Las disciplinas más practicadas del piragüismo

23 Julio, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por el periodista deportivo Fernando Clementin
Subirse a una piragua, remar y disfrutar del entorno natural es un verdadero goce para muchas personas. Existen diversas formas de practicar este deporte que podemos experimentar.
 

Los amantes de los deportes acuáticos pueden encontrar en el piragüismo un excelente método para divertirse, mantenerse en forma y hasta competir. En el siguiente artículo, repasaremos las principales modalidades que se incluyen en esta disciplina.

Si bien para muchos es una actividad que parece ‘fuera de alcance’, la realidad es que esto no siempre es así. Tener un curso de agua como un río, lago o incluso el mar cerca ya soluciona casi totalmente la cuestión.

En cuanto al equipamiento, tanto el kayak o la canoa como los remos y el equipo de seguridad —casco, chaleco salvavidas y ropa de neopreno son fundamentales— pueden rentarse en cualquier club náutico que ofrezca la posibilidad de disfrutar este deporte.

Finalmente, solo necesitaremos la guía de un experto —nunca salgas a remar solo— para disfrutar de los enormes beneficios que ofrece el piragüismo en cualquiera de sus disciplinas.

¿Por qué practicar este deporte?

Además de las enormes ventajas que conlleva para el organismo, este deporte tiene otro aspecto muy destacable: existen muchas maneras distintas de practicarlo. En primer lugar, podemos remar solos, en pareja o hasta en grupos.

Por otro lado, también podemos elegir diferentes tipos de embarcación. Las más comunes son las siguientes:

 
  • Kayak: el kayak posee la característica distintiva de que el deportista va sentado. Para esta embarcación se usan remos de dos hojas. Según el número de tripulantes, se los clasifica en K1, K2 y K4.
  • Canoa: a diferencia del kayak, en la canoa los remeros van arrodillados. Además, se usan palas de una sola hoja. Pueden ser C1, C2, C4, V1 y OC1.
  • Bote neumático: es el tipo de embarcación que se utiliza en el rafting. Es útil para atravesar aguas turbulentas conservando la estabilidad.
  • Otros tipos de piraguas: las piraguas squirt que se usan en el estilo libre, las de barco dragón o el paracanoe —modalidad específica para deportistas con discapacidades físicas— son algunas de las disciplinas en las que se utilizan otro tipo de embarcaciones, diferentes a las convencionales.

Desde luego, dentro de cada una de estas categorías encontraremos piraguas de diferente calidad; los principales factores que varían son el peso, la hidrodinámica y la durabilidad. La elección dependerá, por supuesto, de la modalidad deportiva que queramos practicar.

El canotaje en aguas bravas demanda ciertas medidas de seguridad.

Finalmente, otra razón por la cual hacer piragüismo es que te ayudará a disminuir el estrés, harás nuevas amistades, desafiarás los límites de tu cuerpo y mente y entrarás en contacto permanente con la naturaleza. ¡Incluso puedes entrenar con un instructor y competir en la disciplina que prefieras!

 

Piragüismo: modalidades más populares

Ahora que conocemos un poco más sobre este deporte, llegó el momento de detallar las modalidades más practicas del piragüismo. ¡De seguro alguna te llama la atención para practicarla en el futuro!

Aguas tranquilas o aguas bravas: escoge según la dificultad

Básicamente, la diferencia entre estas dos opciones radica en las turbulencias de las aguas, como su nombre lo indica, y en la presencia o no de obstáculos. En este último caso, puede haber piedras o ramas caídas que entorpezcan y dificulten la navegación.

Tanto las carreras como el piragüismo recreativo en aguas tranquilas o bravas demandan una buena técnica para evitar caídas; ganar velocidad, estabilidad y resistencia y prevenir lesiones. La modalidad olímpica es la de aguas tranquilas.

Rafting, piragüismo con adrenalina máxima

También conocido como descenso de ríos o balsismo, el rafting es una modalidad del piragüismo en el que los tripulantes de un bote neumático deben navegar río abajo sorteando todo tipo de obstáculos. Además, las fuertes turbulencias de las aguas suponen un desafío todavía mayor. ¡La adrenalina está asegurada!

Más alternativas para disfrutar del piragüismo

Aunque las opciones anteriores son las más conocidas, también podemos recurrir a otras modalidades del piragüismo. El eslalon, prueba en la que el objetivo es atravesar puertas con un recorrido en zigzag, es una de las más vistas en eventos televisados.

Por otra parte, el kayak polo es un deporte de equipo que se disputa en piscinas o en aguas abiertas y que consiste en insertar un balón en la portería rival. Es una combinación entre el balonmano y el waterpolo realmente muy atractiva y demandante físicamente.

 
El piragüismo cuenta con muchas opciones para practicarlo.

En último lugar, podemos añadir también las siguientes alternativas:

  • Kayak surf: el objetivo es montar las olas y hacer piruetas y acrobacias, pero encima de un kayak y con un remo.
  • Estilo libre: se usa una embarcación especial que es más pequeña y se sumerge. Esto permite realizar acrobacias y saltos espectaculares, que luego son puntuados.
  • Maratón: se recorren distancias mayores y hay tramos de carreras de entre 100 y 300 metros.
  • Kayak en mar: como su denominación indica, se realiza en el mar.
  • Ascensos: opuestamente a lo que ocurre con el rafting, en esta disciplina se avanza contra la corriente.

En síntesis, queda claro que se trata de un deporte que ofrece variables para todos los gustos. Tus preferencias son importantes para escoger una de ellas, pero también lo es la habilidad que poseas para ejecutarla. ¡Siempre prioriza tu seguridad por sobre todas las cosas al hacer piragüismo!

 
  • Real Federación Española de Piragüismo. 2018. Reglamento general y técnico de competiciones. https://rfep.es/wp-content/uploads/2018/09/Reglamento-General-y-T%C3%A9cnico-2018.pdf