Régimen disciplinario en el deporte

Francisco María García · 11 septiembre, 2019
El régimen disciplinario en el deporte trata de garantizar el cumplimiento de las normas en vigor, así como el juego limpio entre deportistas. ¿Cómo se aplica esta normativa disciplinaria?

El régimen disciplinario es uno de los temas más discutidos en la actualidad dentro del ámbito deportivo. La dinámica de aplicación de la disciplina deportiva, y en especial los conceptos de infracciones y el proceso sancionador en el deporte, despiertan polémicas que están lejos de aclararse.

Para hablar sobre todos los aspectos legales y prácticos del régimen disciplinario en el deporte, sería necesario mucho más que un breve artículo. Por ello, aquí nos enfocaremos en las cuestiones relacionadas a las infracciones y sanciones en el deporte, así como a la estructura y dinámica involucradas en el desarrollo del proceso disciplinario deportivo.

¿Cómo se reglamenta el régimen disciplinario deportivo?

El deporte es un ámbito de actuación muy específico, en el que rigen determinadas normas de juego y principios éticos de conducta profesional. Por ello, el régimen disciplinario en el deporte se encuentra separado y suele actuar de forma independiente.

Esta independencia puede observarse, sobre todo respecto a las normativas de responsabilidad civil y penal que rigen la gran mayoría de las relaciones laborales en nuestra sociedad.

Precisamente por ello, existe una Justicia deportiva y uno de sus pilares es el reconocimiento de órganos competentes. Se trata de regular y desarrollar un procedimiento sancionador a nivel jurídico y administrativo, en casos de infracciones e incumplimientos a las reglas de juego, o a los principios básicos de la práctica deportiva.

En este sentido, es importante diferenciar las reglas de juego o competición, que son específicas para cada disciplina deportiva. Por otra parte, están los códigos básicos del deporte, que son aquellas normas que orientan la conducta de todo deportista profesional.

También es clave mencionar que las directrices para la regulación de la disciplina deportiva, en la actualidad, están comprendidas en la Ley del Deporte de 1990. Más precisamente, el régimen disciplinario en el deporte aparece tratado en el Titulo XI de la mencionada ley, a partir del artículo 73 y en adelante.

No obstante, dos años más tarde se publicaría el Real Decreto 1591/1992, sobre la disciplina deportiva, para complementar el texto previamente establecido en la Ley.

El Tribunal Administrativo del Deporte es el encargado de impartir justicia en las diferentes disciplinas de España.

Órganos competentes para impartir la Justicia deportiva

En las mencionadas normativas se evidencia que la disciplina deportiva se ubica y se desarrolla dentro de un ámbito administrativo (y no penal). De este modo, los deportistas que cometen infracciones serán sometidos a un proceso disciplinario administrativo.

Mediante este proceso, se establecerán las sanciones más adecuadas a cada caso; todo ello considerando los reglamentos vigentes en cada disciplina deportiva y las normas generales del deporte.

Los órganos con potestad disciplinaria, generalmente los Comités Disciplinarios Federativos, son aquellos que asumen la tarea de impartir la Justicia deportiva y aplicar en la práctica el régimen disciplinario en el deporte.

Cada país posee su propia estructura disciplinaria y sancionadora en el deporte; para ello se cuenta con órganos específicos para analizar, dictar y aplicar infracciones y sanciones en cada disciplina deportiva. En España, el órgano con potestad disciplinaria en España en materia de fútbol es la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

El régimen disciplinario aplicable al fútbol español profesional es puesto en marcha por el Comité de Competición, el Comité de Apelación y los jueces unipersonales. Estos órganos orientan sus determinaciones según el Reglamento General y el Código Disciplinario de la RFEF.

Infracciones vs. sanciones en el régimen disciplinario

Las infracciones son aquellas acciones y omisiones que incumplen las reglas de juego o de competición previamente determinadas para la práctica de cada deporte, o bien a las normas que determinan la conducta ética y profesional de un deportista o atleta.

Por otro lado, las sanciones serían como las ‘penas’ aplicables al incumplimiento de las reglas de juego o normas del deporte. Pueden ser multas, suspensiones o inhabilitaciones temporarias o permanentes, etc.

Generalmente, las sanciones son determinadas tras un proceso disciplinario administrativo de análisis y revisión de las infracciones ocurridas durante las competiciones o eventos deportivos.

Árbitro aplicando el régimen disciplinario en el fútbol.

Nuevamente, recurriremos al ejemplo del fútbol como el deporte de mayor proyección a nivel global. Los árbitros son los responsables de señalar las infracciones a las reglas de juego o a la conducta deportiva que ocurren durante los partidos de fútbol.

Al término del partido, el cuerpo de arbitraje deberá redactar un acta informando sobre cada infracción; esta será enviada al Comité de Competición. Los miembros de este órgano se reunirán para analizar y revisar la infracción indicada por el árbitro; este órgano, orientándose por el Reglamento de la RFEF, determinará la sanción aplicable al club y al jugador.

Posteriormente, los clubes podrán apelar de la decisión ante el Comité de Apelación, que revisará la infracción original y la sanción dictada por el Comité de Competición. Este ejemplo da una pequeña muestra de cómo el régimen disciplinario en el deporte es aplicado por los órganos competentes en el día a día de la práctica deportiva.

  • Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol. Extraído de: https://www.rfef.es/sites/default/files/pdf/CODIGO-DISCIPLINARIO-TEMPORADA-2014-2015-(enero-15).pdf
  • Real Decreto 1591/1992, de 23 de diciembre, sobre Disciplina Deportiva. Extraído de: https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1993-4678
  • Ley del deporte: https://www.boe.es/buscar/pdf/1990/BOE-A-1990-25037-consolidado.pdf