La era híbrida en la F1

14 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el periodista deportivo Fernando Clementin
Muchos fanáticos sostienen que los cambios que la Fórmula 1 introdujo en los últimos años acabaron con la esencia y la emoción de las carreras. Conoce de qué se trata la era híbrida.

Si de avances tecnológicos se trata, seguramente la Fórmula 1 no tenga ninguna disciplina que le pueda competir, y no solo en el ámbito automovilístico, sino en todo el deporte. Desde hace algunos años, vivimos la era híbrida en la F1. ¿Entiendes en qué consiste esta nueva etapa histórica de la máxima categoría del deporte motor?

Pasos hacia la era híbrida en la F1

La era híbrida en la F1 tuvo como desencadenante el factor económico, como tantas otras veces ha ocurrido en el mundo del deporte. En primer lugar, se debe considerar que los motores que se usaban hasta entonces consumían casi 90 litros de combustible por cada 100 kilómetros; es decir, un número muy elevado a gran escala.

Por lo tanto, se decidió modernizar las unidades de potencia de los monoplazas, siguiendo también la dirección de muchos gobiernos y empresas hacia el uso de energías más sustentables. En las siguientes líneas, veremos cómo se produjo la llegada de la energía eléctrica a la Fórmula 1.

Predecesores

El zumbido tan característico que todo fanático del deporte motor recordará era producido por los motores V10 que los monoplazas de la Fórmula 1 usaron desde 1989 hasta 2005. Este elemento era el principal motivo que hacía a los coches de Fórmula 1 los vehículos más rápidos del mundo. Además, sonaban fantástico.

Con relación a sus cualidades técnicas, estos motores alcanzaban la impresionante cifra de 19 mil revoluciones por minuto, lo que les permitía generar entre 900 y 950 caballos de fuerza. ¡Todo esto con un peso cercano a los 90 kilos!

Desde 2006 a 2013, se optó por motores V8 con un tope de 18 mil RPM desde 2009. Si bien tenían menos potencia —unos 750 HP—, consumían casi un 20 % menos de combustible que los anteriores.

Kinetic Energy Recovery System: inicio de la era híbrida en la F1

El famoso KERS, llamado freno regenerativo en español, se introdujo en 2009, y fue el primer paso hacia una nueva etapa de la máxima categoría del automovilismo. Se funcionamiento es sencillo; básicamente, almacena la energía generada por el frenado del coche para que el piloto la aplique a su criterio para ganar velocidad durante la marcha.

Cómo ha mejorado la seguridad en la Fórmula Uno.

Las discusiones en un principio fueron muchas. Las escuderías alegaban que, aunque era de mucha ayuda en los circuitos más rápidos, su peso representaba una carga en escenarios más lentos, como el GP de Mónaco. Por eso, se decidió no usarlo en 2010, pero volvió a la Fórmula 1 en 2011.

Llegada definitiva de la era híbrida a la F1

El año 2014 fue el punto de inflexión para la adopción de esta tecnología en la Fórmula 1. Con un mundo que se orientaba a un consumo responsable y sostenible, los monoplazas incorporaron los motores más complejos —y caros— del mundo.

Los motores que se utilizan actualmente —llamados ahora unidades de potencia— son V6 y poseen alimentación turbo; se denominan ‘híbridos’ porque, además de poseer una parte de combustión interna, utilizan energía eléctrica para impulsarse.

Estos nuevos modelos son mucho más eficientes que los anteriores, pese a que todavía necesitan combustible para funcionar. El consumo descendió a 34 litros por cada 100 kilómetros recorridos.

La velocidad no se ha reducido pese a este cambio tan drástico en la máxima categoría. De hecho, pese a que su límite está en las 15 mil RPM, son capaces de producir 950 caballos de fuerza, de los cuales unos 150 provienen del dispositivo eléctrico.

Desafortunadamente, el rugido tan amado por los aficionados quedó casi en el olvido, ya que los nuevos motores son mucho más serenos que los anteriores. Para muchos, se trata de un defecto que nunca perdonarán a las escuderías, sin importar cuán beneficioso resulte.

Los primeros años de la era híbrida

Como mencionamos, los nuevos motores que se utilizan en esta categoría son sumamente costosos. Por esta razón, y también por otras cuestiones vinculadas al desarrollo de unidades de potencia confiables, se ha producido una brecha enorme entre las escuderías.

La era híbrida en la F1 detuvo el dominio de Red Bull al comienzo de esta década.

Mercedes es la líder indiscutible de la categoría desde 2014. Solo Red Bull y Ferrari han podido seguirle el ritmo, y solo hasta cierto punto; de las primeras cien carreras de la era híbrida, 74 quedaron en manos de la marca alemana, en tanto que los del cavallino rampante ganaron 14 y Red Bull, que dominó desde 2010 hasta 2013, apenas ganó 12.

Estos resultados indican que la idea de restar previsibilidad a los campeonatos no ha dado frutos. Asimismo, los problemas técnicos que sufrieron los demás equipos, incluso muy poderosos como Honda, no son la mejor invitación para que nuevas marcas se sumen a la categoría para promocionar sus nuevas tecnologías.

En síntesis, los últimos tres años se han producido avances inéditos en cuanto a la tecnología de los coches de competición; el resultado es una eficiencia energética casi duplicada con relación a los motores V8 que se usaban antes, pero conlleva una menor competitividad. ¿Qué te parece la era híbrida en la F1? ¿Ha perdido esta categoría su esencia tan distintiva?

  • Técnica F1 - Todo sobre el motor híbrido de la Fórmula 1. 2017. YouTube Motor.es. https://www.youtube.com/watch?v=AdlbqyFm3pM
  • Chinchero, R. 2018. Los 100 GPs de la era híbrida: Dominio de Mercedes y migajas para los demás. Motorsport. https://lat.motorsport.com/f1/news/los-100-gps-de-la-era-hibrida-dominio-de-mercedes-y-migajas-para-los-demas/4312117/