El tenis de mesa como deporte

2 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el periodista deportivo Fernando Clementin
De seguro alguna vez has jugado al tenis de mesa, usualmente practicado como actividad recreativa. ¿Qué sabes acerca de esta disciplina?

El famoso ping pong, en español denominado tenis de mesa, es una actividad presente en muchos contextos como reuniones de familia o amigos, en clubes o hasta en salas de recreación de instituciones educativas. Sin embargo, también constituye una disciplina deportiva, sobre la que vamos a profundizar a continuación.

La similitud de este deporte con el tenis tanto en la forma de juego como en su nombre mismo no es casualidad. De hecho, la mayoría de los historiadores concuerdan en que nació en Inglaterra a finales del siglo XIX, muy probablemente como una variable del tenis para cuando las condiciones climáticas hacían inviable el deporte al aire libre.

Para la década de 1920, el tenis de mesa ya era conocido en casi toda Europa y hasta en la India; la Asociación Inglesa de Tenis de Mesa nació en 1926, así como también la ITTF —Federación Internacional de Tenis de Mesa— nació ese año.

Con sede en Lausana, Suiza, esta entidad cuenta ya con 222 organizaciones asociadas y es la encargada de llevar a cabo y supervisar competencias internacionales como el Campeonato Mundial de Tenis de Mesa y el World Tour. Además, el tenis de mesa es una disciplina muy popular en los Juegos Olímpicos y también en los Juegos Paralímpicos.

Reglas básicas del tenis de mesa

Este deporte puede practicarse de manera individual —uno contra uno— o en parejas. En ambos casos se usa la misma mesa para jugar. En cualquiera de estas modalidades, el objetivo principal no es otro que pasar la pelota al lado contrario de la mesa, intentando además que el rival no pueda devolverla.

En el tenis de mesa se juegan sets —como en el tenis— a 11 puntos, que se suman de a uno en uno. En caso de haber empate en 10, se continúa el set hasta que alguno de los participantes consiga una diferencia de dos puntos.

Chico jugando tenis de mesa a punto de sacar.

Durante los partidos de dobles, los jugadores de un mismo conjunto deben golpear alternadamente la pelota en el transcurso del punto. El servicio se realiza siempre cruzado desde el lado derecho; el equipo servidor varía cada dos puntos, o cada uno en ciertas situaciones específicas.

Equipamiento necesario

Lógicamente, los materiales requeridos para practicar este deporte son tres: la pelota, las raquetas —también denominadas paletas— y la mesa. A continuación, ofrecemos algunas especificaciones sobre cada uno de ellos:

  • Raquetas: puede ser de cualquier forma, tamaño y peso, pero ha de ser plana y rígida, con un 85 % de su composición de madera. Además, se añade una capa fina de hule sobre las caras con las que se golpea la pelota.
  • Pelota: su diametro es de 40 mm y pesa 2,7 gramos. Antes era más pequeña, pero se la agrandó con el fin de poder televisar los encuentros y para hacerla más lenta, de modo que los puntos se hicieron más extensos.
  • Mesa: sus medidas son 2,74 m de largo, 1,52 m de ancho y 76 cm de alto. Si bien puede estar hecha de cualquier material, debe garantizar cierta altura de rebote para poder usarse en competencias oficiales. La línea blanca que divide la superficie de juego a lo ancho debe medir 3 mm. Los bordes son parte de la superficie del juego, pero no así los laterales de la mesa.
El tenis de mesa es uno de los deportes de raqueta más ágiles y populares.

Por último, en cuanto a la red, debe dividir el campo a lo largo y estar sostenida por postes de 15,25 cm de alto. Esa misma altura debe tener el borde superior de la red con respecto a la superficie, mientras que el borde inferior ha de estar casi pegado a la mesa. A lo ancho, la red y los postes deben medir 1,83 m.

Tenis de mesa, un deporte muy completo

Con todo lo comentado, solo queda repasar por qué el tenis de mesa aparece como una opción recomendable como práctica deportiva. En primer lugar, podemos notar a simple vista que es una actividad que demanda mucha concentración y coordinación.

Asimismo, también pone a prueba el equilibrio, la rapidez de reacción y la motricidad de los brazos y las manos. El movimiento de las piernas tampoco se deja de lado, ya que lograr una posición corporal adecuada es fundamental para lograr un buen impacto, tal y como ocurre en el tenis.

En definitiva, estamos en presencia de un juego que, además de ser extremadamente divertido, es muy bueno para el bienestar físico. Como si fuera poco, permite que tanto niños como personas mayores participen y se puede jugar con apenas unos pocos elementos. ¡El tenis de mesa es una alternativa fantástica por donde se la mire!

  • Tenis de mesa. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Tenis_de_mesa
  • Reglas de tenis de mesa. Special Olympics. http://media.specialolympics.org/soi/files/resources/SPANISH/SportsRules_Competitions/Tenis_de_Mesa.pdf