El halo, protagonista de la temporada 2018 de Fórmula 1

Pilar · 15 enero, 2018
La FIA está decidida a garantizar la seguridad de los monoplazas en competición, por lo que tras una búsqueda de soluciones con participación directa de las grandes escuderias, el halo es la opción elegida

Tras muchas discrepancias entre la FIA y los equipos, el halo será obligatorio en la próxima temporada de Fórmula 1. A continuación explicamos en que consiste, que cambios va a suponer y cual es la opinión al respecto tanto de equipos como de pilotos.

¿Qué es el halo?

Seguramente más de uno se lleve una sorpresa cuando en el mes de marzo encienda el televisor para ver la primera carrera de la Fórmula 1. El halo, la nueva medida de seguridad instalada en los coches de Fórmula 1 va a cambiar sustancialmente el aspecto de estos. 

El halo se sitúa alrededor de la cabeza del piloto y es un complemento junto al casco para proteger la cabeza del piloto. Con la instalación de este elemento se busca proteger al piloto de los impactos que puedan sufrir en la cabeza.

La FIA considera que con la implantación del halo se habrían evitado gran parte de las muertes que han tenido lugar en el mundo del motor en las últimas décadas, como la de Jules Bianchi.

A lo largo de los últimos meses las escuderías han propuesto diferentes diseños a la FIA. Ferrari optó por una superficie acristalada que finalmente fue descartada por suponer un obstáculo en caso de accidente.

El halo, la novedad de cara a la temporada que llega.
El diseño de Ferrari era menos protagonista en la imagen del Fórmula Uno.

Finalmente la FIA aceptó el modelo propuesto por Mercedes. Consiste en un diseño resistente con visagras que los pilotos abren y cierran cuando acceden al vehículo.

¿Cómo afecta el halo a los equipos?

La obligación de implantar el halo en la temporada 2018 ha supuesto todo un reto para los equipos.  Adaptar el monoplaza a este sistema de seguridad y contrarrestar el peso de este en el resto del coche es una labor de gran dificultad.

El halo tiene un peso de alrededor de 10 kilogramos por lo que es necesario aligerar el resto del monoplaza. Además del peso del halo hay que sumar el de las estructuras que lo rodean  y el de los soportes en el que se sujeta. En los equipos en los que esto no ha sido posible, los pilotos están obligados a adelgazar para cumplir con el reglamento y no exceder el peso.

Una vez que los equipos han diseñado el halo y lo han instalado en el monoplaza es necesario pasar dos pruebas de seguridad. De este modo la FIA garantiza que los monoplazas cumplen con los requisitos establecidos. El incumplimiento de las pruebas provoca que dicho equipo no pueda competir.

Desventajas del halo

Es cierto que con la instalación del halo la seguridad aumenta, pero ¿a costa de qué? La respuesta es doble: de la visibilidad del piloto y de la dificultad de extracción del monoplaza en caso de accidente.

Es de esperar que los pilotos se acostumbren a ver el halo delante de su casco y con el paso del tiempo actúen como si este no estuviera. Para llegar a este punto será necesario un periodo de adaptación que variará según el piloto.

Por otro lado, en caso de accidente como el que sufrió Fernando Alonso en el Gran Premio de Australia de 2016 el halo resulta molesto. Cuando tras un accidente el monoplaza queda boca abajo o tumbado hacia un lado el halo dificulta que el piloto pueda salir por sus propios medios.

Estos aspectos negativos han sido tenidos en cuenta y evaluados por la FIA. Parece que todos los beneficios que aporta este novedoso sistema de seguridad compensa estas desventajas.

¿Qué opinan los equipos  y los pilotos?

Por lo general, el mundo de la Fórmula 1 ha recibido a disgusto la obligación de instalar el halo en sus monoplazas. Algunos, como Toto Wolff – director ejecutivo de Mercedes- han sido muy claros con su opinion: “Es una pieza espantosa. Lo hemos tenido en la reunión de personal y lo hemos demostrado. Es una enorme pieza de metal, demasiado pesada, se siente completamente extraña y me gustaría quitarla si pudiera”.

El halo, la novedad de cara a la temporada que llega.
Lewis Hamilton y Toto Wolff durante una entrevista de equipo Mercedes.

El actual campeón del mundo, Lewis Hamilton tampoco ha tenido bonitas palabras sobre la implantación del halo: “Parte del factor riesgo es lo que inspira a los pilotos. En la temporada que viene los coches no van a ser tan bonitos”.

Fernando Alonso, en relación con la pérdida de visibilidad como consecuencia de la instalación del halo ha comentado que: “Recuerdo cuando subieron la altura de los morros que la visibilidad empeoró bastante, pero después de dos o tres años ya te habitúas a ello y no te das cuenta”.