La regulación de la competencia municipal en los deportes

Francisco María García · 30 octubre, 2019
El deporte base, el de los jóvenes en cada municipio, sigue dependiendo en gran parte de los ayuntamientos y las concejalías de deportes. ¿Cómo se regula la competencia municipal en los deportes?

Los municipios son grandes dinamizadores del deporte en España. Es indiscutible su rol como promotores de la práctica de actividad física y deporte. La competencia municipal en los deportes es amplia: incluye desde la gestión de instalaciones y equipamientos deportivos hasta la organización de eventos.

¿Qué condiciona la competencia municipal en los deportes?

La infraestructura y las personas son factores claves en la competencia municipal en los deportes. De poco vale disponer de espacios adecuados para las diferentes actividades si las personas a cargo no promueven su utilización. Veamos cómo funciona el sistema:

  • Los ayuntamientos son dueños de la principal red de espacios deportivos del Estado. Polideportivos municipales, asociaciones y entidades deportivas, campos de juego; seguramente todas las personas tienen en mente este tipo de servicios.
  • Estos espacios deben ser foco de grandes inversiones. Tanto en su construcción como en su mantenimiento, las instalaciones deportivas municipales deberían mostrar excelente calidad y adaptación a los tiempos actuales.
  • Los usuarios reconocen a los ayuntamientos como referentes deportivos locales. Es a este organismo al que todos recurren cuando hay temas vinculados a la práctica deportiva. Esto ha obligado a disponer de personas involucradas con el deporte en general para atender las demandas.
La competencia municipal en los deportes incluye el mantenimiento de las instalaciones deportivas.

  • En todos los ayuntamientos existen oficinas municipales de deportes destinadas específicamente a atender temas deportivos. Se trata de unidades administrativas con equipos de trabajo especializados y con programas presupuestarios integrados a los presupuestos municipales.

Como estamos viendo, la clave está en que, administrativamente, los municipios consolidan servicios públicos de cercanía vinculados al deporte; se trata, en definitiva, de fomentar y también de regular la actividad deportiva.

Deporte para todos

En atención a la tendencia de la Unión Europea en general, y de España en particular, los municipios trabajan con la filosofía de ‘deporte para todos. Este es un principio básico que inspira las gestiones.

Esta consigna no se opone para nada a la idea del deporte federado de los deportistas destacados. En la realidad, se apoya también al deporte específicamente destinado a los profesionales. En este esquema de atención a todos, se genera una estructura en la que conviven muchas entidades en paralelo. El deporte federado es una más, pero merece la misma atención que las otras.

Otra condición de la competencia municipal en los deportes es la que le imprime el contexto en el que funciona. Las realidades de los pueblos, las ciudades y los territorios son disímiles. Los municipios tienen claro que no existen modelos únicos que se ajustan a esas diferencias.

Los vecinos serán parecidos, los números de habitantes quizás sean iguales. El hecho de promover estrategias adecuadas a cada pueblo, a cada territorio, es también una acción que los municipios han asumido. Realidades distintas exigen acciones diferentes: es un principio básico para el éxito.

La regulación de la competencia municipal en los deportes

Más intervención implica asumir más responsabilidades. Así, se establece una especie de círculo que determina que los ayuntamientos asuman más y más competencias a nivel deportivo.

¿Dónde está el origen de estas competencias? ¿Hasta dónde llega la autonomía para regular su participación? La Constitución española garantiza la autonomía de los municipios para decidir sobre los ámbitos que regula; el deportivo está entre ellos.

Por su parte, la Ley de Bases de Régimen Local, en su artículo 25.1 establece que “El municipio, para la gestión de sus intereses, puede promover toda clase de actividades y prestar servicios públicos que contribuyan a satisfacer las necesidades y aspiraciones de la comunidad vecinal”.

Esta misma ley agrega que los municipios tendrán competencias en “actividades o instalaciones culturales vinculadas a la ocupación del tiempo libre y al turismo”.

La autonomía de gestión queda protegida legalmente. Esta legislación permite que los municipios gestionen sus recursos y tomen las decisiones que crean convenientes con respecto a estos.

Los estatutos de clubes deportivos tienen la finalidad de regular todo para su funcionamiento.

Lagunas en la competencia municipal en los deportes

Es importante que los ayuntamientos continúen involucrados en el deporte y que sostengan ese protagonismo que desde hace unas décadas han tenido. No obstante, todavía queda trabajo por hacer. Por ejemplo, es necesario salir a buscar a las personas para que se integren a las prácticas deportivas.

La elaboración de políticas deportivas municipales que trasciendan la gestión de infraestructura y el apoyo financiero a eventos es el paso que deben dar. El objetivo es generar políticas que eliminen las barreras que limitan a los ciudadanos en sus prácticas deportivas.

Para ello, la coparticipación público-privada puede ser una herramienta que favorezca esta línea de acción. En definitiva, el deporte es para todos, y todos deberíamos participar y colaborar en su gestión.

  • Hilario Llavador Cisternes. 2014. Las competencias municipales propias: el deporte local. Extraído de: http://www.gepacv.org/wp-content/uploads/2015/09/3.PONENCIACompetencia-propia.pdf
  • Daniel Martínez Aguado. La gestión deportiva municipal en España. Extraído de: http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/C9EE00D4-2A6E-4D8E-A0CB-B7C82634E979/268582/gestion_dep_mpal_ibero_espana.pdf