el primer y único jugador europeo que ha conseguido el título de MVP de la temporada en la NBA en el año 2007. También fue el primero en conseguir levantar el concurso de triples del All- Star Game de la NBA en 2006.

A nivel internacional, Dirk ha sido durante muchos años líder indiscutible de la selección alemana. Con esa camiseta, consiguió la medalla de bronce en el Mundial de Indianápolis 2002 y la de plata en el Europeo de 2005. En ambas ocasiones, obtuvo el premio de máximo anotador del torneo y fue elegido MVP.

Arvydas Sabonis

Para cerrar este mejor quinteto mundial, había que dejar hueco a uno de los mejores jugadores que ha dado el baloncesto europeo. Sin duda, el pívot con mejor visión de juego que se ha visto en el viejo continente.

Tras dominar el baloncesto europeo en Zalgiris, Forum de Valladolid y Real madrid, en 1995 —con 31 años— firmó un contrato con los Trail Blazers de Portland. Esa misma temporada fue subcampeón de los premios a Rookie del Año y al Mejor Sexto Hombre.

Su estilo de juego era muy efectivo en la NBA; no obstante, siempre quedará en la mente de los aficionados «lo que podría haber sido» de haber entrado en la NBA unas temporadas antes y sin esas lesiones que mermaron considerablemente su movilidad.

Indudablemente, los éxitos a destacar de Sabonis llegaron a nivel internacional, representando a la selección soviética. Entre ellos, cabe destacar la medalla de oro en el Mundial de 1982, una medalla de plata en el Mundial de España 1986 ante los Estados Unidos de David Robinson y el oro olímpico en Seul 1988, tras eliminar a EEUU en semifinales.

Desde luego, este mejor quinteto mundial admite variantes y opiniones diversas. Afortunadamente para los espectadores, este deporte ha sido cuna de numerosos talentos que a día de hoy aún recordamos.