¿Cómo combatir la violencia en el deporte?

La pregunta es… ¿las instituciones deportivas están haciendo lo suficiente para evitar la confrontación en el plano deportivo? ¿Existe una fórmula mágica para combatir la violencia en el deporte?

En las últimas décadas, se ha utilizado la práctica deportiva como aliciente para bajar los índices de conflictividad en la sociedad. Paralelo a esto, la violencia en el deporte profesional pone de manifiesto conductas bandálicas de gravedad.

A diario somos testigos del fanatismo extremo, las peleas masivas, los daños a la propiedad y hasta muertes desafortunadas que suelen ser las consecuencias de la violencia en el deporte.

Igual que en cualquier sector de la vida, la violencia es multidireccional. Esto quiere decir que es un fenómeno que puede venir de cualquier parte. Si buscamos en internet, podremos ver cientos de hechos violentos en los que han participado atletas, entrenadores y fanáticos.

Casi todos los deportes penalizan la violencia

A diferencia de otros problemas como el racismo, la violencia deportiva está penada en casi todas las disciplinas. De hecho, lo que hace que una actividad física sea considerada un deporte es el establecimiento de reglas de competencia. Casi todos los deportes establecen la ilegalidad de la violencia entre los competidores.

Prácticas tan violentas como el boxeo y las artes marciales mixtas tienen reglas; con ellas se define el límite entre competir y herir al oponente. Todos los deportes de contacto tienen indicaciones sobre las acciones violentas que no se deben cometer.

El fútbol, el béisbol y el baloncesto son claros ejemplos: en ellos, lo violento y el comportamiento antideportivo es entendido como ventajismo. Incluso esta violencia atrae a cierto sector de la población.

Rugby, NFL o fútbol americano

La figura de la falta existe en deportes tan fuertes como el fútbol americano y el hockey sobre hielo. En la práctica, y a pesar de las penalizaciones, siempre veremos hechos violentos, porque los practicantes son seres humanos con emociones. Como todos, estos pueden pelear, descontrolarse, frustrarse y atacar, sea de forma útil o por descontrol emocional.

La violencia en el deporte también invade a los fanáticos

Algunos deportes como el fútbol y el béisbol reportan hechos violentos que ocurren entre sus espectadores. Esto suele deberse al fanatismo y la concurrencia de rivalidades en un mismo campo de exhibición deportiva.

Quizás el fútbol es el mayor ejemplo de lo peligrosa que puede ser la violencia en el deporte. Los Hooligans (originarios de la Inglaterra de décadas pasadas, pero hoy desperdigados por todos los continentes), disturbios y hasta homicidios se registran cada cierto tiempo en casi todas las ligas del planeta.

Paradójicamente, el balompié tiene las normas más rigurosas en contra de los hechos violentos que existen. Solo basta echarle un vistazo a los reglamentos y protocolos de la FIFA, entidad mundial reguladora del fútbol.

Los jugadores pueden tener sanciones largas, según la gravedad de una agresión cometida. También existen penalizaciones para los equipos y estadios en donde se susciten hechos violentos por parte de los fanáticos.

Competencia de las autoridades gubernamentales

La violencia es un asunto de seguridad ciudadana y suele constituir violaciones a nivel legal. Por ello, las entidades gubernamentales suelen disponer de un número de efectivos policiales para la celebración de eventos deportivos. Claro que no todos los países son iguales: hay casos en los que el nivel de conflictividad deportiva se pierde de vista.

Un caso notorio es el de la liga de fútbol argentino. Allí el fanatismo deportivo es una problemática nacional, por lo que el gobierno creó un reglamento antiviolencia con resultados dispares hasta ahora. Además, las rivalidades entre fanáticos se mezclan con otras diferencias sociales, políticas y económicas.

El último caso significativo de violencia en el deporte fue el de la final de la Copa Libertadores 2018 entre Boca Juniors y el River Plate. En aquella ocasión, se registraron fuertes agresiones por parte de fanáticos hacia los jugadores.

La violencia en el deporte azota al fútbol argentino desde hace tiempo.
Imagen: radiodos.com.ar

Violencia en el deporte y los retos del futuro

Las sociedades evolucionan y, con ellas, también las formas de violencia. Entre tanto, las instituciones deportivas se adaptan a las nuevas realidades reformando sus reglamentos. De forma parecida a como ocurre en el fútbol, todos los deportes están sujetos a la actualización de sus códigos de conducta.

El avance de los tiempos plantea nuevos escenarios. Por ejemplo, en los últimos años se han registrado amenazas terroristas en torno a los eventos deportivos mundiales. Esto ha obligado a las autoridades estatales y deportivas a redoblar sus esfuerzos en materia de seguridad.

En la actualidad, lo más importante es incentivar una cultura de la antiviolencia. Para ello, las sanciones y las campañas educativas siguen siendo las principales herramientas del deporte en su lucha contra la agresión.

  • Ángel Gómez. UNED. 2007. Violencia en el deporte. Extraído de: https://www2.uned.es/472074/papers/Gomez_(2007).pdf
  • Helio Carpintero. R.A. de Ciencias Morales y Políticas. Psicología y violencia del deporte en España. Extraído de: http://www.racmyp.es/R/racmyp/docs/anales/A95/A95-12.pdf