Muhammad Alí, el mejor boxeador de la historia

8 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
Muhammad Alí, o Cassius Clay, fue conocido no solo por lo que hizo dentro del ring, sino también por sus tareas humanitarias y su conversión al islam.

Nacido en el sur de Estados Unidos como Cassius Marcellus Clay, este deportista fue conocido por su nombre religioso, Muhammad Alí. Sin dudas, un boxeador con todas las letras, considerado el mejor de la historia. Te contaremos sobre él en el siguiente artículo.

Muhammad Alí, el boxeador

Cassius Marcellus Clay Jr. nació en Louisville en 1942 y, según sus propias palabras, nunca pensó que sería boxeador. Su acercamiento al deporte se debió a que, cuando tenía 12 años, un ladrón se llevó su bicicleta. Al denunciar el hecho ante la policía de la ciudad, un oficial le dijo que antes que golpear al delincuente —como el niño quería—, tenía que aprender a boxear.

A los 14 años ganó su primer título, de varios que logró siendo amateur. En 1960, Cassius —aún no era conocido como Muhammad Alí— participó de los Juegos Olímpicos de Roma con 18 años de edad y se llevó la medalla dorada por decisión de los jueces.

Al regresar a su ciudad natal, se convertiría en boxeador profesional y disputaría varias peleas famosas y recordadas, sobre todo por sus nocaut. En 1962 peleó en el mítico Madison Square Garden de Nueva York contra Sonny Banks; fue la primera vez que Cassius Clay cayó a la lona… ¡y en el primer asalto!

Sin embargo, eso no le hizo darse por vencido, y siguió sumando victorias en diferentes partes del país y fuera de Estados Unidos. Su fama internacional también iba en aumento.

En 1967, fue suspendido para boxear debido a su negativa de incorporarse a las fuerzas armadas. Regresó tres años más tarde, gracias a la ayuda de un senador de Georgia. Una de las peleas más conocidas de esta segunda etapa en su carrera fue la que protagonizó con Joe Frazier, a quien se enfrentó en tres oportunidades.

Muhammad Ali es también uno de los deportistas más importantes de toda la historia.
Imagen: AS USA.

Muhammad Alí anunció su retiro de boxeo en 1979, tras nueve meses desde su última pelea. En una carta a la Asociación Mundial de Boxeo renunció a su título. “No tengo nada que probar, es lo mejor retirarme como campeón” fueron sus palabras. No obstante, se arrepintió y peleó un poco más, hasta 1980.

El hombre detrás del multicampeón

Más allá de sus récords profesionales, con 56 victorias —37 por nocaut— y solo 5 derrotas, Muhammad Alí quedó en el recuerdo mundial por su vida fuera del cuadrilátero.

Criado en el seno de una familia católica, decidió convertirse al islam —y cambiar su nombre— pero antes tuvo que luchar por ser un muchacho de color y la ‘carga’ que eso implicaba en aquellas épocas en su país.

En esa época, la segregación en Estados Unidos estaba más que presente y los hombres negros no tenían los mismos derechos que los blancos. Muhammad Alí luchó mucho por eliminar esa desigualdad y trabajó junto a personalidades como Martin Luther King.

Cuando ganó la medalla olímpica en Roma y regresó victorioso, su país ‘se lo devolvió’ con un lugar en la Guerra de Vietnam. Alegando objeción de conciencia y su adhesión al Islam, se negó a viajar al conflicto bélico.

El Gobierno lo consideró una traición, le quitó sus títulos y lo condenó a prisión. Si bien fue liberado bajo fianza, se le confiscó el pasaporte y no pudo salir del país ni tampoco pelear más.

Para ese momento ya era musulmán, y aprovechó su parate profesional para dar a conocer la religión y sus preceptos en todo el país. Terminada por completo su carrera deportiva, realizó una gran labor humanitaria y benéfica por diferentes causas en varios países. Fue designado mensajero de paz por Naciones Unidas gracias a su gran labor en lugares subdesarrollados.

Muhammad Ali es autor de muchas de las mejores frases de deportistas de la historia.
Imagen: Hollywood Reporter.

Los últimos años de Muhammad Alí

En 1984 fue diagnosticado con enfermedad de Parkinson, probablemente por los golpes recibidos en la cabeza en una de sus tantas peleas. En 1996, en tanto, fue elegido para encender la antorcha olímpica de los Juegos de Atlanta y ya se notaba el deterioro en sus manos, pero pudo completar el cometido.

Falleció en 2016 a los 74 años en Phoenix y por causas naturales, aunque había sido ingresado por problemas respiratorios.

Más allá de la historia y de la leyenda dentro del cuadrilátero, no podemos olvidarnos de Cassius Clay o Muhammad Alí como un hombre que tuvo que renunciar a su carrera por decisiones políticas, pero que regresó con toda la gloria para demostrar al mundo que era y seguirá siendo el mejor de todos los tiempos.

Imagen de portada cortesía de Sports Illustrated.

  • Hauser, T. (2018). Muhammad Ali: In Protect Yourself at All Times. https://doi.org/10.2307/j.ctv3znxjk.26