El deporte en la adolescencia: un excelente aliado

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 24 marzo, 2019
Óscar Dorado · 24 marzo, 2019
Es importante que el deporte en la adolescencia se practique con moderación, ya que los excesos pueden agotar al joven y, en el peor caso, producirle lesiones severas y afectar su crecimiento.

Realizar ejercicio es algo muy recomendable para el ser humano. No solo para gozar de buena salud física sino también mental. Por ello, no es de extrañar que el deporte en la adolescencia venga a ser un gran aliado para ayudar a drenar los cambios característicos de esta etapa sino para promover una mayor autoconfianza.

En otras palabras, practicar deporte en la adolescencia contribuye con el desarrollo físico y emocional de las personas. Y a pesar que por lo general se percibe como una obligación más, en realidad, se trata de un momento de esparcimiento que vale la pena aprovechar.

El deporte en la adolescencia debe estar siempre en perfecto equilibrio con dos variables: la moderación y la constancia; de esta manera, se conseguirá disfrutar mucho más y ganar en salud. En este mismo orden hay que recordar que es importante no exceder la intensidad de las sesiones ya que se pueden producir dolores y lesiones varias.

¿Qué dice la ciencia al respecto?

De acuerdo a múltiples investigaciones que se han llevado a cabo a lo largo de los años, se ha podido comprobar que la actividad física diaria favorece las capacidades cognitivas y también, la concentración. A su vez, libera la tensión emocional acumulada.

Biografía deportiva de la tenista Simona Halep.

En la adolescencia, el deporte viene a ser una buena forma de promover el desarrollo de una buena autoestima en los jóvenes; además, contribuirá a que tengan una mejor gestión de sus emociones y pensamientos en el día a día. De hecho, los estudios confirman que existen diferencias notables entre los adolescentes que no practican ningún deporte y los que sí.

Los adolescentes que no practican ningún deporte tienden a somatizar con mayor facilidad, tener una imagen corporal no siempre positiva y, en algunos casos, mayor tendencia a caer en el consumo de sustancia nocivas para la salud. Ojo, esto no quiere decir que esto sea una regla, aunque sí se puede hablar de una tendencia.

Te interesa: Concentración en el deporte: consejos para lograrla

Beneficios del deporte en la adolescencia

Los beneficios de correr para el cuerpo humano

Tal y como se ha mencionado, desde el punto de vista físico, la práctica del deporte supone varios beneficios tales como: el mantenimiento de un peso corporal apropiado, tonificación de los músculos, fortalecimiento del sistema cardiovascular, liberar tensiones y, también un mejor descanso y calidad de sueño. Adicionalmente, ayuda a prevenir la aparición de muchas patologías.

Por supuesto, no hay que dejar de mencionar que la actividad física ayuda a liberar endorfinas y, por ende, a mantener una actitud mucho más positiva; algo sin duda, muy necesario en esta etapa llena de cambios.

Hay quienes consideran que el deporte forma parte de una buena educación, desde el punto de vista psicológico, emocional y social. En este último aspecto, porque enseña a gestionar mejor las dinámicas de grupo e integrarse adecuadamente a ellas, entre otras cuestiones.

¿Cómo debe llevarse a cabo?

El deporte en la adolescencia no debe ser una imposición por parte de los padres; por ende, no se les puede obligar a hacerlo si no lo desean y hay que consultarles siempre antes de inscribirlos en alguna actividad. Lo mejor es motivarlos a ejercitarse de otras formas e, incluso, dándoles el ejemplo.

Una vez que se interese por una práctica, el apoyo de los padres será fundamental para mantener su motivación. Por otra parte, hay que enseñarles otros valores, como la paciencia, la honestidad, la constancia, la tolerancia y el sentido de trabajo en equipo (si es el caso). También es necesario enseñarles a saber respetarse y a establecerse límites realistas para que puedan llevar a cabo una práctica sana. No estará de más tampoco que se les enseñe a disfrutar del camino, más que de la meta.

Evidentemente, el deporte en la adolescencia conlleva a un múltiples beneficios. Y no basta con mencionarlos o conocerlos, hay que vivirlos para disfrutar de una mejor calidad de vida.