El desastre de Le Mans del 55

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el periodista deportivo Fernando Clementin el 5 julio, 2019
Pilar Gimeno Landa · 5 julio, 2019
En lo que respecta a accidentes automovilísticos, la carrera de Le Mans de 1955 marcó un antes y un después. Un coche en llamas, sus partes volando por los aires y muchas víctimas son el saldo de aquella tarde.

El desastre de Le Mans del 55 es el accidente más trágico en la historia del automovilismo. Este suceso le costó la vida a 82 espectadores y al piloto Pierre Levegh. A continuación, revisaremos lo que aconteció en aquella jornada fatal en la ciudad francesa.

Este accidente supuso un antes y un después en la historia del automovilismo. Fue fundamental para cambiar la normativa de seguridad tanto para pilotos como para los espectadores.

El accidente de Le Mans en 1955

El 11 de junio de 1955, a las seis y media de la tarde y tras tres horas de carrera, Juan Manuel Fangio y Stirling Moss encabezaban la prueba, seguidos muy de cerca por Mike Hawthorne e Ivor Bueb. Ambos vehículos habían sacado ya una vuelta de ventaja al resto de los competidores.

Hawthorne, en la lucha por la victoria, adelanta en la línea de meta al piloto doblado Lance Maclkin —es decir que le sacaba una vuelta de ventaja. Al instante de ejecutar el adelantamiento, Hawthorne realiza una maniobra brusca y frena fuertemente; el piloto había decidido en ese instante entrar a boxes.

Sorprendido por esta maniobra, Lance Macklin, quien hemos dicho que acababa de ser doblado, da un volantazo hacia la izquierda. Detrás de Macklin llegaban a toda velocidad los Mercedes de Pierre Levegh y ‘el Chueco‘ Fangio.

Levegh ve desde su vehículo estas maniobras y levanta la mano para avisar a su compañero Fangio. Al instante, choca contra Macklin, su Mercedes coge vuelo y aterriza en la tribuna principal, donde explota y se prende fuego. Su coche quedó absolutamente despedazado y solo la estructura de hierro se mantuvo tras el incendio.

Sorprendentemente, la carrera no se suspendió. Se atendió a las víctimas y a los heridos y se limpió la pista mientras el resto de los vehículos seguían compitiendo.

La salida Le Mans se utilizó por mucho tiempo en esta categoría.
Imagen: jotdown.es

La organización de la carrera justificó esta decisión diciendo que la evacuación de los heridos se hubiera complicado si al mismo tiempo los espectadores hubieran estado saliendo del circuito. En este vídeo se puede ver el momento del accidente; las imágenes son verdaderamente impactantes.

Consecuencias fatales del desastre de Le Mans

Como consecuencia de este accidente, 82 espectadores y el piloto Pierre Levegh perdieron la vida. Además, más de 70 personas que se encontraban en las gradas resultaron heridas.

Los momentos posteriores al accidente fueron verdaderamente escalofriantes. La mayoría de los espectadores fallecieron por el impacto del capó del vehículo de Levegh. El motor y el chasis actuaron como artillería y el resto del vehículo, como estaba fabricado principalmente de magnesio, se prendió fuego.

Tras conocerse la noticia del fatal accidente, Mercedes decidió abandonar la carrera, que en esos momentos iba liderando. Tanto afectó este suceso a la marca alemana que no volvió a competir hasta el año 1989.

¿De quién fue la culpa?

En un primer momento, los medios señalaron como principal culpable al piloto Mike Hawthorne, ya que este fue el que inició el accidente en cadena al frenar bruscamente para entrar a boxes.

Posteriormente, su equipo comunicó que le había avisado para que entrara urgentemente a repostar gasolina, por lo que el piloto simplemente había cumplido las órdenes de su escudería.

El auto que colisionó en la recta principal quedó envuelto en llamas.
Imagen: excelsior.com.mx

Finalmente, se eximió de culpa a Hawthorne. La investigación concluyó que el fatal incidente no era culpa de ningún piloto en concreto, sino que era consecuencia de un percance de carrera. Esta decisión iba acompañada de opiniones de una serie de expertos y de un amplio reportaje fotográfico.

Cambios en la normativa de seguridad

Este suceso supuso un antes y un después en la legislación de seguridad en el mundo del motor. Hasta ese momento, los vehículos de competición no contaban con cinturón de seguridad, ya que se pensaba que ralentizaría la salida del coche en caso de incendio.

Tampoco se llevaba ropa ignífuga, por lo que la protección en caso de incendio era inexistente. El casco no cubría toda la cabeza, sino que solo protegía la parte superior, pero a partir de ese momento se empezó a utilizar otros más seguros.

Finalmente, también se mejoró la seguridad de los espectadores para evitar —en la medida de lo posible— que los daños fueran fatales como en el caso de Le Mans. Aunque sirvió de antecedente para comenzar a tomar estas cuestiones en serio, es inevitable pensar que semejante tragedia bien podría haberse evitado.

  • Le Mans 1955, el peor accidente en la historia del automovilismo deportivo. 2011. Motor Pasión. https://www.motorpasion.com/otras-competiciones/le-mans-1955-el-peor-accidente-en-la-historia-del-automovilismo-deportivo-parte-2
  • Desastre de Le Mans en 1955. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Desastre_de_Le_Mans_en_1955