Análisis de la conducción de Valentino Rossi

Pilar · 30 octubre, 2018
Valentino Rossi es considerado por muchos como el mejor piloto de la historia del motociclismo, y como todo genio tiene su parte de locura difícil de comprender; resumir a Valentino es complicado, pero sus números hablan por sí solos

Con la experiencia cada piloto va desarrollando un estilo de pilotaje personal. Algunos son más conservadores, otros arriesgados, otros dejan entrever sus horas de entrenos en cross… Hoy nos vamos a fijar en el estilo de conducción de una de las leyendas vivas de motociclismo: Valentino Rossi.

Un factor importante a la hora de comparar estilos de conducción entre pilotos es la envergadura. Valentino Rossi es uno de los pilotos más altos del mundial con 1,81 m por lo que a la hora de inclinarse y tumbar la moto tiene una mayor dificultad que pilotos con una altura menor. Igualmente cabe destacar que los pilotos más ligeros, como es el caso de Dani Pedrosa tienen un hándicap importante.

Cambio de pilotaje

Como él mismo ha declarado en varias ocasiones y al igual que le ocurre a todos los pilotos, el estilo de conducción del italiano ha ido variando dependiendo de la moto que pilota, ya que cada montura y equipo son únicos.

Repasamos las celebraciones de Valentino Rossi más recordadas.
Te caiga bien o mal, nadie puede dudar de que Valentino Rossi es un genio peculiar.

También hay que tener en cuenta que las motos de hoy en día poco o nada se parecen a las que Rossi pilotaba en sus inicios: 125cc, 500cc, 1000cc, 2 tiempos, 4 tiempos… Cada tipo de moto requiere una manera de pilotar, por lo que aunque la esencia agresiva de Rossi siempre ha estado presente su manera de colocarse en la moto, inclinarse o tomar las curvas ha ido cambiando temporada tras temporada.

Mente fría, éxito asegurado

En las carreras no basta con ir rápido, sino que también hay que saber interpretarlas. Saber cuándo hay que conservar neumáticos, cuando es el momento de arriesgar o de estar a rueda del rival esperando a que llegue el momento adecuado de adelantar. Tener la mente fría y no dejar que los nervios se adueñen del piloto. Sin ninguna duda la capacidad para tener la mente fría en momentos en los que la presión está presente es una de las bazas de Valentino Rossi.

La frenada, su sello personal

A lo largo de sus 21 temporadas en el mundial de motociclismo, Valentino Rossi ha hecho de la frenada su marca más personal. Sacando la pierna de la moto antes de entrar a la curva el italiano consigue equilibrar su peso y su centro de gravedad para coger la curva de la manera más óptima posible.

Actualmente esta técnica la usan más pilotos, hasta el punto de que en algunas curvas del mundial lo extraño es ver a alguno de ellos no sacar la pierna. En este aspecto se puede decir que Rossi ha creado escuela.

Arriesgado, llegando incluso a ser temerario

Valentino Rossi es un piloto caracterizado por su decisión a la hora de conducir, su pilotaje arriesgado y en ocasiones temerario. Esta forma de pilotar le ha llevado más de una vez a estar en el centro de la polémica, así como a ser sancionado en múltiples ocasiones.

Un ejemplo de ello es el Gran Premio de Laguna Seca de 2008. En esa ocasión, que seguro todo buen aficionado recuerda, Rossi adelantó a Stoner en el famoso sacacorchos sobrepasando los límites de la pista. Una maniobra arriesgada que pasará a la historia del motociclismo.

Junto a esta podríamos mencionar otras muchas maniobras tales como en Japón 2010 o Jerez 2011. Carreras que han contribuido a crear la leyenda de Valentino Rossi, pero también a ganarse un buen puñado de detractores.

Ganador en el cuerpo a cuerpo

Enfrentarse cuerpo a cuerpo con Valentino es tener muchas posibilidades de salir derrotado y así lo han reconocido muchos pilotos. Rossi es un piloto con experiencia, que a lo largo de los años ha aprendido a defenderse con uñas y dientes y a estudiar a sus rivales al milímetro.

Para bien o para mal Valentino Rossi es un piloto que no deja indiferente a nadie. Piloto adorado por muchos y criticado por otros tantos, lo que está claro es que a lo largo de dos décadas en el mundial de motociclismo ha desarrollado un estilo de conducción  que no pasa desapercibido.