¿Cómo afectan los estilos de entrenadores a los resultados?

Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
· 6 febrero, 2018
El entrenador es el estratega que se encarga de diseñar como se distribuirá su equipo durante los 90 minutos que suele durar un partido, así como de las diferentes variantes qeu pueden utilizarse dependiendo de las condiciones del encuentro

Uno de los atributos más venerados del fútbol es que permite llegar al éxito con infinidad de fórmulas diferentes. Esto depende, además de los jugadores con los que se cuente, de los estilos de entrenadores al mando de cada conjunto. Los hay ofensivos, defensivos, tacticistas, conceptualistas… Pero, ¿Existe alguno que garantice el éxito?

Los analistas del fútbol se pasan horas y horas discutiendo sobre las bondades y las falencias de cada sistema táctico. Todos han servido y también han fallado alguna vez, por lo que el debate puede extenderse durante horas sin que se logre dilucidar qué tan influyentes son los estilos de entrenadores y sus estrategias en los resultados obtenidos por un equipo.

A continuación, intentaremos analizar por qué se produce semejante diversidad de criterios y creencias. Además, nos enfocaremos en los principales entrenadores del mundo para ‘encasillarlos’ en categorías que nos permitan comprenderlos mejor.

¿Por qué hay diferentes estilos de entrenadores?

Esto es posible porque el fútbol posee una particularidad que lo distingue del resto de los deportes: permite la especulación. En un partido, un entrenador puede plantear ‘resistir’ ante la supremacía del rival para intentar dar el golpe sobre el final o incluso para mantener la igualdad.

Sin embargo, esto no se da en disciplinas como el básquetbol, el tenis, el vóleibol o el atletismo. En todos ellos, ya sea por reglamentación o por naturaleza del deporte, debes salir a agredir para imponerte. De hecho, ni siquiera existe el empate. En el fútbol, en cambio, puedes quedarte ‘esperando’ y apostar al debilitamiento físico y mental del otro.

Esa característica hace que algunos sean afines de un juego más precavido, generalmente porque se consideran en inferioridad de condiciones técnicas con respecto al adversario. También los hay de los audaces que van al frente sin importar las circunstancias.

Este choque de estilos de entrenadores, cuando se da, genera grandes expectativas. Todos esperan triunfar para ratificar ese estilo que pregonan.

Estilos de entrenadores en la actualidad

Si bien el análisis se basa en gran parte en sus preferencias tácticas, es destacable que cada técnico posee también su metodología a la hora de entrenar y de conducir un grupo. Algunos son más flexibles que otros; unos remarcan el valor de la motivación y están los adeptos a un contacto más distante con sus dirigidos.

Los estilos de entrenadores pueden llegar a ser verdaderamente distintos, algo que se nota en el juego de sus equipos.
Uno de los casos más característicos de los últimos tiempos es la impronta de la que ha dotado al Atlético de Madrid el ‘Cholo’ Simeone.

Desde el punto de vista futbolístico y considerando la impronta que transmiten sus equipos, podríamos clasificar a los entrenadores de la siguiente forma:

Ofensivos

Son aquellos que plantean ir a buscar el resultado desde el primer minuto y en cualquier campo. Casi todos los entrenadores de los equipos más importantes se condicen con este tipo, ya que el poderío de sus conjuntos los obliga a jugar de este modo.

Además, podríamos dividir a los entrenadores ofensivos en dos grupos: por un lado, aquellos que permiten la improvisación de sus individualidades en un mayor grado, como Zinedine Zidane, Unay Emery, Jürgen Klopp o José Pekerman.

Por el otro, quedarían aquellos que se basan en movimientos articulados para potenciar lo que ofrecen sus jugadores en ataque. En este grupo encasillaríamos a ‘Pep’ Guardiola, Marcelo Bielsa o Jorge Sampaoli.

Guardiola es de esos entrenadores que se basan en movimientos articulados para potenciar lo que ofrecen sus jugadores en ataque.
Imagen: Mundo D – La Voz.

Defensivos

Aunque el mote ‘defensivo’ suene un poco injurioso, no se usa en este caso como descalificación. Se refiere, más bien, a aquellos técnicos que han sabido obtener grandes logros basándose en férreas tácticas defensivas. De hecho, muchas grandes gestas históricas se han basado en este concepto.

Diego Simeone, José Mourinho y Claudio Ranieri son exponentes de esta categoría. En Atlético de Madrid, Inter (y antes Chelsea) y Leicester City respectivamente, estos genios del juego defensivo lograron derrotar a ‘gigantes’ del fútbol.

Si bien muchas veces son criticados por estos planteos, no quiere decir que sus equipos no hayan desplegado un fútbol ofensivo en otros momentos. El “Cholo” fue campeón con el Estudiantes de La Plata y el River Plate jugando con tres o cuatro atacantes; y lo mismo ‘Mou’ con el Real Madrid y el Chelsea en su segundo ciclo.

Claudio Ranieri es un entrenador que se caracteriza por buscar la solidez defensiva.
Imagen: abc.es

Mixtos

No todo es blanco o negro: como en muchos otros aspectos, en el fútbol también hay grises. Los estilos de entrenadores también cuentan con una clase ‘intermedia’, que prefiere más bien analizar el panorama y adaptarse a las circunstancias para decidir.

Desde Sudamérica provienen dos ejemplos clarísimos: Alejandro Sabella y Tite. El argentino, subcampeón del mundo en Brasil 2014, llegó a conquistar la Copa Libertadores de 2009 con el Estudiantes y estuvo a punto de vencer al mejor Barcelona en la final del Mundial de Clubes con un estilo más bien austero.

Sin embargo, al dirigir a la selección argentina, se adaptó al contexto. Escuchó las exigencias del público y la prensa y prestó atención también a las descomunales individualidades con las que contaba.

Así, se las ingenió para colocar en cancha -muchas veces en contra de su gusto personal- a los ‘cuatro fantásticos’: Di María, Messi, Agüero e Higuaín. Este conjunto es recordado como la mejor selección albiceleste de los últimos tiempos.

Con Tité pasó algo muy parecido. Fue campeón de América con el Corinthians en 2012 con un conjunto aguerrido, peligroso en el juego aéreo y contragolpeador.

En 2016, cuando llegó al combinado brasileño, se amoldó a la calidad de la plantilla. Bajo su tutela, Neymar, Coutinho y Gabriel Jesús encontraron su mejor nivel, el scratch arrasó en las eliminatorias y se postula como uno de los grandes favoritos para el mundial de Rusia.

Las tácticas de los entrenadores pueden influir de manera decisiva en el desarrollo de un partido.
Tite durante su etapa como entrenador de la selección brasileña de fútbol.

De todos los entrenadores que nombramos anteriormente, se puede extraer un denominador común: todos son exitosos. ¿Qué significa esto? Que no hay un estilo ‘mejor’ que otro o que garantice mayores probabilidades de éxito.

Si bien a algunos fanáticos les puede gustar más un camino, que por lo general es aquel del juego de pases, la búsqueda ofensiva y las asociaciones de futbolistas talentosos; los de la otra vereda merecen el mismo respeto. Al fin y al cabo, es una discusión que difícilmente encuentre un vencedor alguna vez: aquí también se permite el empate.