El rebote

Alvaro · 4 noviembre, 2018
El rebote es parte fundamental del baloncesto, tanto en ataque como en defensa una buena habilidad para posicionarte y coger rebotes pueden significar la clave de la victoria

Incluso a pesar de haber ido disminuyendo su importancia desde la inclusión de la línea de triple en el baloncesto, es de carácter vital el uso y aprovechamiento que un equipo haga del rebote en el baloncesto moderno.

Ello radica, principalmente, en la repercusión que esta faceta tiene tanto en ataque -donde puede darte puntos fáciles- como en defensa – evitando una sangría difícil de detener- si somos capaces de cerrarlo correctamente.

Todo ello ha motivado que sea necesario explicarlo con detalle, centrándonos en explicar cómo cerrar un rebote y aportar algunos consejos y ejercicios para mejorar en este apartado del juego.

¿Cómo capturar un rebote?

Primero cerrar y luego coger

Evidentemente, antes de que se pueda dar lugar a un rebote es necesario que haya un tiro a canasta (ya sea en ataque o en defensa).

Técnica del rebote.

En el momento en que vemos abandonar el balón de las manos del lanzador, indistintamente de que lo haga desde la línea de tres o sea un tiro de dos puntos, debemos seguir estos sencillos pasos, los cuales nos ayudarán a evitar que nuestro contrario atrape el balón:

  1. Debemos tener localizado a nuestro par. Si sabemos donde está colocado el contrario al que tenemos que defender evitaremos que se nos cuele por la espalda y nos quite el rebote. Si todo el equipo hace esto es imposible que le demos una segunda oportunidad de ataque al rival.
  2. Una vez tengamos localizado al adversario, hay que proceder a lo que coloquialmente se conoce como ‘cerrar el rebote‘; de espaldas al contrario debemos evitar que el adversario nos rebase empleando nuestro cuerpo. Es importante no hacer uso de las manos o los brazos porque probablemente el árbitro nos pitará falta.

Dada la sencillez que, aparentemente, supone realizar este proceso, es relativamente fácil atrapar un rebote. Sin embargo, en la mayor parte de los partidos es sorprendente la cantidad de errores que se producen en este apartado, lo cual supone puntos fáciles para el contrario y, probablemente, nos cueste el partido.

Algunos ejemplos

Jugadores expertos en esta sección del baloncesto, como bien podría ser Felipe Reyes, siguen a pies juntitas este procedimiento cada vez que hay un tiro a canasta.

Ello, sumado a sus ganas de coger el balón, les convierte en los líderes en el apartado reboteador y que muchas veces, tanto aficionados como rivales, tengan la sensación de que el balón ‘les cae siempre en las manos’.

El rebote en el baloncesto.

¿Cómo entrenar el rebote?

Ejercicio básico

Para iniciar el ejercicio es necesario colocar a los jugadores por parejas, de manera que uno sea el atacante y el otro el defensor.

El entrenador -o un jugador en caso de ser más de 10- lanza a canasta; los defensores deben dejar que el balón de un bote antes de que los atacantes lo cojan, mientras los atacantes deben centrarse en capturar el rebote.

A fin de motivar y que el ejercicio salga correctamente, se pueden poner premios o castigos (vueltas al campo, flexiones, abdominales…).

Este ejercicio tan simple es fantástico para mejorar tu potencia a la hora de cerrar el rebote; si bien, su sencillez lo hace idóneo para jugadores muy jóvenes, como alevines o infantiles.

Algo más complejo

Se coloca a los jugadores en tres filas, de manera que el jugador nº 1 esté situado en la posición de base, y los nº 2 y 3 en las posiciones de aleros.

El jugador nº 1 pasa el balón al jugador de su derecha (nº 2) quién comienza a botar con fuerza hacia la línea de fondo, siempre por fuera de la zona de triple; mientras esto sucede, los jugadores 1 y 3 intercambian sus posiciones.

Una vez ha llegado a la esquina del campo, el jugador nº 2 pasa el balón al jugador nº 3, quién se encuentra en la bombilla del triple tras haber intercambiado posiciones con el nº 1.

Este tras recibir, invierte el balón hacia el jugador nº 1, quién realiza un lanzamiento de tres puntos.

Tras el tiro, el jugador nº 3 actuará como defensa y el nº 2 como jugador atacante. Si el defensor atrapa el rebote -o hay una canasta- entra un nuevo trío de jugadores. Si por el contrario es el jugador nº 2 quién atrapa el balón comenzará un 1 Vs 1 contra el jugador nº 3.
La rotación siempre debe realizarse hacia la derecha: el nº 1 pasará a la posición del nº 2, el nº 2 a la del nº 3 y este ocupará la posición del nº 1.
Son solo dos ejemplos de la multitud de ejercicios que podéis encontrar si queréis mejorar vuestra potencia reboteadora.