Johan Cruyff: el padre del fútbol moderno

Fernando Clementin · 30 enero, 2018
Johan Cruyff es considerado el padre del fútbol moderno, precursor de un estilo que ha dejado una gran impronta en futbolistas, entrenadores, y algunos equipos como sigue ocurriendo a día de hoy en el FC Barcelona

No son pocos los que dicen que Johan Cruyff verdaderamente cambió la forma de jugar al fútbol. Lo cierto es que este holándes, figura sin lugar a dudas, entre los mejores futbolistas de la historia. Su nombre quedó grabado para siempre en el Ajax, el FC Barcelona y la selección holandesa, tanto dentro como fuera del campo.

En un fútbol distinto al que vemos hoy, Johan Cruyff fue un extraordinario enlace que lució en cada lugar donde jugó. Era habilidoso, rápido y estético; hacía goles, disparaba desde lejos y también era un exquisito asistidor.

Brilló en el Ajax entre 1964 y 1974. Allí ganó seis ligas y tres Copas de Europa (conocida como Champions League desde 1993). Luego, pasó al Barcelona, donde jugó cinco temporadas, para añadir a su palmares una Liga y tres balones de oro. Este premio, otorgado por la FIFA, se entregaba tan solo a jugadores europeos en aquella época.

Tras dos años en la NALS (liga estadounidense de fútbol), primero en Aztecas y luego en Diplomats, estuvo un año en el Levante, de la segunda división de España. Posteriormente, jugó otro año en Estados Unidos y retornó al Ajax, donde jugó dos años más.

Al igual que en la primera etapa, se fue de Ajax enfrentado con la dirigencia. En 1974 había decidido emigrar a Barcelona por cuenta propia. En esta ocasión, se fue al eterno rival porque no quisieron renovarle el contrato. Algo que prueba su fuerte carácter.

Así, se retiró como jugador con la camiseta de Feyenoord. En total, marcó 369 goles en 661 partidos de clubes. Además, ganó 17 títulos nacionales y 5 internacionales. Su legado, sin embargo, fue mucho más grande que eso.

Johan Cruyff jugador entrenador selección holandesa Naranja mecánica
Johan Cruyff era el lider de la denominada ‘Naranja Mecánica’.

Johan Cruyff en la Naranja Mecánica

Dirigida por Rinus Michels, la selección holandesa que disputó el mundial de Alemania 1974 fue una de las pocas que quedó en la historia a pesar de no lograr el título. El campeón fue el combinado local, pero pocos lo recuerdan más que a aquel maravilloso equipo liderado por Cruyff dentro del campo.

Bajo el lema de ‘fútbol total’, este equipo innovó con características que hasta ese momento no eran habituales en el mundo del fútbol, como por ejemplo:

  • Preparación física rigurosa al servicio de la técnica y el buen juego
  • Rotación de puestos y la premisa de que todos atacaban y todos defendían
  • Ataque con extremos y presión inmediata apenas se perdía el balón
  • Posesión constante, triangulaciones y juego colectivo por encima de cualquier individualidad
  • El fuera de juego como método defensivo

Este equipo también disputó y perdió la final de Argentina 1978, nuevamente contra el local y con muchas ausencias, entre ellas la de Cruyff. Quienes tuvieron la fortuna de verlo jugar afirman que fue lo más cercano a la perfección que se ha visto en un campo de juego.

En su selección, el astro holandés disputó 48 partidos entre 1967 y 1977 y marcó 33 goles. No le alcanzó, sin embargo, para quedarse con un título. Esta es, quizás, la única deuda futbolística que le quedó al gran Johann.

Cruyff, el intérprete de Michels dentro del campo

Los equipos de Michels se basaban fuertemente en la idea de la colectividad. Parece imposible, entonces, que un jugador se destaque por sobre el resto con este modelo.

Pero el talento de Cruyff era tan grande que se convirtió en el ejecutor perfecto de estas ideas. Casi como si hubiesen sido creados, entrenador y jugador, el uno para el otro.

En términos actuales, podríamos decir que Cruyff tenía la inteligencia y la visión de juego de Iniesta y el desequilibrio individual de Leo Messi o Neymar, considerando que era derecho.

En una época donde los esquemas defensivos, además de muy sólidos, eran mayoría, esta idea enamoró a quienes preferían el fútbol vistoso. El Catenaccio estaba muy presente en aquellos tiempos, debido al éxito de la Italia de Enzo Bearzot, campeona de Europa en 1968.

Johan Cruyff entrenador, la leyenda se expandió

Cruyff fue recordado como jugador por la magnífica habilidad para desplegar un fútbol vistoso y efectivo. Como entrenador, la ecuación no cambia demasiado.

Johan Cruyff entrenador holandés FC Barcelona Ajax Cataluña
Johan Cruyff nunca renunció a un estilo propio en sus equipos.

Dirigó por tres años al Ajax, donde se consagró en tres oportunidades. Pero fue en Barcelona donde vivió sus mejores años en un banquillo.

Desde 1988 hasta 1997, Johan Cruyff sentó las bases de lo que sería el modelo que supo consagrar para siempre Pep Guardiola. Algo muy similar al juego de la Holanda de 1974.

Con el equipo Culé, el holandés obtuvo 8 competencias locales (4 Ligas) y 3 internacionales, incluyendo la primera Copa de Europa de la institución catalana en 1992. Casualidad o causalidad, el cerebro de aquel equipo era, justamente, Guardiola.

Las 6 mejores frases de Johan Cruyff

Como todo gran maestro, Cruyff ha sabido transmitir enseñanzas invaluables en el mundo del fútbol. Estas son algunas de sus frases más recordadas:

  • “Prefiero ganar 5-4 que 1-0”
  • “Si tú tienes el balón, el rival no lo tiene”
  • “Jugar al fútbol es muy simple, pero jugar un fútbol simple es la cosa más difícil que existe”
  • “Los italianos no pueden ganar, pero sí puedes perder frente a ellos”
  • “La velocidad es muchas veces confundida con entendimiento. Cuando empiezo a correr antes que otros, parezco más rápido”
  • “Todos los entrenadores hablan de movimiento, de correr mucho. Yo digo: no corras demasiado. Al fútbol se juega con el cerebro. Tienes que estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, ni antes ni después”.

Johan Cruyff falleció el 24 de marzo de 2016, a los 68 años. Hace tiempo venía peleando con un cáncer de pulmón causado por sus infaltables cigarros de tabaco. “Tuve dos grandes vicios: el fútbol, que me dio todo, y el tabaco, que casi me quita todo”, dijo alguna vez.

No obstante, una parte de él se quedó en este mundo para siempre. El Cruyff jugador, eterno en el podio de los mejores junto a Pelé, Maradona y Messi. Y el Cruyff entrenador, que cambió la suerte del FC Barcelona para siempre.